IN­TER­NET COS­TO CE­RO

Que Pasa - - NEGOCIOS - [Por Emilio Maldonado Quevedo // Fo­to: Mar­ce­lo Se­gu­ra ]

En un via­je por Cen­troa­mé­ri­ca, Juan An­drés Fon­tai­ne des­cu­brió un ne­go­cio que lo mo­ti­vó a aban­do­nar su pues­to en BTG Pac­tual. Lle­gó a Chi­le con la idea de ilu­mi­nar con in­ter­net sin cos­to las ca­lles de San­tia­go. El ba­rrio Fran­klin es su pró­xi­mo desafío.

Juan An­drés Fon­tai­ne (34) ca­mi­na por el ba­rrio Fran­klin sor­tean­do la rui­do­sa con­vi­ven­cia en­tre co­mer­cian­tes am­bu­lan­tes y quie­nes ya es­tán es­ta­ble­ci­dos o en al­gu­na de las es­tre­chas ve­re­das de ca­lle Pla­cer y Ar­tu­ro Prat o en los intrincados pa­si­llos de los gal­po­nes, te­chos de ho­ja­la­ta que dan co­bi­jo a to­do ti­po de co­mer­cio: des­de el po­pu­lar Ma­ta­de­ro has­ta el Mall del Mue­ble. Fran­klin bu­lle de vi­da de lunes a domingo. Más de 45 mil per­so­nas por día deam­bu­lan por sus ca­lles y pa­ra Fon­tai­ne esa es ra­zón su­fi­cien­te pa­ra ini­ciar ahí uno de los pro­yec­tos más am­bi­cio­sos en tér­mi­nos de co­nec­ti­vi­dad pa­ra la co­mu­na-ca­pi­tal: San­tia­go Di­gi­tal, una red de an­te­nas que en­tre­ga­rá in­ter­net gra­tui­to —y de al­ta ve­lo­ci­dad— a los tran­seún­tes de es­ta co­mu­na. To­do par­ti­rá en los al­re­de­do­res del afa­ma­do Per­sa Bio­bío, aun­que en la prác­ti­ca to­do se ha­ya ges­ta­do tres años an­tes y a mi­les de ki­ló­me­tros ha­cia el nor­te, en el ist­mo de Amé­ri­ca. De va­ca­cio­nes por Pa­na­má, Fon­tai­ne no­tó que no te­nía que bus­car se­ñal de in­ter­net en ne­go­cios o ca­fe­te­rías, co­mo sue­le ha­cer­se cuan­do se es­tá en el ex­tran­je­ro. Sim­ple­men­te te­nía que to­mar su te­lé­fono mó­vil en la pla­za y en­cen­der la se­ñal de wifi. El Ban­co de Pa­na­má, una de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras más gran­des de Cen­troa­mé­ri­ca, en­tre­ga­ba in­ter­net sin cos­to: el úni­co re­qui­si­to era que el usua­rio de­bía ver un pe­que­ño vi­deo pro­mo­cio­nal. A tres años de esa ex­pe­rien­cia, y sen­ta­do en el pa­tio de la ca­sa que re­fac­cio­nó jun­to a su se­ño­ra en ca­lle Cau­po­li­cán, re­co­no­ce que en ese mo­men­to no le pres­tó tan­ta aten­ción. Sí lo hi­zo me­ses des­pués, cuan­do a ini­cios de 2014 de­ci­dió re­nun­ciar a su tra­ba­jo en Fi­nan­zas Cor­po­ra­ti­vas de BTG Pac­tual pa­ra re­co­rrer Asia por ca­si un año. Al otro la­do del mun­do, y sin un plan de da­tos con roa­ming pa­ga­do por su an­ti­gua em­pre­sa, no­tó que ne­ce­si­ta­ba co­nec­tar­se a in­ter­net gra­tui­to y fue ahí que el re­cuer­do de Ciu­dad de Pa­na­má se le vino a la ca­be­za: los es­pa­cios pú­bli­cos tam­bién eran “ilu­mi­na­dos” con in­ter­net y quien fi­nan­cia­ba la red era una em­pre­sa pri­va­da. El re­qui­si­to era el mis­mo: ver un vi­deo pro­mo­cio­nal de la mar­ca aus­pi­cia­do­ra. Allá de­ci­dió no vol­ver a tra­ba­jar en nin­gún ban­co de in­ver­sión y op­tó por crear un em­pren­di­mien­to tec­no­ló­gi­co. A su re­gre­so, en el ve­rano de 2015, fun­dó jun­to a su her­mano An­to­nio (23) la em­pre­sa Ac­cio­net, la mis­ma que hoy pro-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.