Jo­seph Cher­kashyn, el zar de El Vol­cán

Jo­seph Cher­kashyn es la pro­me­sa del bo­xeo chi­leno. Cria­do en Ba­jos de Me­na, di­ce que no le te­me a ca­si na­da. “He vis­to me­xi­ca­nas, ti­pos sa­can­do chis­pas del sue­lo con sa­bles. He co­mi­do pan pe­la­do to­dos los días. Qué le voy a te­ner mie­do a un gol­pe”. Hoy se

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por Ja­vier Ro­drí­guez // Fo­tos: Mar­ce­lo Se­gu­ra]

Ape­nas cor­tó el te­lé­fono, par­tió co­rrien­do a to­mar la mi­cro. Lo ha­bía lla­ma­do Na­ta­lia, una an­ti­gua ami­ga de la po­bla­ción El Vol­cán, ubi­ca­da en Ba­jos de Me­na, Puen­te Al­to, don­de cre­ció jun­to a sus sie­te her­ma­nos. Ca­da se­gun­do con­ta­ba. Su her­mano Hans, el se­gun­do de los seis na­ci­dos del ma­tri­mo­nio Cher­kashyn Ro­mo, es­ta­ba san­gran­do pro­duc­to de un “ca­cha­zo” en la ca­be­za. En un en­re­do con nar­co­tra­fi­can­tes de la vi­lla, se ha­bía pues­to a pe­lear so­lo con­tra los ven­de­do­res. Co­mo sus otros seis her­ma­nos hom­bres, Hans es gran­de, ro­bus­to. Pe­ro na­die ase­gu­ra­ba que en la pe­lea una ba­la lo­ca no le atra­ve­sa­ra el pe­cho, o que al­guien lo apu­ña­la­ra por la es­pal­da. Ni me­nos que se la pu­die­ra con­tra diez tra­fi­can­tes ar­ma­dos. Cuan­do Jo­seph Cher­kashyn (24) lle­gó a bus­car­lo, lo te­nían en­ce­rra­do en la ca­sa de Na­ta­lia. Hans, bo­rra­cho, que­ría vol­ver a pe­lear. Ape­nas lle­gó la ma­dre de am­bos, Jo­seph lo subió al fur­gón que ocu­pan pa­ra lle­var las co­sas que ven­den en su pues­to de la fe­ria de Puen­te Al­to y se lo lle­vó de vuel­ta a su ca­sa en otra po­bla­ción de la co­mu­na, un po­co más tran­qui­la, don­de vi­ven ac­tual­men­te. —Me asus­té, si allá aba­jo son brí­gi­dos. Por eso lo tu­ve que ir a bus­car. Le di­je que la te­nía que cor­tar, me da mie­do que le pa­se al­go. Yo sé lo que le pue­de pa­sar, an­du­ve en las mis­mas—di­ce Jo­seph Cher­kashyn, sen­ta­do afue­ra de la que des­de 2011 es su ca­sa, el ho­tel del Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to (CAR) del Es­ta­dio Na­cio­nal. Por­que el ac­tual se­lec­cio­na­do na­cio­nal de bo­xeo, miem­bro del Team Chi­le, me­da­llis­ta y cam­peón na­cio­nal 2013 y 2014 tam­bién tu­vo sus años con “los gus­tos cam­bia­dos”, co­mo le gus­ta lla­mar a esa épo­ca cuan­do las pe­leas ca­lle­je­ras y el con­su­mo de dro­gas eran par­te de su ru­ti­na.

