UN PUÑAO

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Ale­jan­dra Cos­ta­mag­na ]

Ya lo ha­bía­mos vis­to y ha­bía re­sul­ta­do: la ac­triz Ca­ta­li­na Saavedra, di­ri­gi­da por Ro­dri­go Pérez en una obra am­bien­ta­da en el cam­po, en el si­glo pa­sa­do. Si la pri­me­ra fue Los pe­rros, ba­sa­da en un tex­to de Ele­na Ga­rro, aho­ra se tra­ta de La viu­da de Apa­bla­za, obra es­cri­ta en 1928 por Ger­mán Lu­co Cru­cha­ga. Aun­que los re­gis­tros son dis­tin­tos, los mé­ri­tos de Los pe­rros se re­pi­ten en es­te mon­ta­je, que da nue­va vi­da a un tex­to bri­llan­te. Pérez man­tie­ne al pie de la le­tra el ha­bla po­pu­lar del ori­gi­nal: “¿Y diaón­de voy a sa­car ma­ne­ras, si aquí vi­vi­mos mes­ma­men­te que ani­ma­les? Hay ve­ces que me dan ga­nas de ha­cer­me en­ten­der a pu­ro lai­río”, re­cla­ma Ñi­co, el hi­jas­tro de la viu­da ( in­ter­pre­ta­do con so­bra­da gra­cia por Fran­cis­co Os­sa), quien lo ha cria­do y lo vis­lum­bra co­mo una som­bra del ma­ri­do muer­to. Una en­car­na­ción mal­di­ta, en to­do ca­so, por­que la pa­sión que el mu­cha­cho des­pier­ta en ella es­tá le­jos de ser mu­tua. La tra­ge­dia aso­ma cuan­do lle­ga de vi­si­ta una so­bri­na de la viu­da. La mu­jer, que has­ta en­ton­ces fue la voz de man­do, la au­to­ri­dad ab­so­lu­ta an­te los peo­nes y los ve­ci­nos, em­pe­za­rá a des­va­ne­cer­se. La fe­li­ci­dad del mu­cha­cho se­rá la des­gra­cia de la viu­da. Y así lo de­ja­rá ver: “Des­de hoy en ade­lan­te, vos re­em­pla­zái al fi­nao. Tu­yas son las tie­rras, la pla­ta y la viúa. Man­da­rís más que yo... Por­que hei te­nío que ver­te que­rien­do a otra pa’ sa­ber que yo te que­ría co­mo nai­den, co­mo nai­den te po­día que­rer. ¡ Mi gua­cho que­río! ¡ Mi gua­chi­to lindo!”. Los mé­ri­tos de Ro­dri­go Pérez en la di­rec­ción son va­rios. Aca­so el prin­ci­pal es el mo­do de ten­sio­nar el re­gis­tro rea­lis­ta des­de la pues­ta en es­ce­na. Los pe­rros que la­dran, por ejem­plo, son los mis­mos peo­nes en cua­tro pa­tas emi­tien­do gru­ñi­dos. Los es­tre­me­ce­do­res can­tos de fon­do de Mar­ce­la Mi­llie van crean­do una at­mós­fe­ra de ex­tra­ña­mien­to, de mal­di­ción. Co­mo si al­go omi­no­so es­tu­vie­ra siem­pre a pun­to de ocu­rrir. De pron­to las es­ce­nas pa­re­cen con­ge­lar­se y la tra­ge­dia se des­plie­ga en sor­di­na. Las pa­la­bras de la viu­da re­sue­nan en­ton­ces co­mo un eco: “En un so­plo e dos años, se des­hi­zo too co­mo si el fi­nao me hu­bie­ra de­jao, en vez de for­tu­na, un

puñao de hu­mo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.