MO­RAL VHS

Que Pasa - - CULTURA - [ Por Al­ber­to Fu­guet, es­cri­tor y ci­neas­ta ]

La im­por­tan­cia de uno de los estrenos más exi­to­sos del año, no es tan­to la se­rie en sí mis­ma, con sus mons­truos, cons­pi­ra­cio­nes, fa­mi­lias sub­ur­ba­nas, mun­dos pa­ra­le­los y niños in­quie­tos, sino có­mo sa­lu­da, ce­le­bra y ele­va la cul­tu­ra de los 80 has­ta co­ro­nar­la en lo más al­to.

Lo más fas­ci­nan­te de la cau­ti­va­do­ra y en­tre­te­ni­da y, sí, que­ri­ble y has­ta tier­na se­rie de ho­rror/cien­cia fic­ción/ go­re Stran­ger Things no es tan­to la se­rie en sí (aun­que tie­ne mu­cho por lo cual va­le la pe­na ce­le­brar y aplau­dir, par­tien­do por sus crea­do­res, dos me­lli­zos de ape­lli­do Duf­fer que son tan uni­dos que no que­da cla­ro cuál es cuál y no les im­por­ta mu­cho y has­ta se ven­den co­mo lo que son: un dúo) o có­mo ya la te­le­vi­sión es la de­po­si­ta­ria de nues­tras his­to­rias (aun­que sean aje­nas, ex­tran­je­ras, le­ja­nas, ter­mi­nan sien­do nues­tras, par­te de nues­tro dis­co du­ro emo­ti­vo, de­co­di­fi­ca­das por ca­da uno a par­tir de sus propias pul­sa­cio­nes y trau­mas y sue­ños lo­ca­les), además de ser (qué du­da ca­be) la cen­tral nu­clear de don­de ema­nan las ra­dia­cio­nes pop (Net­flix y los ca­na­les de ca­ble ti­po HBO y Show­ti­me y pa­ra qué se­guir). La te­le­vi­sión lo­cal ma­si­va es eso: ma­si­va, po­pu­lar, bá­si­ca, bur­da, sin cul­pa, cha­ta­rro­sa. Y aho­ra el ci­ne (¿qué es el ci­ne?, su­pon­go que esas mul­ti­sa­las con pan­ta­llas gi­gan­tes y hor­das de per­so­nas en fi­la y to­ne­la­das de ca­bri­tas y trai­lers que per­fo­ran los sen­ti­dos) es al­go pa­re­ci­do: ca­ji­ta feliz, 3D, ex­plo­sio­nes, su­per­hé­roes. La an­ti­gua cin­ta me­dia­na, la cin­ta no-tan­ca­ra, adul­ta o in­clu­so aque­llos fil­mes me­no­res o B o sin es­tre­llas que in­clu­so es­ta­ban di­ri­gi­dos a los niños o los ado­les­cen­tes, des­apa­re­cie­ron. Tal co­mo se des­va­ne­cie­ron los fil­mes de adul­tos en el ci­ne (¿al­guien vio Ju­lie­ta de Al­mo­dó­var? ¿A al­guien le im­por­tó? ¿Hi­zo rui­do o ge­ne­ró con­ver­sa­ción? Na­da, las cin­tas de au­tor aho­ra de­ben ir al ca­ble o en­con­trar­se en otras pla­ta­for­mas). Así, el ci­ne aho­ra es don­de con­vi­ven, de ma­ne­ra cu­rio­sa, los es­tri­den­tes block­bus­ters con las cin­tas ul­tra­in­dies o una que otra cin­ta na­cio­nal que qui­zás en­con­tra­ría me­jor for­tu­na en la te­le­vi­sión. Pe­ro ci­ne es ci­ne o, pa­ra ha­cer­me ex­pli­car me­jor, el ci­ne tie­ne la ca­pa­ci­dad de sor­pren­der­nos cuan­do lo­gra lan­zar­nos una idea o pro­vo­car­nos una emo­ción o ha­cer­nos in­gre­sar a un uni­ver­so en poco tiem­po. Ca­da vez ten­go más cla­ro ( y a me­di­da que veo y veo y has­ta me vuel­vo adicto o in­gre­so a ma­ra­to­nes te­le­vi­si­vas) que la ma­yor gra­cia, lo que lo ha­ce im­ba­ti­ble, no es tan­to la pan­ta­lla gran­de sino su ca­pa­ci­dad de de­cir­lo to­do en poco tiem­po. Su po­der es­tá en lo com­pac­to, en eco­no­mi­zar; al fi­nal es un ar­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.