El mis­te­rio de Ba­che­let

Des­de to­dos la­dos le exi­gen a la pre­si­den­ta que to­me de­ci­sio­nes que ha­gan me­jo­rar la ges­tión de su go­bierno pa­ra que en­mien­de el rum­bo per­di­do. Sin em­bar­go, ella co­lo­ca la pau­sa, sin to­le­rar pre­sio­nes. La man­da­ta­ria, pe­se a to­do, aún man­tie­ne es­pe­ran­za de

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por Víc­tor Hu­go Mo­reno]

[Por Víc­tor Hu­go Mo­reno ]

Mar­tes 13 de sep­tiem­bre. Me­dio­día. Pa­la­cio de La Mo­ne­da. Un gru­po de es­tu­dian­tes se­cun­da­rios ini­cia el re­co­rri­do de uno de los tra­di­cio­na­les tours his­tó­ri­cos en el Pa­tio de los Na­ran­jos de la ca­sa de go­bierno. Los ado­les­cen­tes, lá­pi­ces y cua­der­nos en mano, co­mien­zan a to­mar apun­tes re­gis­tran­do las pri­me­ras im­pre­sio­nes de la vi­si­ta. El guía les ex­pli­ca —an­te una in­quie­tud ex­pues­ta por uno de los alum­nos— qué es­tá ha­cien­do a esa ho­ra la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let: “La pre­si­den­ta, en el mar­co de sus re­for­mas, es­tá aho­ra reuni­da con un gru­po de em­pre­sa­rios pa­ra ver las re­for­mas a las pen­sio­nes que es­tá pre­pa­ran­do el go­bierno”, fue la res­pues­ta del guía. Y es que pe­se a los cues­tio­na­mien­tos pro­ve­nien­tes de va­rios sec­to­res po­lí­ti­cos, la man­da­ta­ria tie­ne de­ci­di­do con­ti­nuar con su plan. Po­co le im­por­tan las pre­sio­nes por un cam­bio de ga­bi­ne­te, y ha in­sis­ti­do en­que ya no le due­le el 15% de apro­ba­ción ob­te­ni­do en la úl­ti­ma en­cues­ta CEP, se­ña­lan sus cer­ca­nos. En cam­bio, Ba­che­let se man­tie­ne en su cáp­su­la re­for­mis­ta, mi­ran­do de le­jos los re­pro­ches de la Nue­va Ma­yo­ría. De he­cho, los pre­si­den­tes de los sie­te par­ti­dos aún es­pe­ran una au­dien­cia, so­li­ci­ta­da ha­ce se­ma­nas con la man­da­ta­ria. Y, al pa­re­cer, de­be­rán se­guir en es­pe­ra, pues aún no es­tá en la agen­da de la man­da­ta­ria re­ci­bir­los. Con­tra vien­to y ma­rea, el úni­co nor­te que man­tie­ne en pie a la man­da­ta­ria es de­jar a mo­do de le­ga­do his­tó­ri­co las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que pro­pu­so al país tras re­gre­sar de Nue­va York en 2013 pa­ra con­ver­tir­se en can­di­da­ta de lo que ella inau­gu­ró co­mo la Nue­va Ma­yo­ría. Sin ma­yor di­se­ño es­tra­té­gi­co ni po­lí­ti­co ni co­mu­ni­ca­cio­nal — co­mo co­men­tan va­rios in­qui­li­nos en Pa­la­cio— ,Ba­che­let es­tá con­ven­ci­da de que cuan­do esas re­for­mas to­quen la puer­ta del ciu­da­dano co­mún su ima­gen y apro­ba­ción su­birán. No a los ni­ve­les de su an­te­rior man­da­to, pe­ro su­birán. Esa con­ti­núa sien­do la es­pe­ran­za de sus ase­so­res más cer­ca­nos. En el go­bierno sa­ben que no se­rá ta­rea fá­cil y exis­te —a es­tas al­tu­ras y a 18 me­ses de una nue­va ce­re­mo­nia de tras­pa­so de la ban­da pre­si­den­cial— un cier­to áni­mo de re­sig­na­ción de que ya no es mu­cho más lo que se pue­de ha­cer pa­ra re­cu­pe­rar el be­ne­plá­ci­to de la opi­nión pú­bli­ca. Ya se to­có fon­do, co­men­ta una fuen­te de Pa­la­cio. La pre­si­den­ta lo sa­be y es­tá ple­na­men­te cons­cien­te de ello, agre­ga, pe­ro, pe­se a ese es­co­llo ella se­gui­rá bus­can­do se­du­cir a la ciu­da­da­nía ba­jo la ló­gi­ca de que los cam­bios y las re­for­mas mo­di­fi­ca­rán la vi­da de los chi­le­nos.

