LA PE­LEA QUE PER­DIÓ

Que Pasa - - ACTUALIDAD - [ Por Cris­tián Ar­cos ]

A lo lar­go de su tra­yec­to­ria, Eduar­do Bon­va­llet re­ci­bió 51 que­re­llas en su con­tra, la ma­yo­ría por el de­li­to de in­ju­rias gra­ves con pu­bli­ci­dad. Ga­nó 50 de ellas. La úni­ca que per­dió fue la pre­sen­ta­da por el ex dipu­tado DC Rodolfo Se­guel. Es­ta es la his­to­ria con­ta­da en el li­bro

12 de ju­lio de 2002. Emi­sión ha­bi­tual del pro­gra­ma Es tiem­po de Bon­va en Ra­dio Tiem­po. Eduar­do Bon­va­llet cie­rra su pro­gra­ma de­di­cán­do­le pa­la­bras al dipu­tado de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na Rodolfo Se­guel, quien en la jor­na­da an­te­rior ha­bía vi­si­ta­do a Pe­ter Er­nes­to Dra­gi­ce­vic Ca­rio­la, pre­si­den­te de Co­lo-Co­lo, en el anexo Cár­cel Ca­pu­chi­nos. “Rodolfo Se­guel, eres un sin­ver­güen­za, bo­rra­cho, la­drón, co­que­ro y mu­grien­to de mier­da. Chao”. Has­ta ese día, Rodolfo Se­guel co­no­cía po­co de la his­to­ria de Eduar­do Bon­va­llet. El ex par­la­men­ta­rio es oriun­do de Ran­ca­gua. Tra­ba­jó por mu­chos años en la mi­na El Te­nien­te, don­de lle­gó a ser un im­por­tan­te lí­der sin­di­cal en ple­na dic­ta­du­ra. Co­mo era fut­bo­le­ro iba sa­gra­da­men­te al es­ta­dio a ver al O’Hig­gins que di­ri­gía Luis San­ti­bá­ñez a fi­na­les de los años se­ten­ta. Ese equi­po lle­gó a ju­gar dos co­pas Li­ber­ta­do­res con­se­cu­ti­vas. En ese plan­tel, Eduar­do Bon­va­llet des­ta­ca­ba en la mi­tad de la can­cha. “Era muy ru­do. La gen­te lo que­ría har­to, por­que si bien no era ta­len­to­so, no se achi­ca­ba, po­nía la pier­na fuer­te. Era un pe­rro con dien­tes. Muy pa­re­ci­do al es- ti­lo de Nel­son Acos­ta. Apar­te de eso, no sa­bía na­da de Eduar­do Bon­va­llet”. Eso, has­ta ju­lio del 2002, en que am­bos ca­mi­nos se cru­za­ron. “Fui a la Cár­cel de Ca­pu­chi­nos a ver a un ami­go mío que es­ta­ba pre­so, el ex al­cal­de de San Mi­guel Juan Claudio Go­doy. Cuan­do lle­gué ha­bía mu­cha pren­sa afue­ra y yo no sa­bía por qué. Aden­tro me en­con­tré con otro ami­go, que era pre­si­den­te de Co­lo-Co­lo, Pe­ter Dra­gi­ce­vic. Ob­via­men­te lo sa­lu­dé. No te­nía na­da que ocul­tar. Cuan­do sal­go, co­mo son us­te­des los pe­rio­dis­tas, que tra­tan de sa­car­le a uno una bue­na de­cla­ra­ción, me pre­gun­ta­ron qué ha­ría yo por Dra­gi­ce­vic. Yo pen­sé que me pre­gun­ta­ban por Go­doy y di­je que ha­bla­ría con el mi­nis­tro del In­te­rior pa­ra ver en qué po­día ayu­dar. Y na­da más. Me subí a mi au­to y me fui pa­ra la ca­sa”. La his­to­ria re­cién co­men­za­ba. Se­guel no ima­gi­nó que sus de­cla­ra­cio­nes se­rían la pól­vo­ra pa­ra el es­ta­lli­do del co­men­ta­ris­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.