El úl­ti­mo vue­lo de Tomp­kins

Las úl­ti­mas ho­ras de Dou­glas Tomp­kins an­tes de su muer­te, su rol en la cam­pa­ña con­tra Hi­droAy­sén y có­mo ven­ció la des­con­fian­za de po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios son al­gu­nos de los te­mas que abor­da la re­edi­ción de Tomp­kins. El mi­llo­na­rio ver­de (Pe­rio­dis­mo UDP-Cat

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por An­drés Azó­car ]

[ Por An­drés Azó­car ]

Una car­pa blan­ca y cin­cuen­ta si­llas lu­cían per­fec­ta­men­te dis­pues­tas en el pa­tio de la Ca­sa Kus­chel en Puer­to Va­ras. La re­si­den­cia, unas de las pri­me­ras ad­qui­si­cio­nes de Dou­glas Tomp­kins en Chi­le, que des­de 1994 ha si­do se­de de la Fun­da­ción Pu­ma­lín, es­pe­ra­ba la lle­ga­da de los in­vi­ta­dos pa­ra des­pe­dir­lo. Dos días an­tes, un ac­ci­den­te en el la­go Ge­ne­ral Ca­rre­ra, en Ay­sén, le ha­bía qui­ta­do la vi­da a los 72 años. No ha­bía flo­res y só­lo unos po­cos lu­cían lu­to for­mal. El am­bien­te no era de re­co­gi­mien­to, pe­ro sí de so­lem­ni­dad. Po­cas lá­gri­mas evi­den­tes, sí mu­cha paz. Sin que­rer­lo, to­dos se­guían una suer­te de pro­to­co­lo que al fun­da­dor del ma­jes­tuo­so Par­que Pu­ma­lín pro­ba­ble­men­te le hu­bie­se gus­ta­do pa­ra su fu­ne­ral: ami­gos, re­cuer­dos y una conversación en torno a al­go que él con­si­de­ra­ba im­por­tan­te: su le­ga­do. “Vi­sio­na­rio” fue la pa­la­bra que más se es­cu­chó esa ma­ña­na. Tomp­kins co­men­za­ba a to­mar otra for­ma tras su muer­te. El le­ga­do por pri­me­ra vez lo­gra­ba fu­sio­nar­se con su crea­dor. Pa­re­cía que su obra ad­qui­ría fuer­za en un país que du­ran­te mu­cho tiem­po lo vio só­lo co­mo un ex­tran­je­ro ca­pri­cho­so y sos­pe­cho­so. Esa sen­sa­ción de gran­de­za era la que do­mi­na­ba esa ma­ña­na en Puer­to Va­ras. Del ac­ci­den­te po­cos ha­bla­ban; pa­re­cía ca­si una anéc­do­ta re­fe­ri­da a un hom­bre que ha­bía de­ci­di­do des­de muy jo­ven desafiar a la muer­te. El ataúd de aler­ce des­can­sa­ba jun­to a uno de los ven­ta­na­les de la her­mo­sa man­sión de es­ti­lo ecléc­ti­co, de­cla­ra­da Mo­nu­men­to Na­cio­nal en 1992. Al­gu­nas de las más de cien per­so­nas que lle­ga­ron a la ce­re­mo­nia se acer­ca­ban al fé­re­tro a mi­rar­lo, a des­pe­dir­se. La mu­jer de Tomp­kins, su com­pa­ñe­ra por más de vein­te años, Kris­ti­ne Mc Di­vitt, Birdy co­mo él la lla­ma­ba, se pa­sea­ba por el lu­gar sa­lu­dan­do y res­pon­dien­do a las mues­tras de afec­to de los in­vi­ta­dos. In­ten­ta­ba man­te­ner­se fir­me, pe­ro en ese mo­men­to to­do le era una ta­rea di­fí­cil, en es­pe­cial la pers­pec­ti­va de la so­le­dad, a la que ella re­co­no­cía te­mer.

