El ha­ce­dor de már­ti­res

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Eu­ge­nio Gar­cía, des­de Ca­ra­cas]

EL MAN­DA­TO DE NI­CO­LÁS MA­DU­RO EN VE­NE­ZUE­LA HA SIG­NI­FI­CA­DO UN IN­CRE­MEN­TO DES­CO­MU­NAL EN EL NÚ­ME­RO DE DE­TEN­CIO­NES Y ENCARCELAMIENTOS PO­LÍ­TI­COS. EL ÚL­TI­MO FUE EL DEL PE­RIO­DIS­TA CHI­LENO-VE­NE­ZO­LANO, BRAU­LIO JATAR.

Hu­go Chá­vez se cui­da­ba bien de no crear már­ti­res po­lí­ti­cos. El Co­man­dan­te se ha­bía con­ver­ti­do en uno de ellos des­pués de su fa­lli­do gol­pe de Es­ta­do en 1992 y apren­dió que su es­tan­cia en la cár­cel le sir­vió pa­ra con­so­li­dar el fa­vor po­pu­lar y pa­ra au­par­se al po­der en 1998 al ser li­be­ra­do, sin ha­ber pa­sa­do por los tri­bu­na­les y tras un acuer­do con par­ti­dos po­lí­ti­cos de la iz­quier­da. Cuan­do Ma­du­ro se hi­zo con la je­fa­tu­ra de Ve­ne­zue­la só­lo per­ma­ne­cían en­tre re­jas 11 pre­sos po­lí­ti­cos. Hoy son 96 y, des­de 2014, han si­do arres­ta­das 6.489 per­so­nas por cues­tio­nes po­lí­ti­cas, se­gún da­tos del Fo­ro Pe­nal Ve­ne­zo­lano. El pre­si­den­te lle­va ca­mino de su­pe­rar su pro­pio ré­cord de de­te­ni­dos po­lí­ti­cos: 3.415 en 2014. En 2016 su­ma ya 2.428. Y no pa­re­ce que es­ta pro­gre­sión se va­ya a fre­nar en los cua­tro me­ses de año que res­tan an­te el ho­ri­zon­te de las mo­vi­li­za­cio­nes de gran par­te del pue­blo ve­ne­zo­lano exi­gien­do en las ca­lles el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio pre­si­den­cial an­tes del 10 de enero de 2017. El pe­rio­dis­ta y abo­ga­do chi­leno-ve­ne­zo­lano Brau­lio Jatar ha si­do el úl­ti­mo en aca­bar en­tre re­jas. Con­vie­ne re­cor­dar que pu­bli­có más de 60 ar­tícu­los en el por­tal ofi­cia­lis­ta apo­rrea.org, en­tre 2005 y 2008 y que lue­go pa­só a la opo­si­ción ac- ti­va en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo di­rec­tor de la web Re­por­te Con­fi­den­cial. En es­tos mo­men­tos se en­cuen­tra en pri­sión pre­ven­ti­va, acu­sa­do de blan­queo de di­ne­ro al en­con­trar­se en su co­che, se­gún la ver­sión del Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia Na­cio­nal, una al­ta su­ma de di­ne­ro sin jus­ti­fi­car. Su de­ten­ción coin­ci­dió en el tiem­po, y fue ca­si un ac­to re­fle­jo del go­bierno ve­ne­zo­lano, una vez que el co­mu­ni­ca­dor de 58 años di­fun­dió en las re­des so­cia­les vi­deos so­bre el ca­ce­lo­ra­zo a Ni­co­lás Ma­du­ro en Vi­lla Ro­sa, en el es­ta­do de Nue­va Es­par­ta, el pa­sa­do 3 de sep­tiem­bre, cuan­do es­ta­ba en­tre­gan­do unas vi­vien­das so­cia­les. Trein­ta per­so­nas fue­ron de­te­ni­das ese día por la pro­tes­ta; 29 fue­ron li­be­ra­das unas ho­ras des­pués. Só­lo Jatar si­gue pre­so, con la ca­be­za ra­pa­da, “ais­la­do en una cel­da” y “en un es­ta­do de­li­ca­do de sa­lud”, se­gún sus fa­mi­lia­res, en la cár­cel 26 de Ju­lio en el es­ta­do lla­ne­ro de Guá­ri­co, en tie­rra fir­me, a 350 km de dis­tan­cia de su re­si­den­cia en la Is­la de Mar­ga­ri­ta. El apre­sa­mien­to de Jatar ha de­ri­va­do en un con­flic­to di­plo­má­ti­co en­tre Chi­le y Ve­ne­zue­la que si­gue su­bien­do de tem­pe­ra­tu­ra al sa­ber­se es­ta se­ma­na que con­ti­núa in­co­mu­ni­ca­do, que no ha vis­to a sus abo­ga­dos y que se ha ne­ga­do la vi­si­ta del enviado de la Em­ba­ja­da de Chi­le. El Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res ve­ne­zo­lano se ha que­ja­do de las “inad­mi­si­bles in­je­ren­cias chi­le­nas”. Así, la de­ten­ción del pe­rio­dis­ta plan­tea du­das so­bre la li­ber­tad de ex­pre­sión en Ve­ne­zue­la, con los me­dios ha­cién­do­se eco cons­tan­te de la doc­tri­na ofi­cia­lis­ta, y so­bre la ca­pa­ci­dad del go­bierno bo­li­va­riano de en­ca­jar las crí­ti­cas en su con­tra. Un he­cho es irre­fu­ta­ble: Ni­co­lás Ma­du­ro se ha con­ver­ti­do en un ex­per­to en fa­bri­car már­ti­res pa­ra la cau­sa opo­si­to­ra, ac­ti­tud con la que Hu­go Chá­vez se mos­tró mu­cho más pre­ca­vi­do. Por su pa­sa­do y por su pro­pio in­te­rés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.