5 ideas pa­ra gas­tar el tiem­po li­bre

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por Die­go Zú­ñi­ga ]

Pa­blo Es­co­bar es­tá ti­ra­do en el pas­to jun­to a sus dos hi­jos, abra­za­dos, mi­ran­do el cie­lo, las nu­bes; les di­ce que mi­ren las nu­bes, las fi­gu­ras que se for­man allá arri­ba. Es una ima­gen be­lla y sen­ci­lla, que só­lo du­ra unos se­gun­dos por­que lue­go apa­re­ce uno de los hom­bres que cui­dan a Es­co­bar y le di­ce que vol­vió a Co­lom­bia el ge­ne­ral Ca­rri­llo, el mis­mo que ase­si­nó a su pri­mo y so­cio, Gus­ta­vo Ga­vi­ria. La vi­da del lí­der del Car­tel de Me­de­llín que nos mues­tra Nar­cos, la se­rie de Net­flix que aca­ba de es­tre­nar su se­gun­da tem­po­ra­da, es siem­pre así: la fe­li­ci­dad no du­ra más que un par de mi­nu­tos, no pue­de du­rar más, por más que in­ten­te bus­car una co­ti­dia­ni­dad en me­dio de to­dos los muer­tos que va de­jan­do es­ta gue­rra que se desata en­tre los hom­bres de Es­co­bar y la po­li­cía co­lom­bia­na. Si en la pri­me­ra tem­po­ra­da des­cu­bría­mos có­mo Pa­blo Es­co­bar se con­vir­tió en una bes­tia po­de­ro­sa y se es­ca­pa­ba, en el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo, de la cár­cel; en la se­gun­da ve­mos más bien su caí­da, los in­ten­tos por re­cons­ti­tuir el Car­tel de Me­de­llín y có­mo to­dos sus enemi­gos — el Car­tel de Ca­li, la po­li­cía, la DEA— se iban a unir, de una u otra for­ma, pa­ra aca­bar con él. Lo que ve­mos aho­ra, en­ton­ces, es la caí­da de un per­so­na­je des­co­mu­nal, in­ter­pre­ta­do por un im­pre­sio­nan­te Wag­ner Mou­ra, que con su acento tan ex­tra­ño y úni­co le ter­mi­nó dan­do un es­ti­lo par­ti­cu­lar a Es­co­bar. Es cier­to, qui­zá al prin­ci­pio po­día ha­cer rui­do ese de­ta­lle, pe­ro fi­nal­men­te aque­lla len­gua pri­va­da en la que ha­bla Es­co­bar ter­mi­na sien­do uno de los ma­yo­res acier­tos, pues ge­ne­ra ex­tra­ñe­za y dis­tan­cia en un per­so­na­je que re­sul­ta tan abo­rre­ci­ble co­mo fas­ci­nan­te, y que ob­ser­va­mos en es­tos 10 ca­pí­tu­los có­mo va de­te­rio­rán­do­se len­ta­men­te, có­mo va que­dán­do­se so­lo, aun­que a ra­tos pa­re­ce ser in­mor­tal. Nar­cos em­pe­za­ba de ma­ne­ra al­go du­bi­ta­ti­va, so­bre to­do por­que la voz del narrador, el agen­te de la DEA Ste­ve Murphy, se vol­vía in­so­por­ta­ble a ra­tos, con un tono de su­pe­rio­ri­dad y pa­ter­na­lis­mo yan­qui que iba a te­ñir, en par­te, to­da la se­rie. Sin em­bar­go, po­co a po­co esa voz en off iba a ir des­apa­re­cien­do pa­ra dar­le ma­yor re­le­van­cia a las imá­ge­nes y a las es­ce­nas de ac­ción, dos de las ma­yo­res cua­li­da­des de es­ta pro­duc­ción de Net­flix, que se­rían ex­plo­ta­das so­bre to­do en es­ta se­gun­da tem­po­ra­da, vol­vién­do­la en mu­chos sen­ti­dos adic­ti­va y fas­ci­nan­te: Pa­blo Es­co­bar es­ca­pan­do una y otra vez de la po­li­cía, de la DEA, de Los Pe­pes ( Per­se­gui­dos por Pa­blo Es­co­bar); per­se­cu­cio­nes me­mo­ra­bles y per­so­na­jes se­cun­da­rios que van cre­cien­do ca­pí­tu­lo a ca­pí­tu­lo has­ta lle­gar a un fi­nal que es­tá a la al­tu­ra de la se­rie, que ya anun­ció dos tem­po­ra­das más. Es cier­to: Nar­cos tie­ne mu­chas de­bi­li­da­des — so­bre to­do si ha­ce­mos una lec­tu­ra po­lí­ti­ca o ana­li­za­mos có­mo tra­ba­jan la es­pec­ta­cu­la­ri­dad de la vio­len­cia —, pe­ro es in­ne­ga­ble que co­mo se­rie de ac­ción fun­cio­na muy bien. No es una pe­que­ña obra maes­tra co­mo The Night Of — una de las se­ries más im­pre­sio­nan­tes de es­te 2016—, pe­ro sí uno de los pun­tos al­tos de es­ta tem­po­ra­da.

“Nar­cos”, en Net­flix.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.