LOS OTROS

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO -

Ch­ris­top­her Do­mín­guez Mi­chael (1962) te­nía po­co me­nos de 20 años cuan­do es­cri­bió su pri­mer en­sa­yo li­te­ra­rio. Lue­go si­guió es­cri­bien­do en dis­tin­tos me­dios, con un pa­so im­por­tan­te por Vuel­ta, la mí­ti­ca re­vis­ta fun­da­da por Oc­ta­vio Paz, y, de esa for­ma, Do­mín­guez Mi­chael fue des­cu­brién­do­se lec­tor, fue des­cu­brién­do­se crí­ti­co, uno que se hi­zo a la an­ti­gua, un au­to­di­dac­ta que no pa­só por la aca­de­mia. Con los años, se con­vir­tió en uno de los crí­ti­cos me­xi­ca­nos más re­co­no­ci­dos —y po­lé­mi­cos—, y em­pe­zó a es­cri­bir tam­bién so­bre au­to­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos en la re­vis­ta Le­tras Li­bres y en El Uni­ver­sal, mien­tras su tra­ba­jo apa­re­cía en re­co­pi­la­cio­nes co­mo La sa­bi­du­ría sin pro­me­sa y Los de­ci­mo­nó­ni­cos, am­bos li­bros pu­bli­ca­dos por Edi­cio­nes UDP. Ha­ce unas se­ma­nas le de­di­có un en­sa­yo a Ro­ber­to Me­rino, jus­to an­tes de ve­nir a Chi­le, don­de fue par­te del ju­ra­do del Pre­mio Ibe­roa­me­ri­cano de Na­rra­ti­va Ma­nuel Ro­jas, que ob­tu­vo Cé­sar Ai­ra. —Héc­tor So­to de­cía que el pro­ce­so de ver una pe­lí­cu­la o leer un li­bro no ter­mi­na has­ta que se sien­ta a es­cri­bir so­bre lo que vio o le­yó. ¿Qué pien­sas de eso? —Me pa­re­ce una ima­gen muy agra­da­ble, en efec­to. La lectura de un li­bro só­lo se com­ple­ta cuan­do dia­lo­gas con los lec­to­res, ca­ra a ca­ra o a tra­vés de una re­se­ña. No es lo mis­mo aca­bar un li­bro que po­ner­se a es­cri­bir so­bre él, por­que cam­bia to­do, y des­de lue­go que la vi­da de los crí­ti­cos li­te­ra­rios es­tá lle­na de arre­pen­ti­mien­tos. Yo leo crí­ti­cas mías no de ha­ce 15 años, sino de ha­ce dos, y di­go: “¿Qué es­ta­ba yo pen­san- do que me gus­tó es­to?”.

—¿De qué arre­pen­ti­mien­tos te acuer­das par­ti­cu­lar­men­te?

— Son mu­chí­si­mos. Es una vi­da lle­na de ver­güen­zas (Se ríe).

—Ab­so­lu­ta­men­te. El crí­ti­co es un se­ñor que se la pa­sa ad­mi­ran­do la obra de los de­más. Si mi­ro mis crí­ti­cas, te di­go que un 80% son po­si­ti­vas, un 10% ne-

— ¿Y có­mo es tu víncu­lo con los es­cri­to­res?

—En las so­cie­da­des la­ti­nas to­dos los es­cri­to­res so­mos ami­gos, enemi­gos, no­vios, ex no­vios… El mo­de­lo la­tino de li­te­ra­tu­ra es que to­dos es­ta­mos mez­cla­dos, lo que ha­ce mu­cho más di­fí­cil la crí­ti­ca li­te­ra­ria. Yo el 95% de los au­to­res vi­vos so­bre los que es­cri­bo los co­noz­co o los voy a co­no­cer. En cam­bio, el mo­de­lo an­glo­sa­jón tie­ne la uni­ver­si­dad, que en­cap­su­la a la gen­te; y to­da­vía hay, so­bre to­do en In­gla­te­rra, crí­ti­cos que si tie­nen un ami­gui­to de la pri­ma­ria que pu­bli­có un li­bro, por mo­ral no es­cri­ben so­bre él. En la crí­ti­ca la­ti­na hay se­xo, po­lí­ti­ca, amis­tad, en­vi­dia, y los crí­ti­cos so­mos reos de to­das es­tas par­ti­cu­la­ri­da­des.

—¿Es­tás pre­pa­ran­do al­gún li­bro?

—Ten­go el pro­yec­to de ha­cer una his­to­ria to­tal­men­te per­so­nal y ar­bi­tra­ria de la crí­ti­ca en Amé­ri­ca La­ti­na. De Chi­le me gus­tan los ob­vios. Alo­ne me pa­re­ce un crí­ti­co lleno de de­fec­tos, pe­ro sin el cual no pue­des en­ten­der la li­te­ra­tu­ra chi­le­na. Y aun­que sé que ju­gó un pa­pel com­ple­jo du­ran­te la dic­ta­du­ra, el cu­ra Va­len­te me pa­re­ce una fi­gu­ra muy in­tere­san­te. Me en­can­ta­ría en­tre­vis­tar­lo, pe­ro al pa­re­cer no se de­ja. Noc­turno de Chi­le? — Sí, cla­ro. Cuan­do lo leí de­ci­dí que la no­ve­la que me hu­bie­ra gus­ta­do es­cri­bir so­bre un crí­ti­co li­te­ra­rio era esa, así que me que­dé tran­qui­lo.

—¿Leís­te

“La sa­bi­du­ría sin pro­me­sa” y “Los de­ci­mo­nó­ni­cos”, de Ch­ris­top­her Do­mín­guez Mi­chael.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.