El lec­tor en la bo­te­lla

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Pa­tri­cio Ja­ra ]

EL EJER­CI­CIO DE LEER A ED­GAR ALLAN POE NO SE ACA­BA NUN­CA. EL AUTOR SIEM­PRE VUEL­VE CON AL­GO MÁS PA­RA EL LEC­TOR. ASÍ QUE­DA CLA­RO CON UN MO­NU­MEN­TAL VO­LU­MEN DE RE­LA­TOS PU­BLI­CA­DO RE­CIEN­TE­MEN­TE, QUE IN­CLU­YE PIE­ZAS QUE HAS­TA AHO­RA ES­TA­BAN INÉ­DI­TAS EN ES­PA­ÑOL.

Fue el 12 de oc­tu­bre de 1833. Ese día el Bal­ti­mo­re Sa­tur­day Vi­si­ter anun­ció que el cuen­to ga­na­dor de su con­cur­so li­te­ra­rio te­nía por tí­tu­lo “Ma­nus­cri­to ha­lla­do en una bo­te­lla”. Jun­to con su pu­bli­ca­ción en el se­ma­na­rio, el cer­ta­men en­tre­ga­ba a su autor, un jo­ven de 23 años, ex sar­gen­to de West Point y en­ton­ces pro­fe­sor par­ti­cu­lar de di­ver­sas ma­te­rias, pe­ro sin mu­chos alum­nos, un pre­mio de 50 dó­la­res. El di­ne­ro, co­mo es de su­po­ner, se fue rá­pi­do, pe­ro des­de en­ton­ces el nom­bre de Ed­gar Allan Poe tu­vo no­to­rie­dad gra­cias a un re­la­to de do­ce pá­gi­nas que, se­gún los en­ten­di­dos, es su pri­me­ra obra maes­tra. Leí “Ma­nus­cri­to ha­lla­do en una bo­te­lla” du­ran­te un pa­seo a la pla­ya don­de lo que más ha­bía era, jus­ta­men­te, bo­te­llas. Un gru­po de es­tu­dian­tes de pe­rio­dis­mo y di­se­ño grá­fi­co pu­bli­cá­ba­mos dos o tres ve­ces al año una caó­ti­ca re­vis­ta cu­yas reunio­nes de pau­ta se efec­tua­ban en al­gún pun­to del li­to­ral an­to­fa­gas­tino. Aque­llo fue en 1994 y hoy, más de 20 años des­pués, cuan­do vuel­vo a la his­to­ria de ese bar­co in­fa­me em­pu­ja­do por la co­rrien­te rum­bo al Polo ( y ha­cia el abis­mo), la sen­sa­ción es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. So­bre to­do, por el pe­so de su pri­me­ra lí­nea, que en­ton­ces pa­só a se­gun­do plano fren­te a las aven­tu­ras del ma­ri­ne­ro pro­ta­go­nis­ta. Aho­ra, en cam­bio, es im­po­si­ble ob­viar­la: “Na­da ten­go que de­cir de mi patria ni de mi fa­mi­lia”. Así par­te. No sé cuán­tos lec­to­res re­cor­da­rán aquel co­mien­zo ni el de “La más­ca­ra de la muer­te ro­ja” o el de “Be­re­ni­ce”, pe­ro se­gu­ro que lo cen­tral de sus his­to­rias, más o me­nos bo­rro­sas, no se ha mo­vi­do de nues­tra me­mo­ria. Poe no se aca­ba nun­ca y siem­pre vuel­ve con al­go más. Así lo prue­ban las mo­nu­men­ta­les 1.260 pá­gi­nas de Cuen­tos com­ple­tos, pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te por Pen­guin, y que reúne 70 re­la­tos de los cua­les sie­te se man­te­nían iné­di­tos en es­pa­ñol. Uno de ellos, de he­cho, es el pri­me­ro del autor con­si­de­ra­do co­mo tal. Se lla­ma “Un sue­ño”, fue des­cu­bier­to en 1917 y ha­bría si­do es­cri­to cuan­do te­nía po­co más de 20 años. ¿ La anéc­do­ta? La his­to­ria de uno de los hom­bres en­car­ga­dos de mar­ti­llar a Je­sús so­bre la cruz. Ade­más de un con­tun­den­te aná­li­sis pre­li­mi­nar, ca­da pie­za de Cuen­tos com­ple­tos tie­ne una no­ta que con­tex­tua­li­za su ori­gen. Son tan­tos da­tos que bien pu­die­ron ser un li­bro apar­te: ¿ Sa­bía us­ted que “El es­ca­ra­ba­jo de oro” ( 1843) fue su re­la­to co­mer­cial­men­te más exi­to­so y del que se ven­die­ron 300 mil co­pias en me­nos de un año? Así co­mo nun­ca ocul­tó la sen­sa­ción de que los ma­yo­res lo­gros es­té­ti­cos los tu­vo co­mo poe­ta ( ja­más pu­do sa­car­se “El cuer­vo”), Poe tam­bién asu­mió que las re­glas de ela­bo­ra­ción del re­la­to breve eran in­ne­go­cia­bles. “Un ar­tis­ta li­te­ra­rio dies­tro ha cons­trui­do un cuen­to. Si es jui­cio­so, no ha­brá amol­da­do sus pen­sa­mien­tos a los in­ci­den­tes, sino que, tras ha­ber con­ce­bi­do con pau­sa y cui­da­do cier­to efec­to úni­co y sin­gu­lar que desea lo­grar, in­ven­ta­rá en­ton­ces ta­les in­ci­den­tes, com­bi­na­rá en­ton­ces ta­les acon­te­ci­mien­tos pa­ra que con­tri­bu­yan de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble a es­ta­ble­cer ese efec­to pre­con­ce­bi­do”, es­cri­bía en 1842 en Graham’s Ma­ga­zi­ne en de­fen­sa de la na­rra­ción per­fec­ta y ma­te­má­ti­ca, pues me­dian­te un plan de es­cri­tu­ra po­día lo­grar­se en el lec­tor un efec­to tan con­tun­den­te co­mo un pu­ñe­ta­zo. Los tiem­pos han cam­bia­do y hoy los ma­nua­les de es­cri­tu­ra es­tán ob­so­le­tos, sin em­bar­go ca­da vez que nos to­pa­mos con al­go de Poe en la li­bre­ría no po­de­mos sino re­cor­dar dón­de es­tá­ba­mos cuan­do leí­mos sus cuen­tos por pri­me­ra vez ni me­nos dón­de fue que nos pe­ga­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.