La­gos ver­sus Nue­va Ma­yo­ría

Que Pasa - - POSTEOS -

[Por Se­bas­tián Si­chel, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Plu­ral y aca­dé­mi­co USS ]

Una de las fi­gu­ras emer­gen­tes en Fran­cia es el ex mi­nis­tro de Eco­no­mía Em­ma­nuel Ma­cron, quien ha­ce po­cos días re­nun­ció a su car­go y fun­dó el mo­vi­mien­to En Mar­cha, cu­yo ob­je­ti­vo es lle­gar al Pa­la­cio de los Elí­seos, con una fra­se que dan ga­nas de en­mar­car: “Soy de iz­quier­da, pe­ro quie­ro fun­dar una ofer­ta po­lí­ti­ca pro­gre­sis­ta”. La esen­cia de lo que de­cla­ra es lo que mos­tró en su ges­tión: la lu­cha con­tra las re­mi­nis­cen­cias de una iz­quier­da de tin­tes mar­xis­tas que vol­vía a co­me­ter los pe­ca­dos que la lle­va­ron a ser de­rro­ta­da por la de­re­cha en ca­si to­do el mun­do: la des­con­fian­za ab­so­lu­ta ha­cia el sec­tor pri­va­do y a las de­ci­sio­nes li­bres de las per­so­nas. Tra­yen­do es­te di­le­ma a Chi­le, es exac­ta­men­te el pro­ble­ma en­tre quie­nes nos sen­ti­mos par­te de un mun­do re­for­mis­ta, pe­ro no co­mul­ga­mos con lo que ha he­cho la Nue­va Ma­yo­ría: un des­la­va­do pro­yec­to es­ta­tis­ta con olor a naf­ta­li­na. El fa­ci­lis­mo con que esa vie­ja iz­quier­da ter­mi­ne de­nun­cian­do a

cual­quie­ra que se le opon­ga co­mo “de­re­chis­ta” ha ter­mi­na­do ocul­tan­do el ver­da­de­ro de­ba­te: la dispu­ta po­lí­ti­ca en Chi­le se da en­tre re­for­mis­tas y con­ser­va­do­res de to­dos la­dos. El con­ser­va­du­ris­mo se ha trans­for­ma­do en un pa­tri­mo­nio de la iz­quier­da: mues­tra de ello es la im­po­si­bi­li­dad de in­no­var en so­lu­cio­nes pa­ra los ciu­da­da­nos que no pa­sen por re­for­zar lo es­ta­tal (edu­ca­ción, sa­lud, pen­sio­nes y ca­rre­te­ras), la des­con­fian­za ab­so­lu­ta en la li­ber­tad con que to­ma­mos nues­tras de­ci­sio­nes ( lo que co­me­mos, fu­ma­mos, el co­le­gio que que­re­mos pa­ra nues­tros hi­jos o cuán­to y qué com­pra­mos) y la ani­mad­ver­sión a to­do lo que hue­la a pri­va­do. Des­pre­cio a to­do lo que hue­la a em­pren­di­mien­to, me­ri­to­cra­cia o éxi­to. ¿Qué tie­ne que ver La­gos con to­do es­to? Mu­cho. La­gos en los 90 re­pre­sen­tó exac­ta­men­te la ro­tu­ra de di­chos mol­des. De­mos­tró que el es­pa­cio de lo pú­bli­co co­rres­pon­día a to­dos y nos hi­zo sen­tir que el éxi­to y la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da eran la cla­ve del desa­rro­llo. Que se de­bía cre­cer pa­ra te­ner equi­dad. Fue un lai­co en una pa­tria de re­li­gio­sos. Y un re­no­va­dor en tiem­pos de mie­dos y ru­ti­nas. Hi­zo po­si­ble el de­rrum­be de los te­mo­res atá­vi­cos al en­ten­di­mien­to po­lí­ti­co en­tre iz­quier­da y de­re­cha. Hoy pa­re­ce es­tar dis­pues­to pa­ra com­pe­tir por ser el pre­si­den­te que cie­rra un ci­clo: el de la pér­di­da de la con­fian­za en los po­lí­ti­cos y la de­s­es­pe­ran­za so­bre el fu­tu­ro del país. Pe­ro lo ha­ce de una for­ma ex­tra­ña: sin que­rer in­no­var. Lo ha­ce in­ten­tan­do li­de­rar una coa­li­ción que fra­ca­só por mie­do al pro­gre­so y ex­ce­so de con­ser­va­du­ris­mo. Y, a di­fe­ren­cia de su li­de­raz­go no­ven­te­ro, hoy no pa­re­ce dis­pues­to a crear un nue­vo es­pa­cio po­lí­ti­co, sino apa­re­ce co­mo sal­va­dor de la de­ca­den­cia po­lí­ti­ca de la Nue­va Ma­yo­ría. Hoy pa­re­ce que­rien­do dar­le con­ti­nui­dad a una coa­li­ción con ju­bi­la­ción an­ti­ci­pa­da. El pro­ble­ma es que hoy La­gos no es Ma­cron y co­rre el ries­go de pa­re­cer­se de­ma­sia­do a esa cha­pi­ta con­ge­la­da en el re­fri­ge­ra­dor. La pró­xi­ma elec­ción pue­de ser en­tre el pa­sa­do y el fu­tu­ro. Es­tá por ver­se si al­guien es ca­paz de po­ner los te­mas de fu­tu­ro. Pe­ro es­tá cla­ro que la ver­da­de­ra fric­ción se da­rá —pa­ra­fra­sean­do a Ber­tolt Brecht— en­tre lo vie­jo que se nie­ga a mo­rir y lo nue­vo que no sa­be­mos si ter­mi­na­rá de na­cer.

LA­GOS HOY NO PA­RE­CE DIS­PUES­TO A CREAR UN NUE­VO ES­PA­CIO PO­LÍ­TI­CO, SINO QUE APA­RE­CE CO­MO SAL­VA­DOR DE LA DE­CA­DEN­CIA PO­LÍ­TI­CA DE LA NUE­VA MA­YO­RÍA. QUE­RIEN­DO DAR­LE CON­TI­NUI­DAD A UNA COA­LI­CIÓN CON JU­BI­LA­CIÓN AN­TI­CI­PA­DA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.