Hi­llary y el vi­rus de la des­con­fian­za

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Se­bas­tián Ri­vas]

LA CAN­DI­DA­TA DE­MÓ­CRA­TA VI­VIÓ ES­TA SE­MA­NA SU PEOR TRAS­PIÉ EN LO QUE VA DE CA­RRE­RA. PE­RO EL ERROR NO FOR­ZA­DO VINO DE LA FOR­MA MÁS IM­PRE­VIS­TA: UN RESFRÍO MAL CUI­DA­DO QUE LE CAU­SÓ UN IN­CEN­DIO PO­LÍ­TI­CO DE PRO­POR­CIO­NES.

Era una cam­pa­ña po­lí­ti­ca ca­si impecable has­ta el do­min­go pa­sa­do. Cla­ro, Hi­llary Clin­ton te­nía pro­ble­mas, co­mo la po­lé­mi­ca so­bre el uso de su cuen­ta de co­rreo elec­tró­ni­co pri­va­da mien­tras es­tu­vo en el go­bierno, o sus ges­tio­nes pa­ra la Clin­ton Foun­da­tion en la mis­ma po­si­ción. Pe­ro to­do es­ta­ba en el mar­gen de lo pre­vi­si­ble y es­pe­ra­ble has­ta que el ri­val me­nos es­pe­ra­do la de­jó en su po­si­ción más dé­bil des­de que em­pe­zó su ca­rre­ra. Lo que no pu­do lo­grar Ber­nie San­ders ni Do­nald Trump lo con­si­guió un resfrío mal cui­da­do, que pa­só a neu­mo­nía e hi­zo cri­sis jus­to el 11 de sep­tiem­bre, uno de los días más sim­bó­li­cos pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses, cuan­do Hi­llary de­bió sa­lir apre­su­ra­da- men­te, y en­tre sín­to­mas de des­ma­yo, de una ac­ti­vi­dad con­me­mo­ra­ti­va en el co­ra­zón de Nue­va York. Los vi­deos se ex­pan­die­ron rá­pi­da­men­te por las re­des so­cia­les, y la pren­sa vio en el vi­rus el sím­bo­lo de to­do lo que es­ta­ba mal en la cam­pa­ña de la ex pri­me­ra da­ma. Por­que no son los te­mas re­le­van­tes po­lí­ti­cos lo que más per­ju­di­ca a Clin­ton, sino que la des­con­fian­za por su se­cre­tis­mo. El error era de ma­nual. Pri­me­ro, aun­que el resfrío ha­bía co­men­za­do días an­tes, la cam­pa­ña no in­for­mó. Ni si­quie­ra cuan­do una es­ce­na de dos mi­nu­tos, en que ella to­sía sin pa­rar du­ran­te un ac­to de cam­pa­ña, lle­gó a los por­ta­les en­tre du­das por su es­ta­do de sa­lud. La ver­sión ofi­cial era aler­gia. La mis­ma ver­sión ofi­cial que, unos días des­pués, se cae­ría a pe­da­zos en­tre dis­cul­pas de los je­fes de cam­pa­ña. Pa­ra peor, el epi­so­dio en­ca­ja per­fec­to en una de las tan­tas na­rra­ti­vas que Do­nald Trump ha ins­ta­la­do en la cam­pa­ña: que Hi­llary no es­tá bien de sa­lud y que, por en­de, no de­be­ría go­ber­nar. Lo ayu­da un con­fu­so epi­so­dio de 2012, en que Hi­llary se ca­yó y de­bió guar­dar re­po­so por va­rias se­ma­nas por un coá­gu­lo ce­re­bral. Y las pu­bli­ca­cio­nes de pá­gi­nas y ta­bloi­des sen­sa­cio­na­lis­tas de de­re­cha, co­mo el Drud­ge Report y el Na­tio­nal En­qui­rer, que en las úl­ti­mas se­ma­nas han su­ge­ri­do que Clin­ton es­tá es­con­dien­do una en­fer­me­dad más se­ria que in­clu­so la po­dría lle­var a la muer­te. Es pro­ba­ble que el in­ci­den­te no le afec­te a Hi­llary al ni­vel de per­der la elec­ción. Más aún, lo más se­gu­ro es que el ple­bis­ci­to en que Trump ha con­ver­ti­do la vo­ta­ción de no­viem­bre le ter­mi­ne dan­do a Clin­ton un triun­fo cla­ro y am­plio. Pe­ro el se­cre­tis­mo ex­ce­si­vo, la ob­se­sión por con­tro­lar to­dos los de­ta­lles y el es­ti­lo de ocul­tar cual­quier epi­so­dio que pue­da ser con­tro­ver­ti­do se­rá al­go con lo que Hi­llary de­be­rá li­diar de for­ma más cla­ra si es que lle­ga a la Ca­sa Blan­ca. Lo di­jo Da­vid Axel­rod, el ex es­tra­te­ga de Oba­ma y quien le ga­nó en 2008 a la pro­pia Hi­llary: la es­tra­te­gia, más que ayu­dar­la, la per­ju­di­ca y com­pli­ca. La cam­pa­ña de Hi­llary ape­nas ha lo­gra­do res­pon­der pre­sen­tan­do re­por­tes de sa­lud que cer­ti­fi­can que es­ta­ría en buen es­ta­do. Y han ar­gu­men­ta­do al­go que es cier­to: que por más que Do­nald Trump ofen­de y mien­te en ca­da in­ter­ven­ción pú­bli­ca, los me­dios juz­gan esos erro­res con una va­ra dis­tin­ta. Pe­ro pa­ra Trump eso es par­te de su per­so­na­je pú­bli­co. Na­die es­pe­ra al­go di­fe­ren­te de él, y su exa­ge­ra­ción es par­te del per­so­na­je. Pa­ra Hi­llary, la des­con­fian­za ya es un vi­rus, el ri­val más po­de­ro­so, el es­co­llo que de­be­rá de­rri­bar pa­ra lo­grar un triun­fo que de­be­ría ser ca­si da­do por sen­ta­do, pe­ro que, a ba­se de erro­res no for­za­dos, se le pue­de com­pli­car y pa­sar a al­go más gra­ve. Co­mo ocu­rre, por cier­to, con un resfrío mal cui­da­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.