LOS AR­CHI­VOS SE­CRE­TOS X

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Yenny Cá­ce­res ]

No era fá­cil ex­po­ner al mis­mo tiem­po que Yo­ko Ono. No era fá­cil ocu­par el mo­nu­men­tal hall de en­tra­da del Mal­ba. No era fá­cil ha­cer una obra que tra­ba­ja con los ar­chi­vos des­cla­si­fi­ca­dos de la CIA y co­nec­tar con el pú­bli­co. Pe­ro por es­tos días, en Bue­nos Ai­res, Vo­lus­pa Jar­pa es ca­paz de es­to y mu­cho más. Por pri­me­ra vez, un ar­tis­ta chi­leno fue in­vi­ta­do a ex­po­ner con una mues­tra in­di­vi­dual en el Mal­ba (Museo de Ar­te La­ti­noa­me­ri­cano de Bue­nos Ai­res). La en­car­ga­da de asu­mir se­me­jan­te desafío fue Vo­lus­pa Jar­pa (1971), na­ci­da en Ran­ca­gua, pe­ro con una in­fan­cia erran­te que la lle­vó a Bra­sil y Pa­ra­guay. Un da­to bio­grá­fi­co que es el co­ra­zón de su mues­tra en el Mal­ba, En nues­tra pe­que­ña re­gión de por acá. Por­que su ex­po­si­ción es un re­co­rri­do tam­bién por la his­to­ria de es­te con­ti­nen­te, un re­la­to pla­ga­do de dic­ta­do­res, crí­me­nes po­lí­ti­cos y la in­ter­ven­ción de Es­ta­dos Uni­dos. Cien­tos de pá­gi­nas de los ar­chi­vos de la CIA cuel­gan des­de lo al­to en el im­po­nen­te ini­cio de la mues­tra de Jar­pa. Ti­ras in­fi­ni­tas, co­mo los hi­los de la me­mo­ria, de nues­tra me­mo­ria, que in­clu­yen va­rias pá­gi­nas con ta­cha­du­ras, que de­jan al des­cu­bier­to la im­po­si­bi­li­dad de re­cons­truir to­tal­men­te es­ta his­to­ria. A un cos­ta­do, una se­rie de ca­jas api­la­das, in­ter­ve­ni­das con re­pro­duc­cio­nes de esos ar­chi­vos, ci­tan al ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Judd (1928-1994). Jar­pa es­ta­ble­ce una pa­ra­do­ja: en la mis­ma épo­ca en que el mi­ni­ma­lis­mo nor­te­ame­ri­cano reivin­di­ca­ba la sim­ple­za de las for­mas, la CIA pre­pa­ra­ba es­tos do­cu­men­tos, fe­cha­dos en­tre 1948 y 1994. La mues­tra se com­ple­ta con una se­rie de re­tra­tos de las víc­ti­mas de la vio­len­cia po­lí­ti­ca, re­gis­tros so­no­ros y un vi­deo en que un pro­fe­sor de in­glés —in­ter­pre­ta­do por el es­cri­tor Nicolás Po­ble­te— ayu­da a Vo­lus­pa a tra­du­cir es­tos do­cu­men­tos. El re­cur­so de la pan­ta­lla di­vi­di­da —con un en­cua­dre re­pe­ti­do has­ta el in­fi­ni­to— tam­bién pa­re­ce su­ge­rir nuevos lí­mi­tes en es­ta re­cons­truc­ción de la me­mo­ria. Al fi­nal, con el mis­mo es­pí­ri­tu mi­ni­ma­lis- ta, una sa­la de paredes blan­cas e im­po­lu­tas al­ber­ga una se­rie de car­pe­tas ro­jas de ace­ro con los ar­chi­vos ju­di­cia­les y de in­te­li­gen­cia a los que alu­de la ex­po­si­ción. “To­do se des­va­ne­ce en la nie­bla” es el tí­tu­lo es­co­gi­do por Jar­pa pa­ra es­ta obra, una suer­te de bi­blio­te­ca del ho­rror, or­de­na­da por paí­ses, que los mis­mos es­pec­ta­do­res que an­tes vi­si­ta­ron la re­tros­pec­ti­va de Yo­ko Ono re­vi­san con es­pe­cial aten­ción. Así co­mo las “ins­truc­cio­nes” de la ar­tis­ta ja­po­ne­sa pro­vo­can cu­rio­si­dad, es­tos ar­chi­vos re­sul­tan igual­men­te pro­vo­ca­do­res. Una in­vi­ta­ción a que no se des­va­nez­can en la nie­bla.

Vo­lus­pa Jar­pa en el Mal­ba, Bue­nos Ai­res. Has­ta el 3 de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.