“NO POR NA­DA”

Ana­lis­tas, par­la­men­ta­rios y ase­so­res pre­si­den­cia­les coin­ci­den en que es­te go­bierno ya lle­gó a su fin. El áni­mo en La Mo­ne­da se gra­fi­ca en que al­gu­nos vi­ven el día a día ba­jo la úni­ca mo­ti­va­ción de ter­mi­nar “la pe­ga” lo más dig­na­men­te po­si­ble. Mu­cho se ha­bla de que, en ese am­bien­te, la pre­si­den­ta es­ta­ría ais­la­da ba­jo un es­ta­do de áni­mo de­caí­do. Mien­tras fuen­tes de di­ver­sos mi­nis­te­rios ha­blan de “de­ca­den­cia y des­or­den” que mu­chos atri­bu­yen a la ca­ren­cia de un li­de­raz­go a to­do ni­vel, en el círcu­lo más cer­cano a la je­fa de Es­ta­do ex­pli­can que ella si­gue con­ven­ci­da de que la obra que se es­tá lle­van­do a ca­bo ba­jo su man­da­to pa­sa­rá, en al­gún mo­men­to, a es­cri­bir­se en los li­bros de his­to­ria con otro ca­riz. Y por ello es­tá, con más ener­gía que nun­ca, tra­ba­jan­do sin des­viar su aten­ción pa­ra al­can­zar ese am­bi­cio­so ob­je­ti­vo. Quie­nes la co­no­cen co­men­tan que ella sa­bía muy bien des­de un pri­mer mi­nu­to que las re­for­mas que iba a pro­po­ner se­rían com­ple­jas y di­fí­ci­les de con­cre­tar. Pe­ro al mo­men­to de dar el pa­so ha­cia su se­gun­da aven­tu­ra pre­si­den­cial te­nía una ce­rra­da con­vic­ción: ha­bía que ini­ciar es­te pro­ce­so de cam­bios que nin­gún otro pre­si­den­te de la ex­tin­ta Con­cer­ta­ción ha­bía que­ri­do ha­cer. Y el pro­ce­so no ha si­do fá­cil, con sen­das di­vi­sio­nes al in­te­rior del con­glo­me­ra­do que la eli­gió y con un dis­tan­cia­mien­to ca­da vez ma­yor en­tre los par­ti­dos y ella. Ba­che­let en­tien­de el po­der de una ma­ne­ra cla­ra: ella es la fi­gu­ra pre­si­den­cial, y a esa fi­gu­ra se la res­pe­ta. Por lo mis­mo, no tie­ne por qué re­ci­bir a to­dos los par­ti­dos ca­da vez que se lo pi­dan. In­clu­so más: un fun­cio­na­rio de Pa­la­cio di­ce que mien­tras más le in­sis­ta, me­nos lo ha­rá. Ello, a raíz de la

En me­dio de la fría re­la­ción con los par­ti­dos de la Nue­va Ma­yo­ría, Ba­che­let in­ten­ta ha­cer de su tra­ba­jo una ru­ti­na nor­mal. Se le­van­ta to­dos los días a las 5:30 pa­ra es­tu­diar sus dis­cur­sos y re­vi­sar los in­for­mes de pren­sa que le pre­pa­ra la Se­com. Ella de­ci­de a dón­de va a ir de acuer­do a lo que es­ti­ma son sus prio­ri­da­des.

