Un día mun­dial del alz­héi­mer

Que Pasa - - POSTEOS -

DES­DE 1994, EL 21 DE SEP­TIEM­BRE SE CON­ME­MO­RA EL DÍA IN­TER­NA­CIO­NAL DEL ALZ­HÉI­MER. EN CHI­LE YA HAY UNAS 180 MIL PER­SO­NAS CON DE­MEN­CIA (1% DE LOS CHI­LE­NOS) Y SE PRE­VÉ QUE ES­TA CI­FRA LLE­GUE A 600 MIL (3% DE LOS CHI­LE­NOS) EN 2050.

[Por An­drea Sla­chevsky, neu­ró­lo­ga, vpd­ta. Co­prad, Clí­ni­ca Ale­ma­na y Ge­ro - U. Chi­le]

Las pre­gun­tas más re­cu­rren­tes so­bre es­tas en­fer­me­da­des son si se pue­de sa­ber con cer­te­za si uno ten­drá alz­héi­mer y si exis­te una cu­ra. Al día de hoy, la úni­ca res­pues­ta vá­li­da pa­ra am­bas pre­gun­tas es “no”. Exis­ten ra­ros ca­sos de alz­héi­mer he­re­di­ta­rio, pro­vo­ca­do por la mu­ta­ción de un gen, que se ini­cia a una edad re­la­ti­va­men­te tem­pra­na y afec­ta a múl­ti­ples miem­bros de una mis­ma fa­mi­lia. Sin em­bar­go, en la gran ma­yo­ría de los ca­sos no po­de­mos sa­ber si lle­ga­re­mos a desa­rro­llar un alz­héi­mer. Tam­po­co exis­te hoy una cu­ra pa­ra es­ta en­fer­me­dad u otras de­men­cias. Los fre­cuen­tes anun­cios me­diá­ti­cos so­bre la iden­ti­fi­ca­ción de un nue­vo ti­po de diag­nós­ti­co pre­coz o de una su­pues­ta cu­ra no se han tra­du­ci­do has­ta aho­ra en apli­ca­cio­nes

con­cre­tas y efec­ti­vas en la prác­ti­ca clí­ni­ca. Es di­fí­cil pre­de­cir cuán­do es­tos “no” se trans­for­ma­rán en “sí”. Los avan­ces en me­di­ci­na no son li­nea­les, sino el resultado de la acu­mu­la­ción de co­no­ci­mien­tos, gol­pes de ge­nia­li­dad y una bue­na do­sis de azar. Ca­da cier­to tiem­po se pro­du­ce un des­cu­bri­mien­to ines­pe­ra­do con gran­des re­per­cu­sio­nes, una “se­ren­di­pia”, neo­lo­gis­mo acu­ña­do por Ho­ra­ce Wal­po­le en 1754 a par­tir del cuen­to per­sa “Los tres prín­ci­pes de Se­ren­dip”, en el que los prín­ci­pes en­cuen­tran so­lu­cio­nes a sus pro­ble­mas a tra­vés de ca­sua­li­da­des. No po­de­mos aún pre­de­cir ni cu­rar el alz­héi­mer, pe­ro ¿es po­si­ble apren­der a vi­vir me­jor con él? A es­ta pre­gun­ta po­de­mos res­pon­der con un “sí” ro­tun­do. En 2013, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud de­cla­ró que la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer y otras de­men­cias cons­ti­tu­yen una prio­ri­dad de sa­lud pú­bli­ca. Los paí­ses, se­ña­ló la OMS, de­ben im­ple­men­tar pla­nes na­cio­na­les pa­ra en­fren­tar el im­pac­to so­cio­eco­nó­mi­co de las de­men­cias y otor­gar una ade­cua­da aten­ción a quie­nes vi­ven con ellas. En Chi­le, va­rias ra­zo­nes jus­ti­fi­can la ne­ce­si­dad de un plan de es­te ti­po. Al ser uno de los paí­ses más en­ve­je­ci­dos de La­ti­noa­mé­ri­ca, Chi­le es pro­pi­cio al de­vas­ta­dor “efec­to alz­héi­mer”: a ma­yor es­pe­ran­za de vi­da, ma­yor po­bla­ción de la ter­ce­ra edad y, por lo tan­to, ma­yor can­ti­dad de per­so­nas con de­men­cia. En Chi­le ya hay unas 180 mil per­so­nas con de­men­cia (1% de los chi­le­nos) y se pre­vé que es­ta ci­fra lle­gue a 600 mil (3% de los chi­le­nos) en 2050. Las de­men­cias han irrum­pi­do co­mo las en­fer­me­da­des que más ame­na­zan nues­tra sa­lud: la can­ti­dad de años de vi­da sa­lu­da­ble per­di­dos a cau­sa de las de­men­cias, ya sea por dis­ca­pa­ci­dad o muer­te pre­ma­tu­ra, se ha más que tri­pli­ca­do en los úl­ti­mos 20 años. Y en ese mis­mo pe­rio­do, las muer­tes atri­bui­das a de­men­cias se han mul­ti­pli­ca­do por seis. Es­tu­dios so­bre el cos­to de las de­men­cias han de­mos­tra­do la pre­ca­rie­dad de quie­nes vi­ven con alz­héi­mer. El 71% del cos­to de las de­men­cias en Chi­le co­rres­pon­de a cui­da­dos dis­pen­sa­dos por el en­torno de los en­fer­mos. Só­lo el 29% del cos­to co­rres­pon­de a gas­tos en aten­ción de sa­lud y cui­da­dos pro­fe­sio­na­les. Es­ta dis­tri­bu­ción de cos­to es com­pa­ra­ble con la de paí­ses con in­gre­sos mu­cho me­no­res que Chi­le, co­mo por ejem­plo Ban­gla­desh. Nues­tro país no es­tá des­ti­nan­do los re­cur­sos que de­bie­ra pa­ra aten­der a las per­so­nas con de­men­cia. Fi­nal­men­te, exis­te evi­den­cia de que un diag­nós­ti­co opor­tuno y un ade­cua­do acom­pa­ña­mien­to ayu­dan a con­vi­vir me­jor con las de­men­cias y mi­ti­gar su im­pac­to. El es­cri­tor Pie­rre Pa­chet, en su li­bro De­vant ma mè­re, ha­bla de la ten­ta­ción de in­di­fe­ren­cia y aban­dono que sen­ti­mos an­te las per­so­nas con de­men­cia, an­te la in­cer­ti­dum­bre de si exis­ti­mos o no pa­ra ellos. Pe­ro po­de­mos te­ner la cer­te­za de que sa­ber con­vi­vir con la di­ver­si­dad hu­ma­na re­quie­re aco­ger a los que no pue­den ve­lar por sí mis­mos, aun si ya no sa­ben agra­de­cer­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.