CA­LI­FOR­NIA DE NO­CHE

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Gon­za­lo Maier ]

En el mis­mo in­fierno don­de ar­den —cru­zo los de­dos— las cha­que­tas arre­man­ga­das y el axé, ter­mi­na­rá la voz me­tá­li­ca que, por es­tos días, abun­da en un mon­tón de dis­cos nue­vos. La po­drán en­con­trar en el úl­ti­mo de Gri­mes, de Kan­ye West, y aho­ra en Blon­de, el muy co­men­ta­do ál­bum de Frank Ocean. Lle­ga­do a es­te pun­to, lo im­por­tan­te: el dis­co es­tá muy bien. Gran par­te de los mé­ri­tos se los lle­va ese áni­mo ín­ti­mo y ca­se­ro que abun­da en las 17 can­cio­nes que el mú­si­co ca­li­for­niano aca­ba de lan­zar en me­dio de un es­cán­da­lo de se­llos dis­co­grá­fi­cos y con­tra­tos, que no de­ta­lla­ré pa­ra evi­tar­les una la­ta in­su­fri­ble. Con le­tras co­ti­dia­nas, Ocean des­pa­cha un dis­co que avan­za por la ve­re­da del rhythm and blues y el hip hop de autor, acom­pa­ña­do por Be­yon­cé, el bueno de Ken­drick La­mar, Ja­mes Bla­ke, Pha­rrell y otro mon­tón de co­la­bo­ra­do­res. Gra­bar un dis­co que apues­ta por la in­ti­mi­dad jun­to a las es­tre­llas mu­si­ca­les de turno pue­de so- nar pa­ra­dó­ji­co —de he­cho, lo es—, pe­ro el re­sul­ta­do no de­ja de ser in­tere­san­te. Qui­zá esa mis­ma am­bi­güe­dad tan cui­da­da es lo que si­túa a Blon­de en una ór­bi­ta noc­tur­na, quie­ta y de­sola­da, que podría ser la ban­da so­no­ra de un de­ses­pe­ra­do que deam­bu­la por una ciu­dad os­cu­ra o de una es­tre­lla pop que bus­ca dar­le un gi­ro a su ca­rre­ra.

“Blon­de”, de Frank Ocean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.