CANÍBAL

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Gon­za­lo Maier ]

En los pri­me­ros mi­nu­tos de 20,000 Days on Earth, el do­cu­men­tal so­bre Nick Ca­ve, el can­tan­te aus­tra­liano se pei­na fren­te al es­pe­jo del ba­ño y di­ce que es un caníbal, que usa la vi­da de los otros pa­ra es­cri­bir can­cio­nes. Que to­ma las mi­se­rias y lu­chas de sus más cer­ca­nos pa­ra ar­mar his­to­rias. Y aho­ra que apa­re­ce Ske­le­ton Tree, el úl­ti­mo ál­bum de Nick Ca­ve & the Bad Seeds, la con­fe­sión to­ma un ai­re os­cu- ro y mal­di­to. Pa­ra re­su­mir lo que re­pi­tie­ron has­ta el har­taz­go los me­dios: jus­to cuan­do la ban­da es­ta­ba en el es­tu­dio de gra­ba­ción mu­rió uno de los hi­jos de Ca­ve y la bru­ta­li­dad de can­cio­nes co­mo “I Need You” o “Je­sus Alo­ne” in­vi­ta a pen­sar que es­te dis­co es otra de­mos­tra­ción más de su ca­ni­ba­lis­mo. El mis­mo Ca­ve, eso sí, se ha preo­cu­pa­do de acla­rar que ca­si to­do es­ta­ba es­cri­to, que la tra­ge­dia ape­nas le de­jó tiem­po pa­ra com­po­ner te­mas nue­vos. Es de­cir, que su ob­se­sión por el apo­ca­lip­sis y los am­bien­tes os­cu­ros es más o me­nos la ha­bi­tual (só­lo que es­ta vez la ex­pe­rien­cia es tan in­có­mo­da co­mo sen­tar­se a mi­rar el do­lor de los de­más). En fin, con o sin ca­ni­ba­lis­mo, Ske­le­ton Tree va­le co­mo el exor­cis­mo de un ti­po que su­su­rra las can­cio­nes más du­ras y con­mo­ve­do­ras que es­cu­cha­rán en un buen tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.