La di­ver­si­dad de orí­ge­nes y ocu­pa­cio­nes de los in­vi­ta­dos era el re­fle­jo de lo que el hom­bre ha­bía cons­trui­do en Chi­le, Es­ta­dos Uni­dos y Ar­gen­ti­na. Es­ta­ban Ce­ci­lia Mo­rel, la mu­jer del ex­pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra, y una her­ma­na de es­te, Mag­da­le­na, además de Ber­nar­do Mat­te, her­mano de Elio­do­ro, de Em­pre­sas CMPC. Asis­tie­ron tam­bién los se­na­do­res de iz­quier­da Juan Pa­blo Le­te­lier, Ale­jan­dro Na­va­rro y Al­fon­so de Urresti, los tres par­la­men­ta­rios más cer­ca­nos al em­pre­sa­rio, am­bien­ta­lis­ta y fi­lán­tro­po ave­cin­da­do en el país. Por su­pues­to, allí es­ta­ban tam­bién, pa­ra re­cor­dar y pa­ra des­pe­dir­se, los cin­co so­bre­vi­vien­tes del ac­ci­den­te en el la­go Ge­ne­ral Ca­rre­ra. El me­jor ami­go de Tomp­kins, Yvon Choui­nard, am­bien­ta­lis­ta y em­pre­sa­rio, fun­da­dor de la com­pa­ñía Pa­ta­go­nia, uno de los me­jo­res mon­ta­ñis­tas en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos, era quien me­nos di­si­mu­la­ba su tris­te­za. Se co­no­cían des­de ha­cía más de cin­cuen­ta años. Se ha­bían he­cho ami­gos es­ca­lan­do mon­ta­ñas cuan­do eran muy jó­ve­nes y muy irres­pon­sa­bles a la ho­ra de desafiar a la na­tu­ra­le­za. A Chi­le vol­vie­ron mu­chas ve­ces. Pa­ra ellos pla­ni­fi­car al­gu­na tra­ve­sía era man­te­ner­se vi­vos. Así, a me­dia­dos de 2015 em­pe­za­ron a afi­nar la idea de una se­ma­na de ka­ya­king y trek­king por el la­go Ge­ne­ral Ca­rre­ra. El iti­ne­ra­rio, to­man­do en cuen­ta los 77 años de Choui­nard y los 72 de Tomp­kins, com­pren­día cin­co días de na­ve­ga­ción cer­ca de las ri­be­ras del la­go, con sus co­rres­pon­dien­tes no­ches de acam­pa­da en la ori­lla. Na­da que les qui­ta­ra el sue­ño a de­por­tis­tas de su ca­te­go­ría. A los dos ami­gos se su­ma­ron el guía de raf­ting Jib Elli­son(54), due­ño de BluSk­ye, una con­sul­to­ra or­ga­ni­za­cio­nal de San Fran­cis­co; Wes­ton Bo- yles (29), fun­da­dor y di­rec­tor ge­ne­ral de la ONG Ríos to Ri­vers, hi­jo de un gran ami­go de Tomp­kins; Rick Rid­ge­way (66), co­no­ci­do mon­ta­ñis­ta y je­fe de ini­cia­ti­vas am­bien­ta­les de Pa­ta­go­nia, y el me­xi­cano na­cio­na­li­za­do es­ta­dou­ni­den­se Lo­ren­zo Ál­va­rez (49), due­ño de una em­pre­sa de ex­pe­di­cio­nes y an­ti­guo miem­bro del equi­po de ka­ya­king de Es­ta­dos Uni­dos. Un gru­po muy pre­pa­ra­do que no de­bía es­pe­rar nin­gún so­bre­sal­to. De he­cho, días an­tes del ac­ci­den­te, Boy­les, un ka­ya­kis­ta