Jue­gos de se­duc­ción

La irrup­ción del ex pre­si­den­te Ri­car­do La­gos des­per­tó un fuer­te in­te­rés de las éli­tes eco­nó­mi­cas y em­pre­sa­ria­les en sus prin­ci­pa­les atri­bu­tos: go­ber­na­bi­li­dad y con­fian­za. Su dis­cur­so en­fo­ca­do en el cre­ci­mien­to con equi­dad le ha­ce su­bir los bo­nos en­tre los

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por Da­vid Mu­ñoz y Ma­ría Jo­sé Ta­pia]

[ Por Da­vid Mu­ñoz y Ma­ría Jo­sé Ta­pia ]

En dos ho­ras inin­te­rrum­pi­das, sin ma­te­rial de apo­yo ni ma­yo­res as­pa­vien­tos que su voz y sus ideas, el ex pre­si­den­te Ri­car­do La­gos Es­co­bar ex­pu­so gran par­te de su vi­sión de país a un se­lec­to gru­po de in­vi­ta­dos, que ron­da­ban las 30 per­so­nas, es­te miér­co­les en la se­de del Cen­tro de Es­tu­dios del Desa­rro­llo (CED), cer­cano a la DC. Además de la pla­na ma­yor del think tank, li­de­ra­dos por el em­pre­sa­rio y ex in­ten­den­te de la IV Re­gión, Fe­li­pe del Río; el ex pre­si­den­te de Co­del­co, Juan Vi­llar­zú, el abo­ga­do Ser­gio Mic­co y el ex dipu­tado Eduar­do Saf­fi­rio, en­tre otros, fue in­vi­ta­do un gru­po de em­pre­sa­rios de di­fe­ren­tes ru­bros. En­tre los que re­sul­ta­ron más vi­si­bles es­ta­ba el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ban­cos, Se­gis­mun­do Schu­lin-Zeut­hen, y el eco­no­mis­ta Ale­jan­dro Alar­cón. “Cre­ci­mien­to” fue la pa­la­bra que La­gos más re­pi­tió en su ex­ten­sa alo­cu­ción, en la que además fue en­fá­ti­co en se­ña­lar que Chi­le de­be re­to­mar la sen­da del cre­ci­mien­to si es que quie­re me­jo­rar la dis­tri­bu­ción del in­gre­so y avan­zar ha­cia ma­yo­res ni­ve­les de equi­dad, se­gún quie­nes acu­die­ron a la ci­ta. El ex pre­si­den­te va­lo­ró la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca de país y pu­so es­pe­cial én­fa­sis en la ne­ce­si­dad de avan­zar en in­no­va­ción. Tam­bién ha­bló de po­lí­ti­ca: re­co­no­ció que exis­te un áni­mo de cris­pa­ción iné­di­to en el am­bien­te y de la im­por­tan­cia de al­can­zar un acuer­do en­tre to­dos los sec­to­res pa­ra se­guir avan­zan­do. Al ter­mi­nar la ci­ta, un de­ta­lle: se des­pi­dió de to­dos los asis­ten­tes, uno por uno. La irrup­ción de La­gos en la ca­rre­ra pre­si­den­cial y su sin­ce­ra­mien­to de que “no se va a res­tar” del desafío, si la ciu­da­da­nía lo con­si­de­ra ne­ce­sa­rio, no só­lo fue un gol­pe de efec­to en el cua­dro po­lí­ti­co, sino que tam­bién en el mun­do eco­nó­mi­co y em­pre­sa­rial. Dos fi­gu­ras de re­la­ti­va in­fluen­cia en el sec­tor, co­mo César Ba­rros y Her­nán So­mer­vi­lle, per­mi­tie­ron me­dir la tem­pe­ra­tu­ra que se ins­ta­la­ba. “Me gus­ta más La­gos que Pi­ñe­ra”, di­jo el ex di­ri­gen­te

gre­mial y ex pre­si­den­te de La Po­lar en una de­cla­ra­ción sor­pren­den­te pa­ra mu­chos (aun­que acla­ró que vo­ta­ría por Pi­ñe­ra), mien­tras que el ex pre­si­den­te de la CPC y la Aso­cia­ción de Ban­cos, más cer­cano a La­gos, tam­bién se de­fi­nió: “Co­mo soy un li­be­ral, en es­ta elec­ción, cla­ra­men­te, voy a es­tar con La­gos”. La ofer­ta de go­ber­na­bi­li­dad del ex pre­si­den­te y la tran­qui­li­dad que les trans­mi­te a los em­pre­sa­rios pue­den ser im­por­tan­tes ac­ti­vos en su ca­rre­ra por vol­ver a La Mo­ne­da. To­da­vía más: le per­mi­te dispu­tar un es­pa­cio en el que Se­bas­tián Pi­ñe­ra tie­ne más de­bi­li­da­des que for­ta­le­zas. Pe­ro pa­ra La­gos cul­ti­var es­te per­fil tam­bién tie­ne cos­tos: sus in­ten­tos por con­se­guir el apo­yo del PS, el PPD y otras fuer­zas más pro­gre­sis­tas de la Nue­va Ma­yo­ría, que es lo que bus­ca hoy por hoy, se po­ne más cues­ta arri­ba.

