La os­cu­ra vi­da ra­dian­te

Luis Du­bó lle­va más de tres dé­ca­das en­tre­gan­do hu­ma­ni­dad a sus per­so­na­jes en el ci­ne y el tea­tro. Esa es su mar­ca de fá­bri­ca. Así lo de­mues­tra en Pun­ta de rie­les, la adap­ta­ción de la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Manuel Ro­jas que se pre­sen­ta en Ma­tu­ca­na 100, mien­tra

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por Die­go Zú­ñi­ga // Fo­to: Jor­ge Sán­chez]

[ Por Die­go Zú­ñi­ga ]

“Lo que me gus­ta de los per­so­na­jes de Manuel Ro­jas es que pre­sen­tan una chi­le­ni­dad con­tra­dic­to­ria. Por­que Chi­le es co­mo un tém­pano de ba­rro an­cla­do en un si­tio eria­zo, co­mo un lu­gar ter­mi­nal don­de mue­ren y na­cen las co­sas más bru­ta­les del com­por­ta­mien­to hu­mano, co­mo una es­pe­cie de la­bo­ra­to­rio si­nies­tro. Y eso lo ha­ce en­can­ta­dor y te­rro­rí­fi­co”.

Tie­ne las ma­nos lle­nas de san­gre. Quie­re ha­blar, quie­re con­tar su his­to­ria, ex­pli­car por qué aca­ba de ase­si­nar a su mu­jer. Mi­ra al pú­bli­co, ha­bla en voz al­ta, quie­re que al­guien lo es­cu­che. Él vie­ne de aba­jo, Ro­mi­lio Llan­ca, un obre­ro sin­di­ca­lis­ta que en­tra a la ofi­ci­na de Fer­nan­do La­rraín San­fuen­tes, un hom­bre de bien, pa­ra que es­cu­che su his­to­ria. Y los ve­mos ahí, a los dos en­ce­rra­dos en una ofi­ci­na: Llan­ca cuen­ta su his­to­ria y La­rraín San­fuen­tes lo es­cu­cha, es­tá im­pac­ta­do, pa­re­ce que va a juz­gar­lo mo­ral­men­te, pe­ro lue­go se va re­co­no­cien­do en la mi­se­ria de Llan­ca, va pen­san­do en sus pro­pios erro­res, en su al­coho­lis­mo, en có­mo arrui­nó su ma­tri­mo­nio. Son, en de­fi­ni­ti­va, dos hom­bres que per­die­ron el rum­bo, dos hom­bres de cla­ses so­cia­les com­ple­ta­men­te opues­tas, pe­ro que se en­cuen­tran en la de­rro­ta. Ro­mi­lio Llan­ca llo­ra, bal­bu­cea, avan­za en su re­la­to y ya no pa­re­ce un per­so­na­je de fic­ción, no pa­re­ce el pro­ta­go­nis­ta de Pun­ta de rie­les, la no­ve­la de Manuel Ro­jas que la com­pa­ñía La Er­mi­ta­ña aca­ba de adap­tar al tea­tro, sino que pa­re­ce una per­so­na de car­ne y hue­so, un hom­bre que se es­tá con­fe­san­do fren­te al pú­bli­co, al que es­cu­cha­mos aten­tos, sor­pren­di­dos por la ac­tua­ción de quien es­tá in­ter­pre­tan­do a Llan­ca, el ac­tor Luis Du­bó (1964), que le da una hu­ma­ni­dad im­pre­sio­nan­te al per­so­na­je. Un pe­da­zo de ver­dad. Eso es lo que es­ta­mos vien­do y eso ha ca­rac­te­ri­za­do el tra­ba­jo de Du­bó: dar­le ver­dad a ca­da uno de los pa­pe­les que le han to­ca­do; des­de el de­lin­cuen­te que des­en­ca­de­na el con­flic­to en Co­ro­na­ción (Sil­vio Caioz­zi), pa­san­do por el bu­zo de La

fie­bre de lo­co (An­drés Wood), has­ta el pre­so que es­ca­pa des­pués del te­rre­mo­to en El año del ti­gre (Se­bas­tián Le­lio). Du­bó con­ver­ti­do en mu­chos, mu­chí­si­mos per­so­na­jes que apun­tan, ca­si to­dos, a re­pre­sen­tar una iden­ti­dad chi­le­na que pa­re­cie­ra es­tar per­di­da, per­so­na­jes que vie­nen de aba­jo y que no ol­vi­dan su ori­gen, y que ha­blan en un idio­ma pro­fun­da­men­te chi­leno, el mis­mo con el que es­cri­be Manuel Ro­jas en Pun­ta de