ex­cep­cio­nal, ha­bía es­tu­dia­do el re­co­rri­do y lo ha­bía con­ver­sa­do con lu­jo de de­ta­lles con el crea­dor del Par­que Pu­ma­lín. El sá­ba­do 5 de di­ciem­bre de 2015, los ex­pe­di­cio­na­rios de­ja­ron el Te­rra Lu­na Lodge, en Chi­le Chi­co, pa­ra co­men­zar la tra­ve­sía. Es­ta su­ma­ba 90 ki­ló­me­tros cir­cun­dan­do la ri­be­ra oes­te del la­go, el se­gun­do más gran­de de Su­da­mé­ri­ca. Los cin­co días de ex­pe­di­ción, con su pun­to de par­ti­da en Puer­to Sán­chez y de lle­ga­da en Puer­to Ibá­ñez, in­cluían lar­gas ca­mi­na­tas por las fal­das de los An­des. Los pri­me­ros dos días avan­za­ron se­gún el cro­no­gra­ma, con buen tiem­po. Uno de los ka­yaks te­nía el ti­món ave­ria­do, pe­ro en aguas tran­qui­las eso no re­pre­sen­ta­ba un pro­ble­ma ma­yor. Al ter­cer día nue­va­men­te los des­per­tó un día so­lea­do y con las aguas ape­nas en mo­vi­mien­to. Rick Rid­ge­way com­par­tió un ka­yak do­ble con Tomp­kins, y Choui­nard lo hi­zo con Boy­les. Elli­son y Ál­va­rez iban en em­bar­ca­cio­nes in­di­vi­dua­les. Ha­bían de­ci­di­do usar ka­yaks de mar, que tie­nen ti­mo­nes a pe­da­les, más lar­gos y am­plios y por lo tan­to más es­ta­bles que los que sue­len usar­se en la­gos. La ma­ña­na de ese mar­tes 8 de di­ciem­bre ape­nas co­rría vien­to en el la­go, y la na­ve­ga­ción co­me­zó sin so­bre­sal­tos. Sin em­bar­go, a las 10.30, mien­tras re­ma­ban por una pe­que­ña pe­nín­su­la, rá­pi­da­men­te el vien­to co­men­zó a le­van­tar­se. Los ami­gos no al­can­za­ron a bus­car re­fu­gio. En diez mi­nu­tos el la­go se con­vir­tió en un in­fierno de olas gi­gan­tes­cas y co­rrien­tes po­de­ro­sas, y só­lo a du­ras pe­nas Choui­nard, Boy­les, Elli­son y Ál­va­rez con­si­guie­ron acer­car­se a la ori­lla y pro­te­ger­se un po­co del ven­da­val. Pe­ro el ti­món del ka­yak de Tomp­kins y Rid­ge­way fa­lló por com­ple­to. El vien­to los fue em­pu­jan­do ha­cia el cen­tro del la­go. Las olas eran más gran­des y, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en el mar, con­ti­nuas. No da­ban res­pi­ro. Los seis se vie­ron dis­per­sos y así po­co po­dían ha­cer pa­ra ayu­dar­se. Por unos mi­nu­tos, que se les hi­cie­ron eter­nos, la em­bar­ca­ción de Tomp­kins lu­chó por no vol­car­se. Él li­de­ra­ba las ma­nio­bras, pe­ro ni si­quie­ra su vas­ta ex­pe­rien­cia de­por­ti­va fue su­fi­cien­te. Una ola enor­me los dio vuel­ta. “Nos di­mos cuen­ta de que te­nía­mos trein­ta mi­nu­tos, tal vez un po­co más, pa­ra so­bre­vi­vir”, es­cri­bió Rid­ge­way a Na­tio­nal Geo­grap­hic.