EN­TRE APLAU­SOS

El 7 de mar­zo de 2000, cua­tro días des­pués de col­gar­se la ban­da pre­si­den­cial, Ri­car­do La­gos vi­si­tó la se­de del Cen­tro de Es­tu­dios Pú­bli­cos (CEP), don­de sos­tu­vo el pri­me­ro de los tres em­ble­má­ti­cos en­cuen­tros con em­pre­sa­rios que tu­vo du­ran­te su man­da­to en di­cho es­pa­cio. Aque­lla ci­ta fue co­mo una bi­sa­gra: el dis­cur­so del en­ton­ces pre­si­den­te con­si­guió di­si­par las des­con­fian­zas im­pe­ran­tes con el pri­mer go­ber­nan­te so­cia­lis­ta des­de Sal­va­dor Allen­de. En la pren­sa de la épo­ca, la reunión fue ca­ta­lo­ga­da de “cum­bre” y asis­tie­ron más de cien re­pre­sen­tan­tes del sec­tor. Quien ju­gó un rol de­ter­mi­nan­te pa­ra acer­car, en ese en­ton­ces, a La­gos con el mun­do de los ne­go­cios fue el ac­tual mi­nis­tro de Ener­gía, Má­xi­mo Pa­che­co. El en­ton­ces eje­cu­ti­vo de la trans­na­cio­nal Car­ter Holt Har­vey e hi­jo del ex mi­nis­tro DC Má­xi­mo Pa­che­co Gó­mez, tam­bién mi­li­tan­te so­cia­lis­ta, se con­vir­tió en el puen­te ne­ce­sa­rio. “Chi­le es un país que tie­ne mu­chos fan­tas­mas y uno de esos era có­mo iba a go­ber­nar el pri­mer pre­si­den­te so­cia­lis­ta des­pués de Sal­va­dor Allen­de y ese fantasma es­ta­ba muy ins­ta­la­do en el mun­do em­pre­sa­rial cuan­do el ex pre­si­den­te fue ele­gi­do. En su mo­men­to fue muy im­por­tan­te po­der cons­truir una re­la­ción ba­sa­da en lo que se con­si­de­ró que era un diá­lo­go im­por­tan­te con to­dos los ac­to­res de la so­cie­dad, y creo que el pre­si­den­te La­gos hi­zo un go­bierno que ver­da­de­ra­men­te lo­gró ter­mi­nar con ese fantasma. Es po­si­ble ser so­cia­lis­ta y te­ner un go­bierno res­pon­sa­ble, cui­dar la re­gla fis­cal, im­pul­sar la in­ver­sión y creer en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co”, re­cuer­da el ti­tu­lar de Ener­gía. La ima­gen de La­gos des­pi­dién­do­se de La Mo­ne­da en­tre los aplau­sos de gran par­te de los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos del país, dan­do vuel­ta ese ta­ble­ro inicial, más que una ca­ri­ca­tu­ra, fue una reali­dad. Las he­ren­cias de su go­bierno des­pier­tan sim­pa­tía en di­ver­sos gru­pos eco­nó­mi­cos: su pro­gra­ma de im­pul­so a las ener­gías, la fir­ma de mi­llo­na­rias con­ce­sio­nes y el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo; le­yes co­mo los mul­ti­fon­dos de las AFP o la crea­ción del Cré­di­to con Aval de Es­ta­do (CAE) ter­mi­na­ron sien­do me­di­das que hoy se con­si­de­ran fue­ron más be­ne­fi­cio­sas pa­ra el mun­do pri­va­do. En­tre los gre­mios hay sec­to­res que se re­co­no­cen, por es­tos mis­mos mo­ti­vos, más “pro La­gos”. El sec­tor ener­gé­ti­co es uno don­de aún no ol­vi­dan que du­ran­te el go­bierno de Pi­ñe­ra no se avan­zó en la ma­te­ria y aún es­tá la­ten­te el re­cuer­do del “te­le­fo­na­zo” del ex pre­si­den­te pa­ra de­te­ner el pro­yec­to Ba­rran­co­nes an­te un es­pon­tá­neo es­ta­lli­do so­cial en con­tra del pro­yec­to. Trans­por­te y cons­truc­ción son otras áreas don­de re­cuer­dan que La­gos fue el gran pro­mo­tor del avan­ce en in­fra­es­truc­tu­ra en el país: la cons­truc­ción de ca­rre­te­ras y el Tran­san­tia­go son de­fi­ni­ti­va­men­te he­ren­cias que tie­nen su se­llo. Si bien tras el sin­ce­ra­mien­to del ex man­da­ta­rio de que em­pren­de­rá una ca­rre­ra ha­cia La Mo­ne­da su agen­da ha es­ta­do cien por cien­to en­fo­ca­da en con­se­guir res­pal­do po­lí­ti­co, orien­tan­do sus es­fuer­zos ha­cia el PS, el PPD y prin­ci­pal­men­te en­cuen­tros con jó­ve­nes, el ex man­da­ta­rio man­tie­ne fuer­tes y cons­tan­tes la­zos con el mun­do