rie­les y que no­so­tros oí­mos esa no­che ahí, en la sa­la de Ma­tu­ca­na 100 —don­de se es­tá mon­tan­do la obra has­ta el 2 de oc­tu­bre—, mien­tras Du­bó se des­pa­cha un mo­nó­lo­go me­mo­ra­ble so­bre el des­tino de Ro­mi­lio Llan­ca. Un mo­nó­lo­go que tie­ne que ver mu­cho con la vi­da del mis­mo Du­bó, con sus orí­ge­nes, con có­mo uno in­ten­ta en­con­trar su des­tino, a pe­sar de to­do. —Yo el 11 de sep­tiem­bre de 1973 es­tu­ve muer­to —di­ce Luis Du­bó, sen­ta­do en el ca­fé de Ma­tu­ca­na 100. Te­nía en ese en­ton­ces nue­ve años y vi­vía en Ca­la­ma. Su pa­pá tra­ba­ja­ba en la mi­na de Chu­qui­ca­ma­ta, don­de Du­bó cre­ció. Re­cuer­da el vien­to, re­cuer­da los jue­gos con los ami­gos, re­cuer­da que su pa­pá em­pe­zó a as­cen­der co­mo mi­ne­ro y en­ton­ces lle­gó ese 11 de sep­tiem­bre de 1973 y por unos mi­nu­tos es­tu­vo muer­to. —Era muy en­fer­mi­zo cuan­do pe­que­ño, te­nía un pro­ble­ma en las ar­te­rias, y ese 11, en la ma­ña­na, tu­ve una he­mo­rra­gia que no se pu­do con­tro­lar. Ha­bía si­do el gol­pe y mi ma­má no se atre­vía a sa­lir a la ca­lle, pe­ro cuan­do em­pe­cé a per­der la con­cien­cia pi­dió ayu­da y los mi­li­ta­res nos lle­va­ron al hos­pi­tal de Chu­qui­ca­ma­ta. Ahí me vol­vie­ron a la vi­da —di­ce Du­bó, quien lue­go del gol­pe, jun­to a su fa­mi­lia, par­tie­ron ha­cia Quin­te­ro. A su pa­pá lo des­pi­die­ron de la mi­na y se ins­ta­ló en la Quin­ta Re­gión, don­de abrió una car­ni­ce­ría. En ese lu­gar cre­ció Du­bó, en ese lu­gar, apren­dió a fae­nar un ani­mal, a ven-

der la car­ne, apren­dió tam­bién a bu­cear con los pes­ca­do­res, apren­dió a bus­car­se la vi­da. Le gus­ta­ba el fút­bol. Se hi­zo par­te de la ba­rra de Quin­te­ro Uni­do en los 80, épo­ca en que el equi­po vi­vió una de sus cam­pa­ñas más me­mo­ra­bles, cuan­do subie­ron a Se­gun­da Di­vi­sión. Fue ahí, en me­dio de eso, cuan­do Du­bó des­cu­brió que la ac­tua­ción era un ca­mino po­si­ble en su vi­da. —Tra­tá­ba­mos de acom­pa­ñar al equi­po a to­dos la­dos, en­ton­ces rea­li­zá­ba­mos jor­na­das de sketch pa­ra jun­tar pla­ta. Ahí yo ac­tua­ba y ha­cía reír a la gen­te. Y ahí un día un ami­go que ha­bía he­cho un ta­ller de tea­tro en San­tia­go me in­vi­tó a ac­tuar en una obra. Era ¿Quién, yo?, de Dal­mi­ro Sáenz, un es­cri­tor ar­gen­tino que mu­rió re­cién. Y yo ve­nía con el rit­mo de los sketchs y me atre­ví. In­ter­pre­té el rol pro­ta­gó­ni­co y mos­tra­mos la obra to­do un ve­rano, tu­vi­mos mu­cho éxi­to en Quin­te­ro, la dá­ba­mos en un res­tau­ran­te. Y un día vino un gru­po de tea­tro pro­fe­sio­nal, vie­ron la obra y me di­je­ron que me de­bía ir a es­tu­diar Tea­tro. Y lo hi­ce. Du­bó te­nía 20 años, es­tu­dia­ba Pro­gra­ma­ción en Computación en Vi­ña del Mar, pe­ro de­ci­dió de­jar­lo to­do y pro­bar suer­te en San­tia­go. Ahí se for­mó en la Es­cue­la de Ar­te Dra­má­ti­co DRAN, for­mó su pro­pia com­pa­ñía y es­tu­vo tra­ba­jan­do en tea­tro. Más tar­de con­si­guió al­gu-