En diez mi­nu­tos el la­go se con­vir­tió en un in­fierno de olas gi­gan­tes­cas y co­rrien­tes po­de­ro­sas, y só­lo a du­ras pe­nas Choui­nard, Boy­les, Elli­son y Ál­va­rez con­si­guie­ron acer­car­se a la ori­lla y pro­te­ger­se un po­co del ven­da­val. Pe­ro el ti­món del ka­yak de Tomp­kins y Rid­ge­way fa­lló por com­ple­to.

El res­to del gru­po no al­can­za­ba a ver qué su­ce­día con sus com­pa­ñe­ros. Sa­bían que al­go ha­bía pa­sa­do; de lo con­tra­rio, ti­pos con la ex­pe­rien­cia de Rid­ge­way y Tomp­kins ya ha­brían al­can­za­do la ori­lla. Boy­les, el más jo­ven del con­jun­to, to­mó un ka­yak y se lan­zó al la­go. Elli­son lla­mó a la Fun­da­ción Pu­ma­lín, pe­ro co­mo era día fes­ti­vo — el 8 de di­ciem­bre es el día de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción de la Vir­gen — na­die aten­dió. Lue­go con­tac­tó al pi­lo­to pri­va­do de Tomp­kins, Ro­dri­go No­rie­ga, pa­ra aler­tar­lo de la gra­ve­dad del in­ci­den­te, y en­se­gui­da, jun­to a Ál­va­rez, vol­vió al la­go. Mien­tras tan­to, Tomp­kins y Rid­ge­way ha­bían de­ci­di­do na­dar ha­cia la ori­lla y sol­tar el ka­yak, que se­guía aden­trán­do­se ha­cia el cen­tro del la­go. Tomp­kins iba ves­ti­do con pan­ta­lo­nes de al­go­dón, ca­mi­sa, un sué­ter li­ge­ro y una cha­que­ta de llu­via, na­da que lo pro­te­gie­ra de las frías aguas de un la­go de ti­po gla­cial. Pron­to el frío co­men­zó a ha­cer efec­to y la lu­cha por man­te­ner­se cons­cien­tes se hi­zo más di­fí­cil. Tomp­kins es­ta­ba más en­te­ro que su ami­go, pe­ro la tem­pe­ra­tu­ra del agua, de só­lo 4 gra­dos Cel­sius, ha­cía im­po­si­ble re­sis­tir mu­cho más. Sur­can­do el la­go, Ál­va­rez y Elli­son ubi­ca­ron a los náu­fra­gos y a los po­cos mi­nu­tos te­nían a Rid­ge­way aga­rra­do de la cuer­da de la po­pa del ka­yak. Mien­tras, Boy­les al­can­zó a Tomp­kins, pe­ro des­de el co­mien­zo el se­gun­do res­ca­te fue más com­ple­jo. A pe­sar de su ha­bi­li­dad con el ka­yak y su fuer­za, al jo­ven le fue im­po­si­ble su­bir a la em­bar­ca­ción. Des­pués de mu­chos in­ten­tos in­fruc­tuo­sos, además per­dió un re­mo, lo que ha­cía la ta­rea de vol­ver aun más com­ple­ja, po­nien­do en ries­go su pro­pia su­per­vi­ven­cia. Además de so­por­tar vien­tos de 80 ki­ló­me­tros y olas de cua­tro me­tros des­es­ta­bi­li­zán­do­lo, es­ta­ba so­lo en el res­ca­te. Tomp­kins, con las po­cas ener­gías que le que­da­ban, in­ten­ta­ba dar­le con­se­jos des­de el agua. Pe­ro des­pués de unos mi­nu­tos el frío lo de­rro­tó y per­dió el co­no­ci­mien­to. Boy­les de­bió to­mar­lo de un bra­zo pa­ra que no se aho­ga­ra;las olas no de­ja­ban de gol­pear­lo has­ta ca­si vol­car el ka­yak. A las once de la ma­ña­na, el pi­lo­to de Tomp­kins lla­mó al Te­rra Lu­na Lodge aler­tan­do del ac­ci­den­te. In­me­dia­ta­men­te el he­li­cóp­te­ro del ho­tel