úl­ti­ma ava­lan­cha de crí­ti­cas ema­na­das des­de la Nue­va Ma­yo­ría y que se re­su­mie­ron en el re­flo­te de los cues­tio­na­mien­tos ha­cia la ma­la ges­tión po­lí­ti­ca de La Mo­ne­da y que desem­bo­ca­ron en que el 23 de agos­to, en el co­mi­té po­lí­ti­co que reúne a los je­fes de par­ti­dos con los mi­nis­tros del área, se le pi­die­ra —por in­ter­me­dio del mi­nis­tro del In­te­rior, Ma­rio Fer­nán­dez— que la je­fa de Es­ta­do los re­ci­bie­ra pa­ra abor­dar los ma­gros re­sul­ta­dos en las en­cues­tas. Des­de Pa­la­cio con­fir­man que ya hu­bo un aná­li­sis res­pec­to a las en­cues­tas, pe­ro que ello que­da al in­te­rior del tra­ba­jo de ca­da mi­nis­te­rio y de la pro­pia Ba­che­let. Y, en ese plano, lo úni­co que que­da por ha­cer es se­guir pro­yec­tan­do el le­ga­do del go­bierno, más allá de lo que la mis­ma Nue­va Ma­yo­ría pien­se. Ba­jo esa ló­gi­ca, en va­rias de sus úl­ti­mas in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas la pre­si­den­ta ha men­cio­na­do una sen­ci­lla pe­ro pro­fun­da fra­se: “No por na­da”. La úl­ti­ma vez fue el lu­nes pa­sa­do en las de­pen­den­cias de la em­pre­sa Cin­tac, en Mai­pú, al inau­gu­rar la ma­yor plan­ta de ener­gía so­lar del país. Allí, an­te em­pre­sa­rios del sec­tor y tra­ba­ja­do­res de la em­pre­sa di­jo: “No por na­da ocu­pa­mos el cuar­to lu­gar a ni­vel mun­dial en el Ran­king de atrac­ti­vo pa­ra in­ver­tir en Ener­gías Re­no­va­bles. No por na­da, el 52% de la ener­gía ad­ju­di­ca­da en la úl­ti­ma li­ci­ta­ción, pro­vie­ne de ener­gías re­no­va­bles”, re­cal­có. La fra­se emi­ti­da pa­ra un te­ma es­pe­cí­fi­co es una reite­ra­ción de ideas que ha in­ten­ta­do plas­mar en los úl­ti­mos me­ses. Ya lle­gó la ho­ra de mos­trar y re­sal­tar los avan­ces, ex­pli­can des­de Pa­la­cio, ha­cien­do oí­dos sor­dos a lo que la gran ma­yo­ría del ofi­cia­lis­mo crí­ti­ca.

SIN MIE­DO A LAS PAU­TAS MA­SI­VAS

En me­dio de la fría re­la­ción con sus par­ti­dos ami­gos, Ba­che­let in­ten­ta ha­cer de su tra­ba­jo una ru­ti­na nor­mal. Se le­van­ta to­dos los días a las 5: 30 AM pa­ra es­tu­diar sus dis­cur­sos y re­vi­sar los in­for­mes de pren­sa que le pre­pa­ra la Se­com. Des­de allí, em­pie­za a coor­di­nar sus ac­ti­vi­da­des, ya sean las pau­tas pú­bli­cas o las au­dien­cias pri­va­das. Ella de­ci­de a dón­de va a ir de acuer­do a lo que es­ti­me son sus prio­ri­da­des. Va­rios cer­ca­nos afir­man que siem­pre es­tá bus­can­do ha­cer pau­tas ciu­da­da­nas pa­ra es­tar cer­ca de la gen­te. Esa cer­ca­nía con la ciu­da­da­nía fue una de las ma­yo­res for­ta­le­zas que la lle­va­ron a ser la pri­me­ra