Ter­mi­na­ba la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial cuan­do en una fá­bri­ca de ba­las de una ciu­dad ale­ma­na —que hoy su

des­cen­den­cia es in­ca­paz de pre­ci­sar— se co­no­cie­ron la ale­ma­na Ka­ta­li­na We­ber y el ru­so Iván Cher­kashyn. Co­mo am­bos ma­ni­pu­la­ban ex­plo­si­vos, Ka­ta­li­na ter­mi­nó con tres de­dos me­nos de la mano iz­quier­da, de­ta­lle que le da­ba ve­ra­ci­dad a las his­to­rias que dé­ca­das más tar­de les con­ta­ría a sus nie­tos. Era 1945, Eu­ro­pa es­ta­ba su­mi­da en la rui­na y mu­chos de sus ha­bi­tan­tes es­ca­pa­ban del con­ti­nen­te en bus­ca de me­jo­res ex­pec­ta­ti­vas. El ru­so y la ale­ma­na, ena­mo­ra­dos y ya con un hi­jo, ter­mi­na­ron sien­do par­te de la pri­me­ra ca­ma­da de re­fu­gia­dos eu­ro­peos que lle­gó al Es­ta­dio Na­cio­nal en 1948. La fa­mi­lia se ins­ta­ló en La Flo­ri­da. Pu­sie­ron un res­to­rán. Las co­sas co­men­za­ban a me­jo­rar. Pe­ro en 1961, tre­ce años des­pués de lle­gar en bar­co a Chi­le, Iván mu­rió de un de­rra­me ce­re­bral, de­jan­do a su es­po­sa, quin­ce años me­nor, so­la con sus hi­jos. Jo­sé, uno de esos ni­ños, se ca­só con Ivon­ne Ro­mo y, en una pa­ra­do­ja ho­rri­ble, y tal co­mo su pa­dre, mu­rió de un in­far­to ce­re­bral an­tes de lle­gar a los cin­cuen­ta años, de­jan­do a su mu­jer de 33 años con seis ni­ños que man­te­ner. Ivon­ne se las tu­vo que arre­glar. A sus hi­jos les te­nía prohi­bi­do sa­lir a ju­gar a la ca­lle. Te­mía que las ma­las jun­tas los lle­va­ran a per­der­se, co­mo a la ma­yo­ría de los ni­ños del ba­rrio. Co­men­zó a ven­der au­dí­fo­nos y ca­bles en la fe­ria de Puen­te Al­to, acom­pa­ña­da de su hi­jo ma­yor, Jo­seph, de 9 años, quien des­de ese mo­men­to de­ci­dió, da­do su es­ta­tus de her­mano ma­yor, asu­mir sin que se lo pi­die­ran un rol de pa­dre, lo que le tra­jo gran­des pe­leas con su se­gun­do her­mano, Hans, once me­ses me­nor. —Él fue mi pri­mer spa­rring— ad­mi­te rien­do. Su ma­dre re­cuer­da que lle­gó un pun­to en que tu­vo que re­tar­lo. Jo­seph no sa­lía, se que­da­ba es­tu­dian­do, es­ta­ba pen­dien­te de lo que ha­cían sus her­ma­nos. A la vez, ad­mi­nis­tra­ba dos lo­ca­les de vi­deo­jue­gos en el Per­sa Bío­bío. To­do es­to con só­lo 12 años. Su des­can­so lle­ga­ba los sá­ba­dos, cuan­do tem­prano aga­rra­ba sus co­sas y par­tía al cam­pus San Joa­quín a las cla­ses de Pen­ta UC, un pro­gra­ma de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca que dic­ta cur­sos si­mi­la­res a los de pre­gra­do a alum­nos con ta­len­to aca­dé­mi­co de es­ca­sos re­cur­sos. El Ru­so to­ma­ba ra­mos de psicología y lue­go ju­ga­ba fút­bol don­de, co­mo nue­ve de área, in­ten­ta­ba emu­lar a su ído­lo de aquel en­ton­ces, el Chu­pe­te Sua­zo. Pe­ro sus gus­tos cam­bia­ron. La im­po­si­bi­li­dad de ser fut­bo- lis­ta —lo que siem­pre so­ñó— y el tér­mino del co­le­gio, die­ron pa­so a los años de “jo­da”. —Caí en las ma­las jun­tas. An­da­ba zum­ba­do. En El Vol­cán se ca­rre­tea to­dos los días. En­ton­ces, des­pués de las pi­chan­gas, nos to­má­ba­mos sus cer­ve­zas, fu­ma­ba pi­to. Si cuan­do uno an­da zum­ba­do, an­da zum­ba­do. No hay na­da que ha­cer­le—ex­pli­ca. Fue en esos años que los spa­rrings cam­bia­ron. Ya no se pre­pa­ra­ba –sin sa­ber­lo— con su her­mano Hans. Aho­ra le to­ca­ba de­fen­der a sus ami­gos. El mo­ti­vo po­día ser cual­quie­ra: una deu­da pen­dien­te por nar­co­trá­fi­co, una mi­ra­da ma­lin­ter­pre­ta­da. La ra­zón no era lo im­por­tan­te. Hoy él mis­mo re­co­no­ce que lo im­por­tan­te era pe­lear por pe­lear. En esos tiem­pos, sin téc­ni­ca. Sin más re­glas que las que les im­po­nía la ca­lle.