des­pe­gó en au­xi­lio de los seis ex­tran­je­ros. Ca­si a la mis­ma ho­ra, la Ca­pi­ta­nía de Puer­to La­go Ge­ne­ral Ca­rre­ra re­ci­bió un lla­ma­do des­de Puer­to Va­ras avi­san­do de la si­tua­ción. La pa­tru­lle­ra marítima PM- 2050 de la Ar­ma­da zar­pó en su ayu­da. El he­li­cóp­te­ro lle­gó an­tes y ubi­có al gru­po en la pla­ya. Rá­pi­da­men­te le in­for­ma­ron al pi­lo­to y al due­ño del lodge, que se ha­bía su­ma­do al res­ca­te, que na­da sa­bían de Boy­les y de Tomp­kins. To­dos te­mie­ron lo peor. Des­pués de unos mi­nu­tos el he­li­cóp­te­ro los di­vi­só. El em­pre­sa­rio ya lle­va­ba más de cin­cuen­ta mi­nu­tos en el agua, su cuer­po ha­bía per­di­do mu­cho del ca­lor vi­tal. La ae­ro­na­ve se dis­pu­so a in­ten­tar el res­ca­te pe­ro se die­ron cuen­ta de que no con­ta­ban con un ca­bres­tan­te pa­ra su­bir a Tomp­kins a la na­ve. El úni­co ca­mino era lan­zar una cuer­da pa­ra que Boy­les la ama­rra­se al ka­yak y así arras­trar­los has­ta la ori­lla; una ope­ra­ción muy arries­ga­da, pues la cuer­da era cor­ta y la na­ve ca­si to­ca­ba las olas con sus pa­ti­nes de ate­rri­za­je. To­dos te­nían cla­ro que era una so­lu­ción muy len­ta da­do el es­ta­do del em­pre­sa­rio, que se­guía per­dien­do ca­lor, pe­ro no ha­bía otra op­ción. A los po­cos mi­nu­tos el ka­yak de Boy­les se vol­teó y Tomp­kins que­dó a la de­ri­va. Des­de el he­li­cóp­te­ro lan­za­ron un flo­ta­dor a Boy­les y es­te na­dó has­ta al­can­zar a su com­pa­ñe­ro, a quien pu­so de es­pal­das so­bre su pe­cho. “Hi­zo un es­fuer­zo so­bre­hu­mano, po­nien­do su pro­pia vi­da en pe­li­gro”, es­cri­bió Rid­ge­way. Fi­nal­men­te, des­pués de ca­si dos ho­ras en el agua, lle­ga­ron a la ori­lla. Boy­les fue res­ca­ta­do con ayu­da de sus com­pa­ñe­ros. Es­ta­ba dé­bil y he­la­do; lo en­vol­vie­ron en man­tas pa­ra que re­cu­pe­ra­se ca­lor. Tomp­kins es­ta­ba vi­vo pe­ro en es­ta­do crí­ti­co. El he­li­cóp­te­ro lo lle­vó al hos­pi­tal de Chi­le Chi­co, só­lo lo acom­pa­ñó Elli­son. La bar­ca­za de la Ar­ma­da re­co­gió al res­to de los ami­gos y los lle­vó al mis­mo des­tino. Nin­guno co­rría pe­li­gro. En el via­je, ape­nas ha­bla­ron; só­lo res­pon­dían a las pre­gun­tas de la tri­pu­la­ción. Choui­nard ni eso. Ape­nas pu­do pro­nun­ciar pa­la­bra. El di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Fun­da­ción Pu­ma­lín, Her­nán Mla­di­nic, hi­zo de maes­tro de ce­re­mo­nias ese día en la

Ca­sa Kus­chel, do­mi­na­do más por la me­lan­co­lía que la tris­te­za. Fue él quien dio la pa­la­bra a to­dos quie­nes que­rían des­pe­dir­se. Y con Choui­nard fue de los pri­me­ros en ha­blar. Es­ta­ba gol­pea­do, pe­ro qui­so re­fle­jar en sus pa­la­bras lo que creía que él y su ami­go re­pre­sen­ta­ban: amis­tad, aven­tu­ra y só­li­dos prin­ci­pios. “Com­par­tía­mos una vi­sión de mun­do”, di­jo.

