AL RES­CA­TE DEL PI­LO­TO PAR­DO

Que Pasa - - CIENCIAS -

Luis Par­do, un ma­rino tí­mi­do y de po­cas pa­la­bras, pro­ta­go­ni­zó una de las ha­za­ñas más no­ta­bles de la na­ve­ga­ción pa­ra res­ca­tar a los náu­fra­gos de la ex­pe­di­ción bri­tá­ni­ca de Er­nest Shac­kle­ton, atra­pa­dos en la is­la Ele­fan­te en pleno in­vierno de 1916. A cien años de los he­chos, hoy es él quien de­be ser res­ca­ta­do. No del mar, del ol­vi­do.

Pa­sé por allí a fi­nes de di­ciem­bre en el bu­que de la Ar­ma­da Ma­ri­ne­ro Fuen­teal­ba, con el en­car­go de es­cri­bir una cró­ni­ca pa­ra la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal so­bre el cen­te­na­rio de la ha­za­ña del te­nien­te de la Ar­ma­da Luis Par­do. Los es­ca­sos me­tros de cos­ta por los que me per­mi­tió tran­si­tar el des­cen­so de la ma­rea me bas­ta­ron pa­ra to­mar ple­na con­cien­cia del ca­rác­ter hos­til de la is­la Ele­fan­te. Una bu­lli­cio­sa co­lo­nia de pin­güi­nos ocu­pa hoy el lu­gar, tam­bién co­no­ci­do co­mo Pun­ta Wild, que sir­vió de es­ce­na­rio pa­ra el res­ca­te de los 22 náu­fra­gos del ber­gan­tín bri­tá­ni­co En­du­ran­ce, en el in­vierno de 1916. Allí, en­tre ni­dos y ex­cre­men­to de ave, se le­van­ta fan­tas­ma­gó­ri­ca­men­te un bus­to de bron­ce con una le­yen­da ape­nas le­gi­ble, que re­cuer­da la vi­si­ta de la es­cam­pa­vía Yel­cho, co­man­da­da por Par­do, a es­tos in­hós­pi­tos te­rri­to­rios. Una his­to­ria en su mo­men­to ce­le­bra­da, pe­ro que hoy, da­das las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, es­tá en riesgo de ser ol­vi­da­da. Cien años des­pués, es ne­ce­sa­rio re­cor­dar­la.

LA AVEN­TU­RA TRUNCADA

duc­to de sus lar­gas ex­pe­di­cio­nes, zar­pó de Ply­mouth, ciu­dad del sud­es­te de In­gla­te­rra, con la in­ten­ción de cru­zar la An­tár­ti­da, pa­san­do por el Po­lo Sur. Es­ta, ase­gu­ra­ba el ex­plo­ra­dor, se­ría una Ex­pe­di­ción Im­pe­rial Tran­san­tár­ti­ca. Pe­ro el ber­gan­tín En­du­ran­ce ni si­quie­ra lo­gró to­car tie­rra fir­me. Su her­mo­so cas­co de ro­ble en­sam­bla­do en as­ti­lle­ros no­rue­gos fue apri­sio­na­do por la ban­qui­sa de hie­lo del mar de Wed­dell (co­mo se lla­ma una por­ción del océano an­tár­ti­co) que lo aplas­tó po­cos me­ses des­pués. Pri­va­dos de su bu­que, los bri­tá­ni­cos se las in­ge­nia­ron pa­ra lle­gar a is­la Ele­fan­te a bor­do de los tres bo­tes sal­va­vi­das con que con­ta­ban, na­ve­gan­do du­ran­te cin­co días en­tre los hie­los, con tem­pe­ra­tu­ras que pro­me­dia­ban los 30 gra­dos ba­jo ce­ro. Shac­kle­ton op­tó por de­jar el grue­so de su tri­pu­la­ción en la is­la y ha­cer­se a la mar jun­to a cin­co hom­bres en un bo­te reacon­di­cio­na­do por el car­pin­te­ro de la ex­pe­di­ción, bau­ti­za­do co­mo Ja­mes Caird en ho­nor a uno de sus fi­nan­cis­tas. Arri­ba­ron a las cos­tas de Geor­gia del Sur des­pués de ca­tor­ce días de lu­cha con­tra vien­tos y olas des­co­mu­na­les. Al al­can­zar la ba­lle­ne­ra de bahía Strom­ness se en­con­tra­ron con dos niños de en­tre diez y do­ce años, que al ver­los hu­ye­ron des­pa­vo­ri­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.