Lo del bo­xeo, se­gún Cher­kashyn, fue un asun­to es­té­ti­co. Co­mo él mis­mo di­ce, co­men­zó a en­tre­nar pa­ra sa­car fí­si­co, con el fin de que le fue­ra “me­jor con las mi­nas de la dis­co”. Tam­bién que­ría apren­der a pe­lear, ob­te­ner la téc­ni­ca ne­ce­sa­ria pa­ra dar más de que lo que le to­ca­ba re­ci­bir. Le pi­dió a un ve­cino y ami­go su­yo, Mar­ce­lo Es-

Lo del bo­xeo, se­gún Cher­kashyn, fue un asun­to es­té­ti­co. Co­mo él mis­mo di­ce, co­men­zó a en­tre­nar pa­ra sa­car fí­si­co “pa­ra las mi­nas de la dis­co”. Que­ría, tam­bién, apren­der a pe­lear pa­ra po­der dar más de lo que re­ci­bía en las pe­leas en El Vol­cán.

tuar­do, que en­tre­na­ba en la Fe­de­ra­ción Chi­le­na de Bo­xeo, que lo lle­va­ra. Allí lo re­ci­bió, a fi­na­les de 2009, su pri­mer en­tre­na­dor, Juan Ca­res. Ca­res vio de in­me­dia­to las con­di­cio­nes del Ru­so. Pe­ga­ba fuer­te, era ague­rri­do, pe­ro ne­ce­si­ta­ba dis­ci­pli­na. Con­cen­tra­ción. Un día, ha­cien­do spa­rring con él, le dio una ca­che­ta­da que le dio vuel­ta la ca­ra. Sin avi­so. Con ella, di­ce Ca­res, Cher­kashyn se ter­mi­nó de trans­for­mar en el Ru­so, el apo­do con el que se lo co­no­ce en el bo­xeo na­cio­nal. Su ma­dre no es­ta­ba tan de acuer­do con el nue­vo hobby de su pri­mo­gé­ni­to. En ese en­ton­ces ha­bía en­tra­do a es­tu­diar Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas en un ins­ti­tu­to ves­per­tino y de día tra­ba­ja­ba en un la­va­de­ro de au­tos en La Flo­ri­da. Por las tar­des en­tre­na­ba y los fi­nes de se­ma­na la ayu­da­ba en su pues­to en la fe­ria de Puen­te Al­to. El ca­rre­te, aun­que en me­nor in­ten­si­dad, se­guía. Una no­che que Cher­kashyn lle­gó de la dis­cot­he­que con la ca­mi­sa man­cha­da con san­gre lue­go de aga­rrar­se a com­bos con el guar­dia del lu­gar, le prohi­bió se­guir en­tre­nan­do. Y Jo­seph –que a su ca­sa nun­ca lle­gó bo­rra­cho, por res­pe­to a su ma­dre y her­ma­nos— le hi­zo ca­so, co­mo siem­pre lo ha­bía he­cho. —Al­can­zó a es­tar unas se­ma­nas con­mi­go y, de re­pen­te, de­sa­pa­re­ció. Yo lla­ma­ba a la ma­má, le de­cía que te­nía con­di­cio­nes, que era un cam­peón, pe­ro no ce­día. A los cin­co me­ses Jo­seph me vino a pe­dir una opor­tu­ni­dad, y yo le di­je que la opor­tu­ni­dad se la te­nía que dar él mis­mo, no yo—cuen­ta Ca­res. Vol­vió a en­tre­nar es­con­di­do de su ma­dre pe­ro, co­mo en to­das es­tas his­to­rias, a las dos se­ma­nas ella lo des­cu­brió. Ivon­ne se dio cuen­ta de que su hi­jo te­nía al­ma de bo­xea­dor y que, tal co­mo a sus ri­va­les, no lo iba a sol­tar. En­ton­ces, to­mó una de­ci­sión ra­di­cal: le di­jo que de­ja­ra el tra­ba­jo, la uni­ver­si­dad y que se de­di­ca­ra por com­ple­to al ring. Que lo úni­co que le pe­día era que se con­vir­tie­ra en el me­jor. Y que se aca­ba­ra la fies­ta. Des­de mar­zo de 2010 Jo­seph Cher­kashyn nun­ca vol­vió a ir a una dis­cot­he­que. A los 20 días de to­ma­da la de­ci­sión, el en­tre­na­dor cu­bano Je­sús Mar­tí­nez, que re­cién lle­ga­ba a Chi­le a ha­cer­se car­go del bo­xeo olím­pi­co chi­leno, lo no­mi­nó a la se­lec­ción, con ape­nas cin­co com­ba­tes pro­fe­sio­na­les en el cuer­po.

