El triun­fo de la ul­tra­de­re­cha

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Die­go Zú­ñi­ga Con­tre­ras, des­de Bonn]

La po­lí­ti­ca tie­ne esas co­sas ex­tra­ñas que la ha­cen tan es­pe­cial, co­sas co­mo que los que sa­lie­ron quin­tos en una elec­ción son vis­tos co­mo los ven­ce­do­res, mien­tras que los que que­da­ron se­gun­dos tie­nen que so­por­tar que los me­dios y los ex­per­tos ha­blen de la de­rro­ta, la caí­da y la de­ba­cle. Sue­na ra­ro, pe­ro lo ocu­rri­do en las elec­cio­nes re­gio­na­les de Ber­lín del 18 de sep­tiem­bre tie­ne esos in­gre­dien­tes. Y tie­ne cier­ta ló­gi­ca: los quin­tos en­tra­ron al Par­la­men­to lo­cal pa­san­do de 0 a 25 es­ca­ños y los se­gun­dos no só­lo pier­den ocho re­pre­sen­tan­tes, sino que ve­rán de le­jos có­mo otros ne­go­cian la for­ma­ción de un go­bierno lo­cal del que ellos for­man par­te has­ta aho­ra. Por si no que­da cla­ro: los quin­tos son Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD), el par­ti­do eu­ro­es­cép­ti­co e is­la­mó­fo­bo que ha co­se­cha­do éxi­tos en las re­cien­tes elec­cio­nes re­gio­na­les y que ha sa­cu­di­do la po­lí­ti­ca ger­ma­na des­de su fun­da­ción, en 2013, y des­de 2015, cuan­do de­ci­die­ron to­mar co­mo ban­de­ra de lu­cha el re­cha­zo a la po­lí­ti­ca de puer­tas abier­tas a la in­mi­gra­ción. Esa po­lí­ti­ca fue idea de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel, pre­si­den­ta de los se­gun­dos, de la Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na (CDU), el par­ti­do que hoy go­bier­na en Ber­lín co­mo so­por­te de los so­cial­de­mó­cra­tas. Lo que hay que ha­cer en es­te ca­so es mi­rar las elec­cio­nes den­tro de su con­tex­to, más allá de las par­ti­cu­la­ri­da­des que tie­ne el pro­ce­so en la ca­pi­tal ale­ma­na. Ber­lín es una ciu­dad más abier­ta y li­be­ral que los feu­dos orien­ta­les don­de AfD ha ob­te­ni­do sus me­jo­res nú­me­ros. Por eso na­die es­pe­ra­ba que los ul­tra­de­re­chis­tas pu­die­ran dar una sor­pre­sa. Sin em­bar­go, na­die pue­de ob­viar que su 14,2% es una ci­fra res­pe­ta- ble. “Eso quie­re de­cir que el 90 % no los vo­tó”, di­jo el vi­ce­can­ci­ller de Ale­ma­nia y pre­si­den­te de los so­cial­de­mó­cra­tas, Sig­mar Ga­briel, in­ten­tan­do ba­jar el per­fil al avan­ce de Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia. Con esa ló­gi­ca, po­dría­mos de­cir que el 80% tam­po­co vo­tó a los so­cial­de­mó­cra­tas, que ga­na­ron las vo­ta­cio­nes, pe­ro co­se­chan­do sus peo­res ci­fras en años. Aho­ra vie­ne la ne­go­cia­ción pa­ra for­mar go­bierno y lo más pro­ba­ble es que so­cial­de­mó­cra­tas, iz­quier­dis­tas y eco­lo­gis­tas se sien­ten a con­ver­sar y al­can­cen los acuer­dos ne­ce­sa­rios, re­le­gan­do a la CDU de Mer­kel al pa­pel de opo­si­ción. Un es­ce­na­rio que, creen al­gu­nos, po­dría re­pli­car­se en las elec­cio­nes de 2017. Si la CDU no ob­tie­ne bue­nas ci­fras en las pró­xi­mas re­gio­na­les, perderá su po­der po­lí­ti­co y cae­rá inexo­ra­ble­men­te. Si eso ocu­rre, sin nin­gu­na du­da to­dos apun­ta­rán has­ta la ha­ce poco in­to­ca­ble can­ci­ller. Has­ta an­tes del es­ta­lli­do de la cri­sis de los re­fu­gia­dos, la je­fa de go­bierno go­za­ba de al­tí­si­mos ni­ve­les de po­pu­la­ri­dad y era res­pe­ta­da y te­mi­da por to­dos en el mun­do po­lí­ti­co. Pe­ro cuan­do ella dio la or­den de abrir las puer­tas del país y en­tra­ron ca­si un mi­llón de per­so­nas, co­men­zó a cre­cer el des­con­ten­to, uno que hun­de sus raí­ces no so­lo en el te­mor a lo desconocido, sino tam­bién en la abier­ta intolerancia y mu­chas ve­ces en la xe­no­fo­bia. Y ahí se vino to­do aba­jo. Mer­kel em­pe­zó a per­der el fa­vor de las en­cues­tas y AfD su­po leer co­rrec­ta­men­te, si se pue­de usar esa pa­la­bra en es­te ca­so, lo que es­ta­ba su­ce­dien­do. ¿Quie­ren is­la­mo­fo­bia, quie­ren xe­no­fo­bia, quie­ren na­cio­na­lis­mo? Pues eso les da­re­mos. La caí­da de la CDU en Ber­lín, que se su­ma a otros re­sul­ta­dos ca­tas­tró­fi­cos, co­mo los de co­mien­zos de mes en Mec­klem­bur­goAn­te­po­me­ra­nia, no ha­ce sino con­fir­mar que Mer­kel hi­zo lo co­rrec­to en el mo­men­to in­co­rrec­to. Así lo ha en­ten­di­do ella, que un día des­pués de las elec­cio­nes di­jo es­tar se­gu­ra de que abrir las puer­tas era lo in­di­ca­do, pe­ro re­co­no­ció que hu­bo erro­res en los pro­ce­di­mien­tos y ade­lan­tó que no se re­pe­ti­rán ava­lan­chas de in­mi­gran­tes. Se aca­ba­ron las fron­te­ras abier­tas. Y, más allá del 14,2% que ob­tu­vie­ron en Ber­lín, ese es el ver­da­de­ro triun­fo de los ul­tra­de­re­chis­tas.

EN LAS ELEC­CIO­NES RE­GIO­NA­LES DE BER­LÍN, AL­TER­NA­TI­VA PA­RA ALE­MA­NIA VOL­VIÓ A GOL­PEAR EL TA­BLE­RO CON SUS RE­SUL­TA­DOS. LAS MI­RA­DAS EN BUS­CA DE RES­PON­SA­BLES SE DI­RI­GEN A LA CAN­CI­LLER AN­GE­LA MER­KEL, QUE ACU­SÓ EL GOL­PE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.