LA SE­ÑO­RA

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Gon­za­lo Maier ]

Si la vie­ron, se­gu­ro que la re­cuer­dan: en Hump­day, dos ami­gos he­te­ro­se­xua­les, de esos ma­chi­tos que se golpean la es­pal­da muy fuer­te, se com­pro­me­ten a ha­cer una pe­lí­cu­la porno du­ran­te una bo­rra­che­ra. Va­mos, una porno gay. Y en una to­ma lar­ga y me­mo­ra­ble, fi­gu­ran los dos en una ca­ma de­ba­tien­do fi­lo­só­fi­ca­men­te y en de­ta­lle có­mo lle­var a ca­bo su mi­sión. La cul­pa­ble de esa cin­ta era Lynn Shel­ton, que más tar­de fil­ma­ría Your Sis­ter’s Sis­ter, otra co­me­dia in­dis­pen­sa­ble pa­ra en­ten­der a ese pu­ña­do de di­rec­to­res jó­ve­nes que gi­ran al­re­de­dor de los her­ma­nos Du­plass. Shel­ton fil­ma con li­ge­re­za y hu­mor so­bre se­xua­li­dad y fra­ca­sos. En Touchy Feely, por ejem­plo, cuen­ta la his­to­ria de una ma­sa­jis­ta que ape­nas su po­lo­lo le pi­de que se va­ya a vi­vir con él, desa­rro­lla una fo­bia que le im­pi­de to­car a la gen­te. En Lag­gies, tal vez su pe­lí­cu­la más co­mer­cial —jun­to a la anterior, dis­po­ni­bles aho­ra mis­mo en Net­flix—, Kei­ra Knightley es una mu­jer que vuel­ve a la ca­sa de sus pa­dres a re­fle­xio­nar so­bre la vi­da, pe­ro ter­mi­na ca­rre­tean­do y com­prán­do­les cer­ve­zas a quin­cea­ñe­ros per­di­dos. En ge­ne­ral, la gen­te in­sis­ten­te es muy odio­sa, pe­ro las pe­lí­cu­las de Shel­ton vuel­ven una y otra vez so­bre al­go que va­le la pe­na: se pue­de vi­vir de mu­chas for­mas.

“Sui­te pa­ra piano y pul­so ve­la­do”, de Luciano Su­per­vie­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.