HIS­TO­RIA PER­SO­NAL DE UN ASE­SI­NA­TO

Que Pasa - - POLÍTICA -

El 21 de sep­tiem­bre de 1976, el ex can­ci­ller y di­plo­má­ti­co chi­leno Or­lan­do Le­te­lier fue ase­si­na­do en She­ri­dan Cir­cle por una bom­ba co­lo­ca­da ba­jo su au­to­mó­vil y ac­ti­va­da a ple­na luz del día por un co­man­do pa­ra­po­li­cial a las ór­de­nes de la po­li­cía po­lí­ti­ca del go­bierno del ge­ne­ral Au­gus­to Pi­no­chet. Fue el pri­mer aten­ta­do te­rro­ris­ta ocu­rri­do en to­da la his­to­ria de la ca­pi­tal de los Es­ta­dos Uni­dos. La ex­plo­sión en She­ri­dan Cir­cle ocu­rrió pa­sa­das las 9:00 de la ma­ña­na, y cos­tó la vi­da de Le­te­lier y de su co­la­bo­ra­do­ra en el Ins­ti­tu­te for Po­licy Stu­dies, la jo­ven de 25 años Ron­ni Mof­fitt. Su ma­ri­do, Mi­chael Mof­fitt, so­bre­vi­vió al aten­ta­do gra­cias a que via­ja­ba en el asien­to tra­se­ro del vehícu­lo. Tes­ti­go pri­vi­le­gia­do de es­tos he­chos fue el ac­tual em­ba­ja­dor de Chi­le en los Es­ta­dos Uni­dos, Juan Ga­briel Val­dés, en­ton­ces se­cre­ta­rio po­lí­ti­co de Le­te­lier. Los si­guien­tes frag­men­tos co­rres­pon­den a su me­mo­ria de los he­chos 40 años des­pués del aten­ta­do que re­me­ció al ba­rrio di­plo­má­ti­co de Was­hing­ton DC.

[ Por Juan Ga­briel Val­dés, em­ba­ja­dor de Chi­le en Was­hing­ton // Fo­to: Ro­ber­to Can­dia ]

Es­ta­ba re­cli­na­do so­bre el es­cri­to­rio re­le­yen­do por enési­ma vez el bo­rra­dor. Lo ha­bía­mos es­cri­to en in­glés, y por in­se­gu­ri­dad re­vi­sa­ba ca­da fra­se, le­yen­do en voz al­ta pa­ra ver si so­na­ba co­rrec­ta a mis oí­dos. Era una ma­ña­na gris en la que el agua mo­ja­ba los vi­drios de las ven­ta­nas sin al­can­zar a ser llu­via. Es­ta­ba so­lo con los niños en la ca­sa y los sen­tía de­trás mío, sen­ta­dos en la al­fom­bra, ju­gan­do en un co­rral con sus ob­je­tos de ma­de­ra. Eran las 9 de la ma­ña­na del día 21 de sep­tiem­bre de 1976 y es­pe­ra­ba que An­to­nia

vol­vie­ra del su­per­mer­ca­do an­tes de me­dia ho­ra, pa­ra sa­lir a la oficina y en­tre­gar fi­nal­men­te el tex­to a Or­lan­do. Me dis­tra­je por un se­gun­do mi­ran­do al va­cío cuan­do so­nó el te­lé­fono. —Juan Ga­briel, al­go gra­ve ha pa­sa­do. Pa­re­ce que Or­lan­do tu­vo un ac­ci­den­te en el au­to. La gen­te aquí ha sa­li­do co­rrien­do ha­cia Mas­sa­chu­setts Ave­nue. Es­toy so­la y no sé qué ha­cer. Era la voz de Li­llian Mon­te­ci­nos, la se­cre­ta­ria de Or­lan­do. Ma­ter­nal, gran­de, ro­sa­da, con su pe­lo blan­co de mo­ño en la nu­ca, la se­ño­ra Li­llian ha­bía

si­do la se­cre­ta­ria de to­dos los em­ba­ja­do­res de Chi­le en Was­hing­ton du­ran­te años. Te­nía la voz tré­mu­la. Me que­dé ató­ni­to. —¿Cuán gra­ve? —pre­gun­té en voz ba­ja. —Muy gra­ve, me te­mo que Or­lan­do pue­de ha­ber muer­to. Tú sa­bes có­mo ma­ne­ja­ba, ¡si es­ta­ban a pun­to de qui­tar­le el car­net! Lo sa­be, pen­sé, sa­be que mu­rió y no me lo quie­re con­tar. Le ex­pli­qué que no me po­día mo­ver de la ca­sa has­ta que vol­vie­ra An­to­nia. Que­da­mos de ha­blar en unos mi­nu­tos. Un ac­ci­den­te de au­to en al­gu­na par­te de Mas­sa­chu­setts. Eso en­ten­dí. Ho­rri­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.