pre­si­den­ta de Chi­le. En ese es­pa­cio Ba­che­let se sien­te có­mo­da. Es su te­rreno. Y, en es­te se­gun­do man­da­to, pe­se a man­te­ner una ma­yor dis­tan­cia con me­nos es­pa­cio pa­ra de­jar­se ver en pú­bli­co, de igual mo­do bus­ca las opor­tu­ni­da­des pa­ra par­ti­ci­par en pau­tas ma­si­vas, sin mie­do a las pi­fias o los po­si­bles in­sul­tos que pue­dan ema­nar de la gen­te. Es miér­co­les, y mien­tras los pri­me­ros ra­yos de sol se de­jan caer por la Ve­ga Cen­tral, la ac­ti­vi­dad del mer­ca­do capitalino se no­ta in­ten­sa en los días pre­vios a las Fies­tas Pa­trias. Los tra­ba­ja­do­res en me­dio del aje­treo, sa­can­do de los ca­mio­nes ban­de­jas de ver­du­ras y fru­tas mur­mu­ran ba­jo un so­lo so­ni­do que se de­ja es­cu­char por ca­da pa­si­llo del mer­ca­do: “Por ahí an­da la Ba­che­let”. En­tre la mul­ti­tud de ven­de­do­res y clien­tes se le­van­tó un pun­to de pren­sa pa­ra pre­sen­tar un re­ce­ta­rio sa­lu­da­ble. Ba­jo un abul­ta­do con­tin­gen­te de se­gu­ri­dad, al­go ma­yor que de cos­tum­bre, la je­fa de Es­ta­do tra­ta­ba de, por unos mi­nu­tos, des­po­jar­se del ais­la­mien­to, pa­ra co­lo­car­se un de­lan­tal blan­co y pre­pa­rar el clá­si­co mo­te con hue­si­llo, pe­ro sin azú­car pa­ra que cum­plie­se con la con­sig­na de sa­lu­da­ble. Con un sem­blan­te de tran­qui­li­dad y con una son­ri­sa en su ros­tro se dio tiem­po has­ta de can­tar­le el “cum­plea­ños fe­liz” a un lo­ca­ta­rio. Tras ello, co­men­zó a ca­mi­nar por el in­te­rior de la Ve­ga, siem­pre ba­jo la aten­ta y re­ce­lo­sa mi­ra­da de un com­ple­to

staff de guar­dias, tan­to de su es­col­ta per­so­nal co­mo de los pro­pios efec­ti­vos con los que cuen­ta el re­cin­to. Ba­che­let se de­te­nía en ca­da pues­to pa­ra, con su par­ti­cu­lar ges­to de ca­be­za in­cli­na­da, sa­lu­dar a las per­so­nas. Por su­pues­to to­dos que­rían una fo­to, pe­ro sin es­pa­cio pa­ra la sel­fie, pues los mis­mos efec­ti­vos de se­gu­ri­dad to­ma­ban la cá­ma­ra pa­ra plas­mar el mo­men­to. To­do era nor­mal, in­clu­so has­ta en el ros­tro de sus ase­so­res se de­ja­ba es­ca­par un ti­bio, pe­ro re­la­jan­te sem­blan­te de ale­gría, e in­clu­so has­ta de emo­ción. El es­ce­na­rio pa­re­cía una co­pia per­fec­ta de aque­llos nos­tál­gi­cos días de cam­pa­ña, don­de Ba­che­let era in­to­ca­ble. Pa­ra los mo­men­tos ac­tua­les, la es­ce­na de esa ma­ña­na era más bien al­go se­me­jan­te a un re­creo, pues de­vuel­ta ya de­bía abor­dar el au­to pre­si­den­cial pa­ra em­pren­der rum­bo a su lu­gar de tra­ba­jo. En­trar a su ofi­ci­na pre­si­den­cial y con­ti­nuar to­man­do las de­ci­sio­nes con al­go ya más pa­re­ci­do a la so­le­dad.