nos pa­pe­les en te­le­se­ries co­mo Pla­ya sal­va­je y Fue­ra de

con­trol, pe­ro el pa­so im­por­tan­te fue cuan­do lo lla­ma­ron pa­ra ser ex­tra en Co­ro­na­ción (2000). Ahí reali­zó el

cas­ting y se que­dó con un pa­pel que le ter­mi­nó abrien­do las puer­tas al mun­do del ci­ne. Ese mun­do que él ha­bía vis­to jun­to a su pa­dre en el ci­ne de Quin­te­ro, en tar­des en­te­ras don­de da­ban tres lar­go­me­tra­jes de co­rri­do: uno de ka­ra­te, un wés­tern y una pe­lí­cu­la ra­ra, co­mo di­ce Du­bó cuan­do re­cuer­da esos años. Des­pués de Co­ro­na­ción, ac­tuó en cin­tas co­mo La fie­bre

del lo­co, Ma­chu­ca, Fu­ga, La na­na, Dawson Is­la 10 —por la que ob­tu­vo un Al­ta­zor—, El año del ti­gre —Pre­mio Me­jor Ac­tor en Una­sur— y Ma­gic, Ma­gic, en­tre otras. —Cuan­do em­pe­cé a ha­cer ci­ne vol­ví a sen­tir que las in­ter­pre­ta­cio­nes te­nían que es­tar sos­te­ni­das por la ver­dad, te­nían que ser ver­da­de­ras, no un ar­ti­fi­cio. Eso fue im­por­tan­te. Y tam­bién aho­ra me doy cuen­ta del ti­po de per­so­na­je que he si­do, una suer­te de re­pre­sen­tan­te de la voz del pue­blo, un per­so­na­je po­pu­lar que he he­cho mu­cho y que co­noz­co por­que ven­go de ahí. Un per­so­na­je que es, tam­bién, en mu­chos sen­ti­dos Ro­mi­lio Llan­ca. —A mí me cae muy bien Ro­mi­lio Llan­ca, yo tam­bién vi­ví en el nor­te, co­noz­co los pai­sa­jes hu­ma­nos que re­tra­ta

