Or­lan­do, en cru­do

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por An­drea La­gos A. ]

LOS MUER­TOS SON SAN­TOS. LAS MÁS DE LAS VE­CES, SIN EM­BAR­GO, LOS MUER­TOS NO SON SAN­TOS. OR­LAN­DO LE­TE­LIER, ASE­SI­NA­DO HA­CE 40 AÑOS EN WAS­HING­TON DC, POR EN­CAR­GO DEL RÉ­GI­MEN DE PI­NO­CHET, NO FUE UN HÉ­ROE. EX PRI­SIO­NE­RO PO­LÍ­TI­CO, EXI­LIA­DO, BRA­VO OPO­SI­TOR Y MÁR­TIR. UN SER HU­MANO, CO­MO TO­DOS.

Mos­trar tra­zos de la hu­ma­ni­dad del ex em­ba­ja­dor chi­leno en E.E.U.U. (19711973) y ex mi­nis­tro de Sal­va­dor Allen­de, es una de las tan­tas gra­cias del clá­si­co li­bro As­sas­si­na­tion on Em­bassy Row (1980) de Saul Lan­dau y John Din­ges ( Ase­si­na­to en Was­hing­ton: El ca­so Le­te­lier). Es, sin du­da, la me­jor in­ves­ti­ga­ción so­bre el ca­so. Ac­tual­men­te só­lo pue­de ser en­con­tra­da en si­tios web de li­bros usa­dos. Un ver­da­de­ro th­ri­ller po­lí­ti­co que ha­ce sos­te­ner la res­pi­ra­ción. Re­leer el li­bro, con el fo­co en Or­lan­do, el hom­bre, es re­ve­la­dor. El día del gol­pe mi­li­tar —11 de sep­tiem­bre de 1973— Le­te­lier no pu­do in­gre­sar al mi­nis­te­rio de De­fen­sa que di­ri­gía. Fue de­te­ni­do y tras­la­da­do des­pués a is­la Dawson, en el Es­tre­cho de Ma­ga­lla­nes. Una is­la so­li­ta­ria a cin­co ho­ras de na­ve­ga­ción des­de Pun­ta Are­nas. Es­ta­ba jun­to a otros je­rar­cas del go­bierno de Sal­va­dor Allen­de y so­por­ta­ron, me­jor o peor, las tem­pe­ra­tu­ras an­tár­ti­cas y vien­tos que lle­ga­ban a los 120 ki­ló­me­tros. Lle­gó a pe­sar 59 ki­los con su 1,82 m de al­tu­ra. Tras un mes, cartas y fo­tos de fa­mi­lia­res co­men­za­ron a lle­gar al cam­po de con­cen­tra­ción. Los de­te­ni­dos las es­pe­ra­ban con an­sias. Le­te­lier, en cam­bio, no que-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.