La re­be­lión de los pro­tes­tan­tes

Tras el pa­sa­do Te­deum evan­gé­li­co, hu­bo cues­tio­na­mien­tos al obis­po Emi­li­ano Soto, re­pre­sen­tan­te pro­to­co­lar del cre­do an­te el go­bierno, por re­sal­tar el pro­ble­ma de las pen­sio­nes y no la agen­da va­ló­ri­ca. Al­gu­nos mi­ran con dis­tan­cia los be­ne­fi­cios ob­te­ni­dos b

Que Pasa - - SUMARIO - [Por Ro­dri­go Ver­ga­ra ]

[ Por Ro­dri­go Ver­ga­ra ]

El obis­po pro­tes­tan­te Emi­li­ano Soto (58), de impecable terno y co­lle­ras, to­ma su iPho­ne 6 y con­tes­ta. Pi­de tiem­po y da las ex­cu­sas co­rres­pon­dien­tes. “Es­toy en una reunión”, di­ce. Han pa­sa­do dos días del Te­deum evan­gé­li­co y sa­be que su in­ter­ven­ción en esa ce­re­mo­nia no de­jó tran­qui­los a va­rios de sus pa­res y “her­ma­nos” en la fe. “Me to­có ha­blar en un mo­men­to aco­ta­do de la ce­re­mo­nia… no más de seis mi­nu­tos”, ex­pli­ca mien­tras se sir­ve un ju­go de man­go en la Con­fi­te­ría To­rres, a po­cas cua­dras del edi­fi­cio que al­ber­ga al Con­se­jo Uni­do de Pas­to­res de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na (Cu­prem), la or­ga­ni­za­ción que él pre­si­de des­de ca­si al mo­men­to de su crea­ción, a prin­ci­pios de los 90. Pe­ro esa ora­ción de no más de seis mi­nu­tos, co­mo él acen­túa, fue la que mar­có la pau­ta de pren­sa a la sa­li­da de la ce­re­mo­nia en la que es­tu­vo la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let jun­to a gran par­te de su ga­bi­ne­te. Además de par­la­men­ta­rios y po­lí­ti­cos que hoy fi­gu­ran en las lis­tas pre­si­den­cia­bles, co­mo el se­na­dor in­de­pen­dien­te Ale­jan­dro Gui­llier. En su bre­ve dis­cur­so pre­pa­ra­do la tar­de del sá­ba­do, se­gún él mis­mo co­men­ta, Soto reali­zó una fuer­te crí­ti­ca al sis­te­ma de pen­sio­nes y lla­mó a las au­to­ri­da­des a pro­mo­ver un cam­bio ra­di­cal en el te­ma. “Por los an­cia­nos y an­cia­nas en edad de su ju­bi­la­ción, que han si­do cla­ros en sus de­man­das y ma­ni­fes­ta­cio­nes. No quie­ren más es­tar en el sis­te­ma de AFP y bus­can a la bre­ve­dad una so­lu­ción con­cre­ta y rá­pi­da que ter­mi­ne con su pro­ble­ma de las pen­sio­nes ba­jas ca­si mi­se­ra­bles, pro­vo­ca­do por un sis­te­ma ne­fas­to y con el in­cier­to fu­tu­ro previsional de mi­llo­nes de com­pa­trio­tas, ayú­da­nos a su­pe­rar es­ta ne­ce­si­dad”, fue­ron las pa­la­bras usa­das por el re­li­gio­so, quien pre­si­de la de­no­mi­na­da Me­sa Am­plia­da de pas­to­res y re­pre­sen­tan­te pro­to­co­lar evan­gé­li­co an­te el go­bierno. El te­ma fue re­pli­ca­do a la sa­li­da de la ce­re­mo­nia por el vo­ce­ro de go­bierno, Mar­ce­lo Díaz, quien apro­ve­chó las pa­la­bras de Soto pa­ra re­lan­zar el lla­ma­do a un pac­to na­cio­nal pa­ra re­for­mu­lar el sis­te­ma de pen­sio­nes en Chi­le. Pe­ro no to­dos que­da­ron contentos. A los po­cos mi­nu­tos,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.