Ro­jas en Pun­ta de rie­les. Mu­chas de sus ex­pe­rien­cias tam­bién las he vi­vi­do, me sien­to muy com­pro­me­ti­do al mo­men­to de in­ter­pre­tar­lo. Por­que me co­bi­jo en una ver­dad. Tra­to de ser ob­se­si­vo con la bús­que­da de los de­ta­lles pa­ra dar­les vi­da a los ro­les —ex­pli­ca Du­bó, quien por es­tos días tam­bién ya pla­ni­fi­ca uno de sus pro­yec­tos más am­bi­cio­sos: fil­mar Ani­mi­ta del agua, una pe­lí­cu­la que na­ció de una idea ori­gi­nal su­ya y que ten­drá a Quin­te­ro co­mo pro­ta­go­nis­ta. Ro­mi­lio Llan­ca y Fer­nan­do La­rraín San­fuen­tes —in­ter­pre­ta­do por Etien­ne Jean-Marc— se abra­zan, ha­cia el fi­nal de la obra, cuan­do ya nos han con­ta­do sus tris­te­zas, y no­so­tros nos he­mos con­mo­vi­do con es­tas vi­das mi­se­ra­bles, pe­ro cer­ca­nas. Vi­das con­ta­das en el len­gua­je de Manuel Ro­jas, en una adap­ta­ción di­ri­gi­da por Mau­ri­cio Roa, y que in­ter­pe­la in­du­da­ble­men­te a la ac­tua­li­dad, a es­tos per­so­na­jes de dis­tin­tas cla­ses so­cia­les que se igua­lan en la mi­se­ria. — Siem­pre sen­tí en Manuel Ro­jas a un por­ta­voz de la reali­dad que yo co­no­cía, sen­tía que en su li­te­ra­tu­ra es­ta­ba esa reali­dad pues­ta sin dis­fra­ces, y que era muy cer­te­ra su mi­ra­da. La mi­ra­da de un ob­ser­va­dor so­cial, de un tes­ti­go —di­ce Du­bó, quien le­yó a Ro­jas sien­do jo­ven y que lue­go, cuan­do es­tu­dia­ba Tea­tro, hi­zo un par de ejer­ci­cios con “El va­so de le­che”. Pe­ro aho­ra es la pri­me­ra vez que le to­ca in­ter­pre­tar­lo. —Lo que me gus­ta de Ro­mi­lio Llan­ca y de los per­so­na­jes de Ro­jas, en ge­ne­ral, es que pre­sen­tan una chi­le­ni­dad con­tra­dic­to­ria. Los chi­le­nos so­mos muy par­ti­cu­la­res, muy in­de­fi­ni­bles, co­mo de­cía Raúl Ruiz, muy ra­ros. Por­que Chi­le es co­mo un tém­pano de ba­rro an­cla­do en un si­tio eria­zo, co­mo un lu­gar ter­mi­nal don­de mue­ren y na­cen las co­sas más bru­ta­les del com­por­ta­mien­to hu­mano, co­mo una es­pe­cie de la­bo­ra­to­rio si­nies­tro. Y eso lo ha­ce en­can­ta­dor y te­rro­rí­fi­co. Ser chi­leno es una ex­pe­rien­cia —di­ce Du­bó y se ríe. Hoy, además de tra­ba­jar en es­ta adap­ta­ción de Manuel Ro­jas en el mar­co de la con­me­mo­ra­ción de los 120 años de su na­ci­mien­to, Du­bó es­tá ha­cien­do tea­tro iti­ne­ran­te jun­to a la ac­triz Re­na­ta Ca­sa­le y pre­pa­ra lo que se­rá su pri­mer lar­go­me­tra­je. Lo es­cri­bió jun­to al do­cu­men­ta­lis­ta Luis Parra, quien lo di­ri­gi­rá. Una his­to­ria de amor, un trián­gu­lo en­tre él, Re­na­ta Ca­sa­le y Daniel Mu­ñoz que ocu­rre en Quin­te­ro. —Es una pe­lí­cu­la que vi­si­ta el Chi­le pro­fun­do, nues­tra me­mo­ria, hay mi­la­gros, ani­mi­tas, án­ge­les, hay mar y tie­rra. Es un pro­yec­to que te­ne­mos ha­ce sie­te años y aho­ra ya es­ta­mos en eta­pa de pre­pro­duc­ción. Te­ne­mos la cer­ti­fi­ca­ción pa­ra em­pe­zar a re­unir los di­ne­ros ne­ce­sa­rios, afi­nan­do de­ta­lles. Te­ne­mos un acuer­do con la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Quin­te­ro y con la Cor­po­ra­ción Cul­tu­ral de la co­mu­na, tam­bién con la Es­cue­la de Ci­ne de Chi­le. La idea es po­der fil­mar el pró­xi­mo año. —¿Y más pro­yec­tos en tea­tro?

— Sí, con Héc­tor No­gue­ra. El año pa­sa­do hi­ci­mos Sue­ño

de una no­che de ve­rano y aho­ra, en el ve­rano, va­mos a ha­cer un es­pec­tácu­lo ca­lle­je­ro acer­ca de Vio­le­ta Parra. Es un tra­ba­jo nue­vo, ma­si­vo, va­mos a tra­ba­jar con un co­ro de ni­ños. Se­rá den­tro de los ho­me­na­jes por el cen­te­na­rio de Vio­le­ta Parra. Ahí tam­bién va­mos a ex­plo­rar lo que es la chi­le­ni­dad. Me gus­ta ese desafío tan lo­co de po­der ex­pli­car quié­nes so­mos, qué nos pa­sa. To­do mi tra­ba­jo siem­pre ha es­ta­do ins­pi­ra­do en eso, así que va­mos a ver qué re­sul­ta.

Du­bó pre­pa­ra lo que se­rá su pri­mer lar­go­me­tra­je, “Ani­mi­ta del agua”. Lo es­cri­bió jun­to al do­cu­men­ta­lis­ta Luis Parra, quien lo di­ri­gi­rá. Una his­to­ria de amor, un trián­gu­lo en­tre él, Re­na­ta Ca­sa­le y Daniel Mu­ñoz que ocu­rre en Quin­te­ro, la ciu­dad don­de cre­ció.

LUIS DU­BÓ Y ETIEN­NE JEAN-MARC PRO­TA­GO­NI­ZAN “PUN­TA DE RIE­LES”, QUE ES­TA­RÁ EN CAR­TE­LE­RA HAS­TA EL 2 DE OC­TU­BRE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.