Una muer­te atroz y nuevos desafíos pa­ra Evo Mo­ra­les

Que Pasa - - POSTEOS -

[Raúl Pe­ña­ran­da, pe­rio­dis­ta bo­li­viano]

Evo Mo­ra­les ha cons­trui­do la go­ber­na­bi­li­dad de su ré­gi­men so­bre la ba­se de una coa­li­ción de sin­di­ca­tos y otros gru­pos sociales, con quie­nes ha te­ni­do una re­la­ción de res­pe­to y apo­yo mu­tuo, pe­ro tam­bién de in­tere­ses uti­li­ta­rios: dar car­gos pú­bli­cos a di­ri­gen­tes, re­par­tir re­cur­sos, ofre­cer be­ne­fi­cios y, si na­da de eso fun­cio­na, ame­na­zar con cár­cel y per­se­cu­ción ju­di­cial a los di­ri­gen­tes rebeldes. Ese ti­po de go­ber­na­bi­li­dad ha que­da­do en du­da tras los luc­tuo­sos he­chos re­cien­tes, cuan­do una se­rie de ma­ni­fes­ta­cio­nes de mi­ne­ros coope­ra­ti­vis­tas no pu­do ser de­te­ni­da a tiem­po y desem­bo­có en ma­si­vos blo­queos ca­rre­te­ros y seis per­so­nas muer­tas: cua­tro mi­ne­ros por im­pac­tos de ba­la, uno por erra­da ma­ni­pu­la­ción de di­na­mi­ta y un vi­ce­mi­nis­tro, Ro­dol­fo Illa­nes, na­da me­nos que de se­gu­ri­dad in­te­rior, tor­tu­ra­do y ase­si­na­do por ma­ni­fes­tan­tes. El go­bierno no ha po­di­do ex­pli­car to­da­vía con cla­ri­dad por qué el vi­ce­mi­nis­tro se trasladó so­lo a la lo­ca­li­dad de Pan­du­ro, epi­cen­tro de ma­si­vos blo­queos ca­rre­te­ros, ni en qué mo­men­to dio or­den de que la Po­li­cía cir­cun­dan­te se re­ple­ga­ra, que era la con­di­ción de los cap­to­res pa­ra man- te­ner con vi­da a Illa­nes. Más de una se­ma­na des­pués de los he­chos, por fin el Mi­nis­te­rio de Go­bierno di­jo que esa or­den se dio “ca­si de in­me­dia­to”, des­pués de las tres lla­ma­das que Illa­nes pu­do ha­cer­le al mi­nis­tro del área, Car­los Ro­me­ro, to­das ellas rea­li­za­das an­tes de las 11.00 del jue­ves 25 de agos­to. Pe­ro lue­go di­jo que la Po­li­cía se re­ple­gó a las 14:00 (al­go que no es “ca­si de in­me­dia­to”) y exis­ten ver­sio­nes de que, en reali­dad, lo hi­zo só­lo cuan­do Illa­nes ya es­ta­ba muer­to, al­re­de­dor de las cin­co de la tar­de de ese día. Aun­que na­die ha asu­mi­do res­pon­sa­bi­li­dad al­gu­na por los he­chos, al­go co­mún en el go­bierno de Mo­ra­les, es­tá cla­ro que una se­gui­di­lla de fa­llas ter­mi­nó de una ma­ne­ra ho­rri­ble: la muer­te por tor­tu­ra de una al­ta au­to­ri­dad gu­ber­na­men­tal. Ha­brá que ex­pli­car que los coope­ra­ti­vis­tas son tra­ba­ja­do­res in­for­ma­les de la mi­ne­ría, di­ga­mos “ile­ga­les”. No res­pe­tan las le­yes la­bo­ra­les ni me­dioam­bien­ta­les y ca­si no pa­gan im­pues­tos. Su ori­gen se dio a me­dia­dos de los 80, cuan­do que­bró la mi­ne­ría es­ta­tal bo­li­via­na, y al­gu­nos de los mi­les de tra­ba­ja­do­res des­pe­di­dos en 1986 se or­ga­ni­za­ron co­mo coope­ra­ti­vas pa­ra re­tor­nar a los ya­ci­mien­tos que el Es­ta­do ha­bía aban­do­na­do. Su ori­gen, por tan­to, fue le­gí­ti­mo, pe­ro con los años, y con el re­pun­te de los pre­cios de los mi­ne­ra­les, su nú­me­ro au­men­tó ex­po­nen­cial­men­te, y tam­bién su po­der eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co. Al­gu­nos je­fes de coope­ra­ti­vas se con­vir­tie­ron en gran­des em­pre­sa­rios, es­cu­da­dos por la idea de que las coope­ra­ti­vas tie­nen un “fin so­cial” y que, por ello, de­ben pa­gar me­nos im­pues­tos y no cum­plir ca­si nin­gu­na ley. A cam­bio, ayu­da­ron a fi­nan­ciar cam­pa­ñas elec­to­ra­les de Mo­ra­les y ofre­cie­ron cien­tos de mi­les de vo­tos ( los coope­ra­ti­vis­tas son 115.000, los que, su­ma­dos sus fa­mi­lia­res, al­can­zan una ci­fra de me­dio mi­llón de per­so­nas). Ac­tual­men­te es­tas mi­nas irre­gu­la­res em­plean al 70% de los mi­ne­ros bo­li­via­nos, pe­ro só­lo pro­du­cen el 30% del mi­ne­ral ex­por­ta­do de­bi­do a sus fa­len­cias en tec­no­lo­gía. Los pro­ble­mas se sus­ci­ta­ron cuan­do los pre­cios de los mi­ne­ra­les em­pe­za­ron a ba­jar en los años re­cien­tes y los be­ne­fi­cios que les ofre­cía el Es­ta­do eran ya in­su­fi­cien­tes. Por eso de­man­da­ron más, pen­san­do que el ré­gi­men acep­ta­ría sus pre­sio­nes, co­mo lo ha­bía he­cho en el pa­sa­do. Es­te es el pri­mer even­to en el que la si­tua­ción económica, que por otro la­do no se ha sen­ti­do ma­yor­men­te en Bo­li­via, ha oca­sio­na­do un gra­ve pro­ble­ma al go­bierno. Es po­si­ble que, en su com­ple­ja re­la­ción con otros gru­pos de pre­sión, la ad­mi­nis­tra­ción sien­ta en el fu­tu­ro gol­pes si­mi­la­res. Pe­se a to­do, el go­bierno, de un plu­ma­zo, re­ti­ró to­dos los be­ne­fi­cios en­tre­ga­dos du­ran­te años a es­te sec­tor. Só­lo el fu­tu­ro di­rá có­mo eso afec­ta­rá elec­to­ral y po­lí­ti­ca­men­te al ré­gi­men.

LUE­GO DEL ASE­SI­NA­TO DEL VI­CE­MI­NIS­TRO DE SE­GU­RI­DAD IN­TE­RIOR, EL PRE­SI­DEN­TE BO­LI­VIANO DE­BE RE­PLAN­TEAR­SE SU RE­LA­CIÓN CON LOS MI­NE­ROS COOPE­RA­TI­VIS­TAS, LOS MIS­MOS QUE AN­TES FUE­RON SUS ALIA­DOS Y QUE. IN­CLU­SO, FI­NAN­CIA­RON SUS CAM­PA­ÑAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.