Al pu­ñe­ta­zo nú­me­ro cua­ren­ta, el bo­li­viano Jo­sé Al­fa­ro cae al sue­lo, no­quea­do. Son 104 se­gun­dos los que al­can­za a aguan­tar an­tes de re­ci­bir el de­re­cha­zo fi-

Des­pués de To­kio 2020, el Ru­so quie­re aso­ciar­se con un pro­mo­tor que lo lle­ve a pe­lear a Es­ta­dos Uni­dos. Sue­ña con pro­ta­go­ni­zar los gran­des com­ba­tes de Las Ve­gas. Ha te­ni­do ofre­ci­mien­tos me­no­res, que com­pa­ra con un lla­ma­do del Ju­ven­tud de Puen­te Al­to, de ter­ce­ra di­vi­sión. Y él apun­ta al Bar­ce­lo­na.

nal, que lo de­ja ti­ra­do en el pi­so y ha­ce ex­plo­tar el po­li­de­por­ti­vo del Es­ta­dio Na­cio­nal. Cher­kashyn le­van­ta los bra­zos: con es­ta vic­to­ria con­si­gue la me­da­lla de bron­ce en los úl­ti­mos jue­gos Ode­sur San­tia­go 2014. Era la re­com­pen­sa a los tres años de sa­cri­fi­cios, que in­clu­ye­ron su tras­la­do al ho­tel del CAR, del que al prin­ci­pio es­ca­pa­ba lue­go de los en­tre­na­mien­tos pa­ra re­fu­giar­se en su ca­sa y en la de su po­lo­la, la mis­ma des­de que tie­ne 19 años. No aguan­ta­ba la ru­ti­na, me­nos la so­le­dad. Hoy di­ce, ya tie­ne la dis­ci­pli­na. Lo más di­fí­cil – da­da su es­ta­tu­ra, 1.83 m— es man­te­ner los 75 ki­los de su ca­te­go­ría. Cuan­do los do­min­gos sus com­pa­ñe­ros lo ven co­rrien­do co­mo un lo­co, sa­lien­do del es­ta­dio ha­cia El Vol­cán, pa­ra lue­go vol­ver, es por­que se sa­lió de la die­ta. Una be­bi­da, un pe­da­zo de tor­ta o una ham­bur­gue­sa lo pue­den de­jar fue­ra de un cam­peo­na­to. Son las cin­co de la tar­de del lu­nes 12 de sep­tiem­bre. La se­lec­ción chi­le­na de bo­xeo en­tre­na en el Cen­tro de En­tre­na­mien­to Olím­pi­co, en Ñu­ñoa. Unos se pe­san en cal­zon­ci­llos, otros fir­man los viá­ti­cos del via­je que los lle­va­rá el miér­co­les a Qui­to, don­de se en­tre­na­rán dos se­ma­nas en al­tu­ra pa­ra lue­go com­pe­tir en la Co­pa Pa­cí­fi­co en Gua­ya­quil, don­de en­fren­ta­rán a los me­jo­res ex­po­nen­tes de Su­da­mé­ri­ca y el Ca­ri­be, en la úl­ti­ma es­ta­ción an­tes del co­mien­zo de la pre­pa­ra­ción pa­ra el ci­clo olím­pi­co de To­kio 2020. Ahí, di­ce el Ru­so, tie­ne op­cio­nes de ob­te­ner una me­da­lla. De es­to