LA AGEN­DA PRI­VA­DA DE BA­CHE­LET

Ca­da vez que la pre­si­den­ta tie­ne una ba­ja ac­ti­vi­dad en sus pau­tas, el ru­mor de cam­bio de ga­bi­ne­te cre­ce al in­te­rior de la pren­sa de Pa­la­cio. La mis­ma pren­sa que se agru­pa en la “Co­pu­cha” ha­ce tiem­po, en su gran ma­yo­ría, de­jó de cu­brir las pau­tas pre­si­den­cia­les al per­ca­tar­se que po­ca in­for­ma­ción se po­día ex­traer an­te la ne­ga­ti­va de la man­da­ta­ria por con­tes­tar pre­gun­tas. En la pren­sa más po­lí­ti­ca de La Mo­ne­da ya se per­dió el in­te­rés, ex­cep­to cuan­do en su agen­da jus­ta­men­te no hay ac­ti­vi­da­des. ¿En qué es­tá la pre­si­den­ta en esos es­pa­cios ven­ta­nas? El lu­nes, por ejem­plo, la úni­ca ac­ti­vi­dad pro­gra­ma­da fue la de la em­pre­sa Cin­tac. De ahí en ade­lan­te, to­do un mis­te­rio. Por al­gu­nas re­des so­cia­les y des­pa­chos ra­dia­les de me­dio­día se alu­día a lo que sig­ni­fi­ca­ba ese va­cío en la agen­da de la man­da­ta­ria, y se vol­vió a es­pe­cu­lar con un cam­bio de ga­bi­ne­te. Ese día, con­fir­man al­tas fuen­tes con­sul­ta­das, Ba­che­let es­tu­vo abo­ca­da a otra co­sa: pre­pa­rar par­te del via­je que co­men­za­rá es­te 19 de sep­tiem­bre a Es­ta­dos Uni­dos y al pre­su­pues­to. En la pri­me­ra ma­te­ria, la je­fa de Es­ta­do fue in­vi­ta­da por el Ban­co Mun­dial a par­ti­ci­par de un fo­ro so­bre la edu­ca­ción co­mo fuen­te del desa­rro­llo que se lle­va­rá a ca­bo en Was­hing­ton y que con­ta­rá con ex­per­tos de di­ver­sos paí­ses. El for­ma­to del en­cuen­tro es de reunión de tra­ba­jo a puer­ta ce­rra­da, en la cual Ba­che­let de­be­rá ex­po­ner la ex­pe­rien­cia chi­le­na en la re­for­ma edu­ca­cio­nal. Por ello, co­men­tan en la se­de de go­bierno, de­be es­tu­diar y pre­pa­rar­se, pues es un en­cuen­tro com­ple­jo. Pe­ro lo se­gun­do es lo que más ha man­te­ni­do ocu­pa­dos tan­to a la man­da­ta­ria co­mo a gran par­te del ga­bi­ne­te. En las úl­ti­mas dos se­ma­nas las reunio­nes con el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés, y con Fer­nán­dez se han in­ten­si­fi­ca­do, efec­tuán­do­se en­cuen­tros prác­ti­ca­men­te to­dos los días, pues la dis­cu­sión del pre­su­pues­to 2018 se vie­ne muy com­pli­ca­da, ad­vier­ten en el

Gran par­te de los es­fuer­zos de Ba­che­let por in­sis­tir en su es­tra­te­gia de las re­for­mas tu­vo un ba­lón de oxí­geno con la pro­cla­ma­ción an­ti­ci­pa­da de La­gos, quien hi­zo un su­til gui­ño a la man­da­ta­ria al ex­pre­sar —en su de­cla­ra­ción— que se de­bía con­ti­nuar con el pro­ce­so de cam­bios que es­ta­ba vi­vien­do el país.