Birdy se man­tu­vo siem­pre en­te­ra y so­lem­ne. Emo­cio­na­da pe­ro muy fir­me, de­di­có sus pa­la­bras a ho­me­na­jear a quien fue­ra su ma­ri­do des­de 1993. Jun­tos ha­bían ele­gi­do no só­lo ser com­pa­ñe­ros, sino “un par”. Sin de­jar de men­cio­nar los fre­cuen­tes cho­ques que te­nían, da­da la fuer­te per­so­na­li­dad de am­bos, “Kris ha­bló en es­pa­ñol de su amor sin lí­mi­tes por Doug, su amor por la na­tu­ra­le­za y su pro­fun­do com­pro­mi­so por la pro­tec­ción de la vi­da sil­ves­tre”, es­cri­bi­ría más tar­de Rick Rid­ge­way. Ella re­co­no­ció que no po­día ima­gi­nar­se la vi­da sin Dou­glas. Se en­con­tra­ba en la an­ti­gua ha­cien­da Cha­ca­bu­co, fu­tu­ro Par­que Na­cio­nal Pa­ta­go­nia, cuan­do re­ci­bió el pri­mer lla­ma­do a su te­lé­fono sa­te­li­tal ese mar­tes 8 de di­ciem­bre. Era Ro­dri­go No­rie­ga, el pi­lo­to del ma­tri­mo­nio, y te­nía no­ti­cias trá­gi­cas: Rick Rid­ge­way es­ta­ba ca­si agó­ni­co y Wes­ton Boy­les y Tomp­kins ha­bían es­ta­do mu­chas ho­ras en el agua. Des­pués de col­gar, Kris se subió a su ca­mio­ne­ta y par­tió rum­bo al hos­pi­tal de Coy­hai­que. Sa­bía que la vi­da de su ma­ri­do pe­li­gra­ba y que­ría al me­nos po­der des­pe­dir­se de él. La mis­ma no­ti­cia ha­bía re­ci­bi­do Her­nán Mla­di­nic, quien se en­con­tra­ba en el ae­ro­puer­to de Bal­ma­ce­da. Aún con­fun­di­do por la in­for­ma­ción, que le lle­ga­ba frag­men­ta­da, re­ci­bió el lla­ma­do del mi­nis­tro del In­te­rior. Ya no ha­bía du­das de la gra­ve­dad del ac­ci­den­te. Cuan­do lle­gó al hos­pi­tal, el mé­di­co le di­jo que Tomp­kins ha­bía si­do in­gre­sa­do “con una tem­pe­ra­tu­ra in­com­pa­ti­ble con la vi­da”. Mla­di­nic de­ci­dió en­trar al pa­be­llón don­de se in­ten­ta­ba ele­var la tem­pe­ra­tu­ra y re­ani­mar al eco­lo­gis­ta. Pe­ro el es­ce­na­rio se­ría irre­ver­si­ble. Du­ran­te las cin­co ho­ras que de­bió ma­ne­jar Kris­ti­ne Mc Di­vitt pa­ra lle­gar al hos­pi­tal, Mla­di­nic la man­tu­vo in­for­ma­da, y cuan­do su­po que el desen­la­ce era in­mi­nen­te la lla­mó y pu­so su ce­lu­lar en la ore­ja de Tomp­kins pa­ra que ella pu­die­ra des­pe­dir­se. A pe­sar de los es­fuer­zos de los mé­di­cos pa­ra man­te­ner­lo con vi­da, Tomp­kins fue de­cla­ra­do muer­to a las seis de la tar­de del mar­tes 8 de di­ciem­bre de 2015. Co­mo si to­dos los asis­ten­tes se