se con­ven­ció lue­go de que­dar fue­ra de los úl­ti­mos de Río por pun­tos, pre­ci­sa­men­te, con­tra el me­da­llis­ta de bron­ce, el me­xi­cano Mi­sael Ro­drí­guez. — Me voy a pre­pa­rar es­tos cua­tro años. Le caí a gol­pes al me­xi­cano, es­tu­vi­mos pa­lo a pa­lo, y ese mis­mo aga­rró me­da­lla. Yo pue­do. A mí me fa­lló la pre­pa­ra­ción, co­mí una cues­tión que me ca­yó mal. Pe­ro no quie­ro ex­cu­sas. Per­dí no­más. Pe­ro sé que pue­do— di­ce, con­ven­ci­do. Lue­go de los Jue­gos Olím­pi­cos, Cher­kashyn quie­re aso­ciar­se con un pro­mo­tor que lo lle­ve a pe­lear a Es­ta­dos Uni­dos. Sue­ña con las gran­des pe­leas te­le­vi­sa­das de Las Ve­gas. Ha te­ni­do ofre­ci­mien­tos, pe­ro los com­pa­ra con que lo lla­me a sus fi­las el Ju­ven­tud de Puen­te Al­to, equi­po de la Ter­ce­ra Di­vi­sión del fút­bol chi­leno. Y él apun­ta al Bar­ce­lo­na. Por­que quie­re jun­tar pla­ta lo más rá­pi­do po­si­ble ya que te­me, tal co­mo su abue­lo y su pa­dre, mo­rir jo­ven. Por­que hoy el apo­yo del Es­ta­do y de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Puen­te Al­to le al­can­za, con suer­te, pa­ra man­te­ner­se en el al­to ren­di­mien­to, don­de tam­bién in­ten­ta ayu­dar a en­trar uno de sus her­ma­nos, el Gua­güi­to: un gi­gan­tón de 1.85 m, 91 ki­los y 19 años, que en el fu­tu­ro po­dría dar ale­grías a Chi­le en los pe­sos pe­sa­dos. — Al Brian, mi her­mano lo es­toy ayu­dan­do, en­tre­na con no­so­tros. Ten­go que apro­ve­char de me­ter­lo en mi mun­do, don­de soy el rey. Por­que en Chi­le soy el pa­pá de los po­lli­tos en mi ca­te­go­ría— di­ce Cher­kashyn. El Ru­so lle­ga me­dio atra­sa­do al en­tre­na­mien­to del lu­nes, con un pe­que­ño par­lan­te inalám­bri­co ba­jo el bra­zo. Mien­tras se po­ne el uni­for­me de la se­lec­ción— que él mis­mo tu­vo que en­car­gar a un bo­xea­dor del equi­po es­ta­dou­ni­den­se, pa­ra lue­go es­tam­par­lo por su cuen­ta—, sus com­pa­ñe­ros tro­tan, le pe­gan a los sa­cos, sal­tan en pe­que­ños cua­dri­tos mar­ca­dos en el sue­lo pa­ra tra­ba­jar coor­di­na­ción. En el par­lan­te co­mien­za a so­nar “Va­lió la pe­na”, de Marc Ant­hony.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.