Eje­cu­ti­vo. Es un año elec­to­ral y to­dos los par­la­men­ta­rios quie­ren do­blar los apor­tes fis­ca­les pa­ra sus re­gio­nes. Un do­lor más de ca­be­za que de­be en­fren­tar La Mo­ne­da en es­ta ten­sa y com­ple­ja re­la­ción con los par­ti­dos. Pe­ro Ba­che­let ya dio un man­da­to: las prio­ri­da­des son se­gu­ri­dad pú­bli­ca, edu­ca­ción y sa­lud. En el Eje­cu­ti­vo cuen­tan que aún es­tá le­jos de que se lo­gre un acuer­do con la Nue­va Ma­yo­ría y eso sí le preo­cu­pa a Ba­che­let.

LOS PRO­BLE­MAS DE RE­LA­TO

Uno más de los tan­tos pro­ble­mas de­tec­ta­dos tan­to por la opo­si­ción co­mo por la mis­ma Nue­va Ma­yo­ría es el de ges­tión. No hay re­la­to, acu­san va­rios pre­si­den­tes de par­ti­do. “El go­bierno tie­ne que me­jo­rar la ges­tión, la coor­di­na­ción po­lí­ti­ca, po­ner una ho­ja de ru­ta que va­ya en sin­to­nía con lo que los chi­le­nos nos es­tán de­man­dan­do”, di­jo el pre­si­den­te del Par­ti­do Ra­di­cal, Er­nes­to Ve­las­co, el lu­nes tras el co­mi­té po­lí­ti­co, en don­de se vol­vió a in­sis­tir en la ne­ce­si­dad de apre­su­rar un ajus­te mi­nis­te­rial. El des­or­den es­truc­tu­ral con el que es­tá ac­tuan­do el go­bierno, creen en el blo­que ofi­cia­lis­ta, pa­sa por­que la pre­si­den­ta ejer­za más li­de­raz­go. Sin em­bar­go, más que so­lu­cio­nes, son com­pli­ca­cio­nes las que apa­re­cen día tras día en Pa­la­cio. Y una de es­tas ocu­rrió es­te mar­tes con la sa­li­da del di­rec­tor se la Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­cio­nes (Se­com) Ger­mán Ber­ger. Su ma­la re­la­ción con el mi­nis­tro Mar­ce­lo Diaz fue la prin­ci­pal ra­zón, pe­ro otra apun­ta a es­te áni­mo de de­sidia o de fin de go­bierno con el que se es­tá tra­ba­jan­do en La Mo­ne­da re­fle­ja­do en la ca­ren­cia de un plan es­tra­té­gi­co. Ber­ger es re­co­no­ci­do por su ca­pa­ci­dad en ma­te­ria au­dio­vi­sual, pe­ro por su po­co do­mi­nio de co­mu­ni­ca­cio­nes es­tra­té­gi­cas y su es­ca­sa sa­pien­cia po­lí­ti­ca. Es­ta ca­ren­cia tu­vo su pun­to cúl­mi­ne tras los re­sul­ta­dos de la CEP. Den­tro del equi­po de co­mu­ni­ca­cio­nes del go­bierno se ex­tra­ñó al­gu­na ges­tión de cri­sis. To­do se­guía igual, ex­pli­ca un fun­cio­na­rio del Eje­cu­ti­vo, sin un rum­bo fi­jo, sal­vo que ha­bía que se­guir ex­pli­can­do de me­jor mo­do el pro­ce­so re­for­mis­ta, si­guien­do la ló­gi­ca ba­che­le­tis­ta del le­ga­do his­tó­ri­co. Ba­che­let de­be­rá to­mar una de­ci­sión en torno a quién li­de­ra­rá el equi­po co­mu­ni­ca­cio­nal pa­ra lo que le res­ta de man­da­to.

Y en es­te plano hay vi­sio­nes en­con­tra­das: hay quie­nes es­ti­man que aún es tiem­po de en­men­dar el rum­bo, mien­tras que otros ya creen que es tar­de pa­ra ha­cer al­go.