“Cre­ci­mien­to” fue la pa­la­bra que La­gos más re­pi­tió en su ex­ten­sa alo­cu­ción an­te un gru­po de em­pre­sa­rios en el Cen­tro de Es­tu­dios del Desa­rro­llo (CED), cer­cano a la DC, en la que además fue en­fá­ti­co en se­ña­lar que Chi­le de­be re­to­mar la sen­da del cre­ci­mien­to.

em­pre­sa­rial. Y es un es­pa­cio don­de le ofre­ce fuer­te com­pe­ten­cia a Pi­ñe­ra, quien si bien no tu­vo una re­la­ción tan flui­da con ese mun­do du­ran­te su go­bierno, sa­be que den­tro de los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos tie­ne un res­pal­do fuer­te y se­gu­ro. Aun­que al in­te­rior de los gran­des gre­mios, So­fo­fa y CPC, aún no se ha abier­to una dis­cu­sión for­mal so­bre la ca­rre­ra pre­si­den­cial, en las co­mi­das, en­cuen­tros y pa­si­llos el te­ma ya es­tá ins­ta­la­do. “Mis em­pre­sa­rios aman a La­gos” di­jo So­mer­vi­lle du­ran­te su go­bierno (cuan­do es­ta­ba al fren­te de la CPC), quien hoy man­tie­ne una re­la­ción cer­ca­na con el ex man­da­ta­rio. Aun­que se reúne re­gu­lar­men­te con él, di­ce que ha­ce nue­ve me­ses que no dia­lo­ga con el ex go­ber­nan­te. “No son ami­gos, pe­ro sí se reúnen una o dos ve­ces al año”, pre­ci­sa un co­no­ce­dor de esos en­cuen­tros, que ge­ne­ral­men­te ocu­rren en la Fun­da­ción De­mo­cra­cia y Desa­rro­llo. Así co­mo So­mer­vi­lle hay otros. Y tam­bién un am­plio sec­tor al in­te­rior de los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos que es cau­to: en­fren­ta­dos a un even­tual cho­que Pi­ñe­ra-La­gos, la ba­lan­za se in­cli­na­rá ha­cia el ex pre­si­den­te de cen­tro­de­re­cha, pues es sa­bi­do que hay “fác­ti­cos” que nun­ca vo­ta­rán por un so­cia­lis­ta, co­men­tan al in­te­rior de los gre­mios “Si en el pri­mer go­bierno, La­gos de­bía ga­nar­se la con­fian­za de la de­re­cha y los em­pre­sa­rios, hoy se da el fe­nó­meno in­ver­so: de­be ga­nar­se a la ca­lle y a la iz­quier­da, por­que lo otro ya lo tie­ne”, di­ce Car­los Co­rrea, con­sul­tor en co­mu­ni­ca­ción es­tra­té­gi­ca y ex Se­com. Pa­ra otros ana­lis­tas no es tan fá­cil. “Los em­pre­sa­rios no acep­ta­rán que La­gos li­de­re un pro­ce­so de go­bierno nue­va­men­te con el PC”, di­ce una fuen­te gre­mial y só­lo ac­ce­de­rían a apo­yar­lo en ca­so de que la coa­li­ción con la que go­bier­ne rom­pa con los co­mu­nis­tas. Es­te es­ce­na­rio, en la Nue­va Ma­yo­ría, se­ría im­pen­sa­do, pues, pe­se a las dis­tan­cias que el ex man­da­ta­rio tie­ne hoy con al­gu­nos di­ri­gen­tes más jó­ve­nes del PC, en el ofi­cia­lis­mo re­co­no­cen la dis­ci­pli­na y prag­ma­tis­mo del par­ti­do que di­ri­ge Guillermo Tei­llier. “Hay un es­pa­cio de con­ver­gen­cia im­por­tan­te que ha­ce una di­fe­ren­cia en­tre La­gos y Pi­ñe­ra: La­gos es más un vi­sio­na­rio de las es­tra­te­gias de con­jun­to con un Es­ta­do orien­ta­dor, y Pi­ñe­ra con­fía en el pu­ro mer­ca­do. Pa­ra los em­pre­sa­rios es más in­tere­san­te una es­tra­te­gia de con­ver­gen­cia na­cio­nal so­bre un cam­bio en la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va que una liberalización de las fuer­zas del mer­ca­do”, di­ce por su par­te el ex mi­nis­tro Ser­gio Bi­tar. Pa­ra otros, las fuer­zas van a es­tar di­vi­di­das. Lo que es la for­ta­le­za de uno, pue­de ser la de­bi­li­dad del otro. Lo que sí es cla­ro: La­gos y Pi­ñe­ra son las op­cio­nes con me­jor re­cep­ción en­tre los em­pre­sa­rios. Es­ta te­sis se con­fir­ma con una ima­gen: no son po­cos los que re­cuer­dan que en no­viem­bre de 2014, en me­dio de la vo­rá­gi­ne re­for­mis­ta del pri­mer año del se­gun­do go­bierno de Ba­che­let y una re­la­ción a los ti­ro­nes en­tre La Mo­ne­da y el sec­tor, am­bos ex man­da­ta­rios die­ron ga­la de sus vir­tu­des de hom­bres de es­ta­do, ma­ne­jo eco­nó­mi­co y go­ber­na­bi­li­dad. Ese fue el co­men­ta­rio al me­nos de la gran ma­yo­ría de los co­men­sa­les de la ce­na de ce­le­bra­ción de los 95 años de la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción, que des­pi­dió a am­bos in­vi­ta­dos con un aplau­so lar­go y ce­rra­do.