hu­bie­sen pues­to de acuer­do, los dis­cur­sos se lle­na­ron de anéc­do­tas que re­cons­truían la vi­da del mi­llo­na­rio con­ser­va­cio­nis­ta de Es­ta­dos Uni­dos y de Chi­le. Pe­que­ñas pie­zas que al jun- tar­se cons­truían la si­lue­ta de un hom­bre con ma­ti­ces, com­ple­jo, en­si­mis­ma­do, obs­ti­na­do, vi­sio­na­rio. Cuan­do los dis­cur­sos ter­mi­na­ron, el eco­lo­gis­ta Juan Pa­blo Ore­lla­na, uno de los más ac­ti­vos miem­bros de Pa­ta­go­nia Sin Re­pre­sas, y muy cer­cano a Tomp­kins des­de su dispu­ta con­tra la cen­tral hi­dro­eléc­tri­ca Ral­co en Al­to Bio­bío, to­mó una gui­ta­rra y can­tó “We Shall Over­co­me” ( Ven­ce­re­mos), la fa­mo­sa can­ción de pro­tes­ta que po­pu­la­ri­za­ra el can­tan­te country Pe­te See­ger en los años se­ten­ta. Al­gu­nos de los tra­ba­ja­do­res de Tomp­kins y de los in­vi­ta­dos lo acom­pa­ña­ron en el can­to. Des­pués de una ho­ra y me­dia, la ce­re­mo­nia lle­ga­ba a su fin. Fue­ron tres días de ve­la­to­rio. Los ex­tran­je­ros y al­gu­nos in­vi­ta­dos na­cio­na­les se que­da­ron en la Ca­sa Kus­chel. Lue­go, el cuer­po se­ría tras­la­da­do a la ha­cien­da Cha­ca­bu­co, don­de re­ci­bi­ría se­pul­tu­ra. Dos ae­ro­na­ves es­pe­ra­ban al gru­po. Una avio­ne­ta co­mer­cial y un Cess­na Ca­ra­van pro­pie­dad del em­pre­sa­rio Ni­co­lás Ibá­ñez. En ese avión no só­lo iba Ibá­ñez sino tam­bién los ami­gos es­ta­dou­ni­den­ses de Tomp­kins, su mu­jer y Her­nán Mla­di­nic. “Fue un es­pec­ta­cu­lar úl­ti­mo vue­lo de Doug”, di­jo Rid­ge­way. En la ha­cien­da lo es­pe­ra­ban sus dos hi­jas, Quincy y Sum­mer. La ce­re­mo­nia fue muy emo­ti­va. Nue­va­men­te ha­bla­ron sus ami­gos y cer­ca­nos. Los pre­sen­tes arro­ja­ron un pu­ña­do de tie­rra so­bre la tum­ba a mo­do de des­pe­di­da. Uno de ellos, una di­ri­gen­te de Co­chra­ne, subió a la pa­red de ro­ca que ro­dea el ce­men­te­rio, le­van­tó el pu­ño y gri­tó: “¡Pa­ta­go­nia sin re­pre­sas!”. To­dos se die­ron la vuel­ta y res­pon­die­ron a vi­va voz: “¡Pa­ta­go­nia sin re­pre­sas!

En su ve­lo­rio es­ta­ban Ce­ci­lia Mo­rel, Ber­nar­do Mat­te, los se­na­do­res de iz­quier­da Juan Pa­blo Le­te­lier, Ale­jan­dro Na­va­rro y Al­fon­so de Urresti, los tres par­la­men­ta­rios más cer­ca­nos al em­pre­sa­rio, am­bien­ta­lis­ta y fi­lán­tro­po ave­cin­da­do en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.