CUES­TIÓN DE ES­TI­LO

En me­dio de un am­bien­te ten­so, es­ta se­ma­na, la no­mi­na­ción de Lorena Fries co­mo nue­va sub­se­cre­ta­ria de De­re­chos Hu­ma­nos cau­só más mo­les­tia al in­te­rior de la Nue­va Ma­yo­ría por­que nue­va­men­te sin­tie­ron que en de­ci­sio­nes im­por­tan­tes no eran to­ma­dos en cuen­ta. Los más crí­ti­cos re­sal­tan que el pro­ble­ma es­tá jus­ta­men­te en el her­me­tis­mo con que la man­da­ta­ria to­ma sus de­ci­sio­nes. Esa so­le­dad del po­der es co­men­ta­rio reite­ra­do tan­to en los pa­si­llos del Con­gre­so co­mo en la mis­ma ca­sa pre­si­den­cial. En su en­torno des­mien­ten es­ta teo­ría. Fuen­tes con­sul­ta­das coin­ci­den en que la man­da­ta­ria se ro­dea de po­ca gen­te, pues só­lo con­fía en un pu­ña­do de per­so­nas, pe­ro tam­po­co es pre­sa de un claus­tro per­ma­nen­te. Al me­nos con los mi­nis­tros tie­ne lí­nea abier­ta, y so­bre to­do aho­ra con su je­fe de ga­bi­ne­te: “el Pe­ta”. Ya pa­ra na­die es un mis­te­rio que la co­mu­ni­ca­ción con el an­te­rior ex mi­nis­tro Jor­ge Bur­gosn era nu­la. Aho­ra con Fer­nán­dez la co­sa cam­bió. Con el mi­nis­tro con­ver­san dia­ria­men­te, pues se co­no­cen ha­ce años de los tiem­pos de cuan­do Fer­nán­dez era ase­sor en De­fen­sa y Ba­che­let mi­nis­tra. Com­par­ten los mis­mos có­di­gos y, pe­se a las di­fe­ren­cias re­li­gio­sas y de creen­cias, se adap­tan el uno al otro. Sin em­bar­go, la pre­gun­ta que sur­ge en la Nue­va Ma­yo­ría es has­ta dón­de la voz de Fer­nán­dez es­tá sien­do real­men­te to­ma­da en cuen­ta por la pre­si­den­ta. Eso tam­bién es par­te del mis­te­rio. Otro de los te­mas que to­da­vía aguar­da una de­ci­sión pre­si­den­cial es el cie­rre del Pe­nal Pun­ta Peu­co. El lu­nes en la reunión del co- mi­té po­lí­ti­co se le pi­dió al go­bierno una de­ter­mi­na­ción, sin ob­te­ner una res­pues­ta con­cre­ta por par­te de La Mo­ne­da, que no acla­ró cuá­les son los mo­ti­vos por los que el re­cin­to se man­tie­ne abier­to. La mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Ja­vie­ra Blan­co, fue cla­ra al ex­pli­car que la pa­la­bra fi­nal la tie­ne la pre­si­den­ta. Na­die sa­be exac­ta­men­te qué es lo que pien­sa al res­pec­to y cuál se­rá el fu­tu­ro del con­tro­ver­ti­do re­cin­to car­ce­la­rio.