CRE­CER CON IN­NO­VA­CIÓN

El miér­co­les el ex pre­si­den­te La­gos ce­nó con la me­sa di­rec­ti­va del PPD en su fun­da­ción de ca­lle Ro­ber­to del Río, en Pro­vi­den­cia. Ha­bía va­rios te­mas so­bre la me­sa, prin­ci­pal­men­te du­das y con­di­cio­nes del par­ti­do que fun­dó. Una de ellas fue la cons­truc­ción pro­gra­má­ti­ca de su even­tual se­gun­da ca­rre­ra pre­si­den­cial. En­tre va­rias ma­te­rias, los di­ri­gen­tes le ex­pu­sie­ron al ex man­da­ta­rio sus apren­sio­nes con la ima­gen de cer­ca­nía a los em­pre­sa­rios que se ha con­fi­gu­ra­do pú­bli­ca­men­te, lo que, de­fi­ni­ti­va­men­te, lo ale­ja de los sec­to­res más pro­gre­sis­tas de la Nue­va Ma­yo­ría. Y, en­tre otras co­sas, so­li­ci­ta­ron que sus pro­pues­tas en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, más que sa­tis­fa­cer a los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos, apun­ten a la in­no­va­ción, al mun­do de los em­pren­de­do­res, y a las py­mes. “Si uno de los ob­je­ti­vos cen­tra­les es di­ver­si­fi­car la eco­no­mía, nues­tro acento es que los nue­vos em­pren­di­mien­tos, to­do lo que sig­ni­fi­ca la nue­va eco­no­mía, con re­des de in­no­va­ción es lo que de­bié­ra­mos tra­tar de pro­mo­ver. Si los em­pre­sa­rios más im­por­tan­tes lo va­lo­ran, qué bueno, pe­ro nues­tro acento es­tá en in­cor­po­rar la nue­va eco­no­mía y que po­da­mos te­ner una ofer­ta que no só­lo sea va­lo­ra­da por la CPC o la So­fo­fa”, di­ce el pre­si­den­te del PPD, Gon­za­lo Na­va­rre­te, quien además afir­ma que le pi­die­ron a La­gos es­tre­char víncu­los con el equi­po eco­nó­mi­co del par­ti­do, for­ma­do por el ex mi­nis­tro Álvaro Gar­cía, Jor­ge Mars­hall y Daniel Fer­nán­dez, en­tre otros. Aun­que La­gos man­tie­ne siem­pre en agen­da reunio­nes o in­vi­ta­cio­nes de gru­pos em­pre­sa­ria­les, en se­mi­na­rios, fo­ros y otras ins­tan­cias, úl­ti­ma­men­te ha op­ta­do por pri­vi­le­giar una agen­da más po­lí­ti­ca. Eso no es un mis­te­rio. Pe­ro, co­mo en el ca­so de su re­la­ción con So­mer­vi­lle, man­tie­ne ne­xos per­ma­nen­tes con ese mun­do a tra­vés de fi­gu­ras co­mo los ex mi­nis­tros Ser­gio Bi­tar y el pro­pio Gar­cía el pre­si­den­te de Co­del­co, Óscar Lan­de­rret­che, su ami­go el em­pre­sa­rio, Fer­nan­do Bus­ta­man­te, e in­clu­so el pro­pio mi­nis­tro Pa­che­co. Pe­se a es­to, de mo­men­to La­gos aún no con­for­ma un equi­po eco­nó­mi­co, pues mien­tras no se re­suel­va cien por cien­to su can­di­da­tu­ra man­tie­ne es­te ti­po de con­ver­sa­cio­nes en el ám­bi­to de lo