Ni La­gos ni Pi­ñe­ra

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Mau­ri­cio Wei­bel Ba­raho­na, pe­rio­dis­ta]

IN­DE­PEN­DIEN­TE­MEN­TE DE QUIÉN ASU­MA CO­MO EL FU­TU­RO PRE­SI­DEN­TE DEL PAÍS, LA TA­REA PO­LÍ­TI­CA, SO­CIAL E INS­TI­TU­CIO­NAL A ACO­ME­TER ES ENOR­ME Y NO BASTARÁ CON UNA PER­SO­NA­LI­DAD QUE APELE AL OR­DEN O AL CRE­CI­MIEN­TO.

La so­cie­dad chi­le­na, con un in­gre­so per cá­pi­ta de US$ 25.000 por pa­ri­dad de com­pra se­gún el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, man­tie­ne una es­truc­tu­ra la­bo­ral pro­fun­da­men­te re­gre­si­va, don­de la mi­tad de sus tra­ba­ja­do­res per­ci­be in­gre­sos me­no­res a $ 350.000 men­sua­les, se­gún ci­fras ofi­cia­les. Es­ta reali­dad es uno de los pi­la­res de la de­sigual­dad en Chi­le, la que es­tá ex­pre­sa­da tam­bién en la exis­ten­cia de 1.800 li­ceos sin agua ca­lien­te y en la ne­ce­si­dad de re­po­ner la ca­pa­ci­dad de aten­ción de al me­nos trein­ta hos­pi­ta­les en el sis­te­ma pú­bli­co, a 26 años de re­cu­pe­ra­da la de­mo­cra­cia. Es­tas inequi­da­des, re­gis­tra­das en cen­sos, en­cues­tas y es­tu­dios, es­tán pro­ba­ble­men­te en el ori­gen de la cri­sis de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad del sis­te­ma po­lí­ti­co y, pau­la­ti­na­men­te, del mo­de­lo so­cial desa­rro­lla­do las úl­ti­mas dé­ca­das, ba­sa­do esen­cial­men­te en la pro­vi­sión pri­va­da de bie­nes y de­re­chos pú­bli­cos. In­de­pen­dien­te­men­te de quién asu­ma co­mo el fu­tu­ro pre­si­den­te del país, sea Se­bas­tián Pi­ñe­ra, Ri­car­do La­gos, Ale­jan­dro Gui­llier, Isa­bel Allen­de o cual­quier otro, la ta­rea po­lí­ti­ca, so­cial e ins­ti­tu­cio­nal a aco­me­ter es enor­me y no bastará con una per­so­na­li­dad que apele al or­den o al cre­ci­mien­to. La eco­no­mía chi­le­na, se­gún el Fon­do Mo­ne­ta­rio se ex­pan­di­rá por de­ba­jo del 3,2% has­ta el fi­nal del pró­xi­mo go­bierno, pe­río­do en que la in­fla­ción de­bie­ra es­ta­bi­li­zar­se en torno a un 3,0%, pe­ro con un des­em­pleo su­bien­do a pro­me­dios anua­les de has­ta 7,5%, se­gún el mis­mo or­ga­nis­mo mul­ti­la­te­ral. To­do ello, con una in­ver­sión es­tan­ca­da en un 22% del PIB. Es de­cir, un es­ce­na­rio so­cial igual o peor que el ac­tual y sin ai­res de re­cu­pe­ra­ción en la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal, com­pli­ca­da por los vai­ve­nes po­lí­ti­cos en Amé­ri­ca La­ti­na y las se­cue­las de las gue­rras pe­tro­le­ras y las cri­sis mi­gra­to­rias en Eu­ro­pa y EE.UU. Chi­le, don­de se­gún el Ban­co Mun­dial el 0,1 % más ri­co aca­pa­ra el 19,5% de los in­gre­sos, en­fren­ta por en­de la ne­ce­si­dad de her­ma­nar un nue­vo pac­to de desa­rro­llo con ni­ve­les cre­cien­tes de igual­dad. Sin em­bar­go, pa­ra quien sea el pró­xi­mo pre­si­den­te el pro­ble­ma es que no hay es­pa­cios po­lí­ti­cos pa­ra una nue­va re­for­ma tri­bu­ta­ria ni hol­gu­ras ma­yús­cu­las en las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to. No hay fi­nan­cia­mien­to, al me­nos en sus ver­tien­tes tra­di­cio­na­les. ¿ Se­rá la Ley Re­ser­va­da del Co­bre la fuen­te de esos re­cur­sos? Un se­gun­do desafío pa­ra el pró­xi­mo go­ber­nan­te se­rá de­ter­mi­nar un pro­gra­ma so­cial abor­da­ble. Des­con­ta­do por ob­vio el ob­je­ti­vo de ob­te­ner los me­jo­res in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos po­si­bles, la ta­rea es­ta­rá cen­tra­da en re­sol­ver de­man­das que aglu­ti­nan hoy fuer­tes pre­sio­nes so­cia­les y que auguran ya fu­tu­ras com­pli­ca­cio­nes de no ser re­suel­tas. Ur­ge im­pul­sar re­for­mas que nos per­mi­tan de­jar de ser uno de los paí­ses más de­sigua­les del mun­do, por tan­to una de las de­mo­cra­cias más im­per­fec­tas de Oc­ci­den­te. El pri­mer desafío se­rá con­so­li­dar un sis­te­ma gra­tui­to de edu­ca­ción pú­bli­ca en to­dos sus ni­ve­les que con­si­de­re fuer­tes apor­tes en in­fra­es­truc­tu­ra que in­cen­ti­ven la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.