LA IN­SIS­TEN­CIA DE BA­CHE­LET

Gran par­te de los es­fuer­zos de Ba­che­let por in­sis­tir en su es­tra­te­gia de las re­for­mas tu­vo un ba­lón de oxi­geno con la pro­cla­ma­ción an­ti­ci­pa­da de Ri­car­do La­gos, quien hi­zo un su­til gui­ño a la man­da­ta­ria al ex­pre­sar —en su co­mu­ni­ca­do— que se de­bía con­ti­nuar con el pro­ce­so de cam­bios que es­ta­ba vi­vien­do el país. Ese día la pren­sa de La Mo­ne­da sí se in­tere­só por se­guir a la pre­si­den­ta a sus cua­tro ac­ti­vi­da­des pro­gra­ma­das en bús­que­da de al­gu­na reac­ción. Has­ta que lle­gó. Ba­che­let hi­zo un al­to en el ca­mino y a la en­tra­da del pa­tio de los ca­ño­nes di­jo que “es muy bueno que ha­ya hom­bres se­rios que quie­ran ser can­di­da­tos”. La je­fa de Es­ta­do, con­tra la opo­si­ción de to­dos y des­de su es­cri­to­rio pre­si­den­cial, no es­ca­ti­ma­rá es­fuer­zos en su afán re­for­mis­ta. Es lo úni­co que le que­da. El res­to ya pa­só o pue­de es­pe­rar. Pue­de que­dar en pau­sa. Así, Ba­che­let en al­gu­nas de sus úl­ti­mas in­ter­ven­cio­nes ha emi­ti­do ideas co­mo: “Es muy emo­cio­nan­te ver có­mo los be­ne­fi­cios de los pro­gra­mas que es­ta­mos lle­van­do ade­lan­te en el Go­bierno pue­den cam­biar­les la vi­da a los ni­ños (26 de ju­lio); “Es­ta­mos re­sol­vien­do ne­ce­si­da­des de sa­lud que por lar­go tiem­po es­ta­ban pen­dien­tes (2 de sep­tiem­bre). Son só­lo al­gu­nos ejem­plos. Tam­bién in­ten­ta­rá tra­ba­jar una agen­da re­no­va­da en sus sa­li­das a re­gio­nes, en don­de se re­for­za­rán los co­mi­tés eco­nó­mi­cos, con el fin de abor­dar pro­gra­mas de in­ver­sio­nes. To­do pa­re­ce un úl­ti­mo es­fuer­zo, en me­dio de la es­pe­ra de gran par­te del mun­do po­lí­ti­co pa­ra que to­me de­ci­sio­nes im­por­tan­tes que ha­gan cam­biar el rum­bo a lo que le que­da de go­bierno. La pre­si­den­ta man­tie­ne esa sen­sa­ción de sus­pen­so. Ma­ne­ja sus tiem­pos y no to­le­ra im­po­si­cio­nes. Pa­ra mu­chos se es­tá que­dan­do so­la y sin ideas re­no­va­do­ras que la man­tie­nen es­tan­ca­da en su ac­tuar sin ca­pa­ci­dad de reac­ción; pe­ro pa­ra ella to­do gi­ra en torno a una re­la­ti­va nor­ma­li­dad en­fo­ca­da en su le­ga­do y re­co­no­ci­mien­to a lar­go pla­zo, y con la con­vic­ción de que los cam­bios que pro­pu­so, mal o bien he­chos, eran ne­ce­sa­rios. Pa­ra la pre­si­den­ta ca­da día de tra­ba­jo si­gue sien­do un día nor­mal.

Con el mi­nis­tro del In­te­rior, Ma­rio Fer­nán­dez, Ba­che­let con­ver­sa dia­ria­men­te, pues se co­no­cen de los tiem­pos de cuan­do “el Pe­ta” era ase­sor en De­fen­sa y Ba­che­let, mi­nis­tra. Com­par­ten los mis­mos có­di­gos y, pe­se a di­fe­ren­cias re­li­gio­sas y de creen­cias, se adap­tan el uno al otro.

PRE­SI­DEN­TA RE­CI­BE A RE­PRE­SEN­TAN­TES DE UNAPYME, CONUPYA Y PRO PY­ME EN EL MAR­CO DEL ACUER­DO NA­CIO­NAL POR LAS PEN­SIO­NES.

BA­CHE­LET COM­PAR­TIÓ CON VEN­DE­DO­RES DE LA VE­GA CEN­TRAL EN LA PRE­SEN­TA­CIÓN DELRECETARIO SA­LU­DA­BLE PA­RA FIES­TAS PA­TRIAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.