pri­va­do con su gru­po de co­la­bo­ra­do­res de to­da la vi­da: Er­nes­to Ot­to­ne, Ja­vier Mar­tí­nez, Car­los Ver­ga­ra y el pre­si­den­te del Se­na­do, Ri­car­do La­gos We­ber, su hi­jo. “El pre­si­den­te La­gos tie­ne gran pres­ti­gio, es una per­so­na muy res­pe­ta­da en la so­cie­dad chi­le­na, y pa­ra un sec­tor am­plio de la ciu­da­da­nía fue un gran pre­si­den­te. La de­ci­sión que to­mó de se­ña­lar que no se va a res­tar del es­fuer­zo que te­ne­mos que ha­cer co­mo coa­li­ción pa­ra te­ner una can­di­da­tu­ra só­li­da y com­pe­ti­ti­va, me pa­re­ce una de­ci­sión va­lien­te que for­ta­le­ce a nues­tro sis­te­ma de­mo­crá­ti­co”, re­mar­ca Pa­che­co. Así las co­sas, la per­for­man­ce de La­gos, su cre­ci­mien­to en las en­cues­tas y, en de­fi­ni­ti­va, sus op­cio­nes de lle­gar a La Mo­ne­da de­pen­de­rán tam­bién del rum­bo eco­nó­mi­co de los pró­xi­mos y de­ci­si­vos me­ses. El co­lum­nis­ta Jor­ge Na­va­rre­te lo de­fi­ne así: “A di­fe­ren­cia de Pi­ñe­ra, que ga­ran­ti­za cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, lo que La­gos po­ne so­bre la me­sa es fu­tu­ro”. Na­va­rre­te ex­pli­ca que si el eje de la pró­xi­ma elec­ción es cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, di­na­mis­mo de los mer­ca­dos y ge­ne­ra­ción de em­pleos, el es­pa­cio pa­ra Pi­ñe­ra es gran­de. “Si, por el con­tra­rio, el eje de la cam­pa­ña es có­mo da­mos ma­yor es­ta­bi­li­dad, te­ner un plan de es­tra­te­gia de país en el cual se si­gan ha­cien­do re­for­mas, pe­ro en un mar­co de ma­yor acuer­do so­cial y po­lí­ti­co, que in­te­gre no só­lo las vi­sio­nes de iz­quier­da, sino tam­bién las más mo­de­ra­das, en una pers­pec­ti­va más so­cial­de­mó­cra­ta, creo que ahí La­gos tie­ne una ven­ta­ja im­por­tan­te que sa­car”, cie­rra. El pro­pio ex pre­si­den­te La­gos en su de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes dio las pri­me­ras pis­tas: “Un ma­yor bie­nes­tar so­cial pa­ra to­dos re­que­ri­rá de una for­ta­le­za eco­nó­mi­ca en la cual apo­yar­se y a la que de­be con­cu­rrir el es­fuer­zo de to­dos los chi­le­nos”.

“La­gos es más un vi­sio­na­rio de las es­tra­te­gias de con­jun­to con un Es­ta­do orien­ta­dor y Pi­ñe­ra con­fía en el pu­ro mer­ca­do. Pa­ra los em­pre­sa­rios es más in­tere­san­te una es­tra­te­gia de con­ver­gen­cia so­bre un cam­bio en la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va que una liberalización de las fuer­zas del mer­ca­do”, di­ce el ex mi­nis­tro Ser­gio Bi­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.