ENRABIADOS

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Yenny Cá­ce­res]

Des­de sus ini­cios con Hua­cho, el ci­ne de Ale­jan­dro Fer­nán­dez Al­men­dras siem­pre ha si­do po­lí­ti­co, le­jos del om­bli­guis­mo y de las im­pos­tu­ras es­té­ti­cas de otros ci­neas­tas de su ge­ne­ra­ción. Aho­ra, con su nue­va pe­lí­cu­la, Aquí no ha pa­sa­do na­da, Fer­nán­dez da un pa­so más allá en su apues­ta por un ci­ne an­cla­do en el Chi­le real. Fer­nán­dez es un ci­neas­ta de la ca­lle, un ob­ser­va­dor im­pla­ca­ble de la so­cie­dad chi­le­na y sus in­ters­ti­cios, qui­zá una he­ren­cia de sus días de pe­rio­dis­ta. En Hua­cho ( 2009) y Sen­ta­dos fren­te al fue­go ( 2011) qui­so in­da­gar en el mun­do ru­ral, ale­ján­do­se de los cli­chés die­ci­oche­ros y pa­ter­na­lis­mos con que se sue­le mos­trar al cam­po chi­leno. Más tar­de, en Ma­tar a un hom­bre ( 2014), ar­mó un re­tra­to so­bre la mar­gi­na­li­dad y la jus­ti­cia, que fun­cio­na co­mo un con­tra­pun­to de Aquí no ha pa­sa­do na­da. Ins­pi­ra­da en el ca­so de Mar­tín La­rraín, los al­can­ces de Aquí no ha pa­sa­do na­da su­pe­ran ese su­ce­so pun­tual. Por­que Fer­nán­dez se pro­pu­so fil­mar la im­pu­ni­dad, y lo ha­ce de la úni­ca ma­ne­ra po­si­ble que se pue­de ha­cer: con ra­bia. Es el fin del ve­rano en Za­pa­llar, y Vi­cen­te ( Agus­tín Sil­va) es un uni­ver­si­ta­rio más bien ta­ci­turno que gas­ta sus días en­tre sus idas a la pla­ya, las jun­tas con ami­gos y al­gu­na po­lo­la oca­sio­nal. En una de esas no­ches de juer­ga, sa­le con los La­rrea, miem­bros de una po­de­ro­sa fa­mi­lia, con un se­na­dor en­tre sus fi­las. El ri­tual de re­co­no­ci­mien­to en­tre Vi­cen­te y los La­rrea ope­ra co­mo siem­pre en esos círcu­los: re­ci­tan­do co­le­gios y pa­ren­tes­cos. Vi­cen­te es uno de ellos, pe­ro un con­fu­so ac­ci­den­te en au­to, que ter­mi­na con un muer­to, lo pon­drá en una dis­yun­ti­va mo­ral cuan­do los La­rrea in­ten­tan cul­par­lo de to­do. A di­fe­ren­cia de las pe­lí­cu­las an­te­rio­res de Fer­nán­dez, acá no hay po­bres y las na­nas son ape­nas unas som­bras que es­tán pa­ra re­co­ger la mu­gre de sus je­fes, in­clui­dos es­tos jó­ve­nes en­tre­ga­dos a la fies­ta y el al­cohol. Fer­nán­dez fil­ma con ra­bia, pe­ro tam­bién con pa­sión esas no­ches de em­bria­guez, lo que se no­ta en una cá­ma­ra con ner­vio y en una ins­pi­ra- dí­si­ma ban­da so­no­ra. Es la pri­me­ra vez que se me­te en el mun­do de la cla­se al­ta, pe­ro tam­po­co cae en la ca­ri­ca­tu­ra en el re­tra­to de Vi­cen­te que, al fi­nal, no es más que otra víc­ti­ma en es­ta his­to­ria. Co­mo le di­rá en un mo­men­to el abo­ga­do de los La­rrea (Luis Gnec­co): “No­so­tros te po­de­mos ayu­dar mu­cho más de lo que tú te pue­des ayu­dar a ti mis­mo”. El re­sul­ta­do es una pe­lí­cu­la vi­tal y co­ra­ju­da, el me­jor re­tra­to del Chi­le de es­tos días, as­quea­do de tan­ta im­pu­ni­dad.

“Aquí no ha pa­sa­do na­da”, de Ale­jan­dro Fer­nán­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.