Bai­lar y pen­sar

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Ma­nuel Mai­ra, pe­rio­dis­ta]

En las re­cien­tes no­mi­na­cio­nes a los Grammy La­ti­nos 2016, hay una es­ce­na in­cen­dia­ria. En ella apa­re­ce una ima­gen del ase­si­na­do ex se­na­dor y fun­da­dor de la Unión De­mó­cra­ta In­de­pen­dien­te, Jaime Guz­mán, que­mán­do­se len­ta­men­te al rit­mo del pe­ga­jo­so pop elec­tró­ni­co de una can­ción lla­ma­da “Siem­pre es vier­nes en mi co­ra­zón”. Ade­más de com­po­ner­la, Álex Anwandter pro­ta­go­ni­za y di­ri­ge su vi­deo, que la se­ma­na pa­sa­da fue no­mi­na­do en los Grammy La­ti­nos en la ca­te­go­ría Me­jor Vi­deo Mu­si­cal Ver­sión Cor­ta. El clip le dio una de sus dos pos­tu­la­cio­nes al pre­mio más im­por­tan­te de la in­dus­tria mu­si­cal, que tam­bién lo ten­drá com­pi­tien­do en el apar­ta­do Me­jor Ar­tis­ta Nue­vo. Pa­ra el Grammy, Anwandter es no­ve­dad, pe­ro en Chi­le tie­ne un re­co­rri­do de 10 años con cin­co dis­cos pu­bli­ca­dos que lo han lle­va­do a ocu­par un lu­gar des­ta­ca­do en­tre los ar­tis­tas sur­gi­dos en la era de in­ter­net. A me­dia­dos de la dé­ca­da pa­sa­da, par­tió su ca­mino con Te­le­ra­dio Do­no­so, que pa­ra mu­chos era la pró­xi­ma ban­da de rock chi­le­na ca­paz de se­du­cir a las ma­sas. Lo era tam­bién pa­ra Car­los Fon­se­ca, el má­na­ger que hi­zo des­pe­gar a Los Pri­sio­ne­ros y que apos­tó por ma­ne­jar la as­cen­den­te ca­rre­ra del gru­po. Fon­se­ca creía que Te­le­ra­dio Do­no­so lle­ga­ría al Festival de Vi­ña y ob­ten­dría un im­pac­to re­gio­nal, pe­ro Anwandter te­nía otras prio­ri­da­des y ter­mi­nó con el pro­yec­to tras dos dis­cos y va­rias can­cio­nes en la ra­dio. La de­ci­sión de­jó viu­dos y con­clu­sio­nes que ha­bla­ban de un error es­tra­té­gi­co. Ter­mi­nar con un gru­po de gran po­ten­cial y cre­cien­te po­pu­la­ri­dad era un pe­ca­do en la ló­gi­ca de la in­dus­tria, pe­ro, en el mun­do in­de­pen­dien­te de Anwandter, mo­ver­se des­de el co­ra­zón es un de­no­mi­na­dor co­mún. Te­nía la ur­gen­cia de ha­cer al­go dis­tin­to y em­pe­zó una ca­rre­ra so­lis­ta car­ga­da al pop he­cho con má­qui­nas. En sus shows agre­gó bai­le y, lo más im­por­tan­te, de­fi­nió un men­sa­je. El ma­chis­mo, la ho­mo­fo­bia, la cri­sis de la cla­se po­lí­ti­ca y la cri­sis de la Igle­sia fue­ron al­gu­nos te­mas que fue in­cor­po­ran­do en su mú­si­ca, mar­can­do di­fe­ren­cias con la gran ma­yo­ría de sus com­pa­ñe­ros de ge­ne­ra­ción. En ese ca­mino es­cri­bió “Ta­tua­je” (2011), la pri­me­ra can­ción ro- mán­ti­ca can­ta­da por un hom­bre a otro hom­bre, y pro­du­jo Nun­ca vas a es­tar so­lo, pe­lí­cu­la ins­pi­ra­da en el ca­so Za­mu­dio que lle­ga a sa­las lo­ca­les en no­viem­bre en su de­but co­mo di­rec­tor de cine. La con­se­cuen­cia de Anwandter lo ha lle­va­do a re­cha­zar pro­pues­tas pu­bli­ci­ta­rias que con­si­de­ró le­ja­nas a su fo­co. Su gru­po de fans ha cre­ci­do en nú­me­ro, pe­ro so­bre to­do en fi­de­li­dad. Un pú­bli­co des­pre­jui­cia­do que acep­ta fe­liz la in­vi­ta­ción a re­fle­xio­nar so­bre la so­cie­dad mien­tras se bai­la, co­mo una nue­va for­ma de sa­car la voz. El clí­max de su ju­ga­da fue el lan­za­mien­to de Ami­ga (2016), su ter­cer dis­co post Te­le­ra­dio Do­no­so, que lo lle­vó a ac­tuar por pri­me­ra vez so­lo en el Tea­tro Cau­po­li­cán. No es fá­cil pa­ra un ar­tis­ta chi­leno lle­gar al re­cin­to de San Die­go, con ca­pa­ci­dad pa­ra cer­ca de cin­co mil per­so­nas, y esa no­che de fi­nes de ju­lio se ha­bía lle­na­do pa­ra trans­for­mar­se en una re­fle­xi­va pis­ta de bai­le. Al rit­mo del pop elec­tró­ni­co, Anwandter cues­tio­na­ba asun­tos co­mo el aco­so ca­lle­je­ro, la vio­len­cia de gé­ne­ro y la dis­cri­mi­na­ción, mien­tras se gra­dua­ba co­mo el ar­tis­ta po­lí­ti­co más ori­gi­nal de la es­ce­na. Es­ta se­ma­na, des­co­no­ci­dos arran­ca­ron la ca­be­za de un bus­to de Jaime Guz­mán en la co­mu­na de Los Án­ge­les. Las imá­ge­nes que mos­tra­ron los me­dios, pa­re­cían una par­te ex­tra del vi­deo de Anwandter dis­tin­gui­do por el Grammy La­tino, con los vio­len­tis­tas ac­tuan­do pa­ra la cá­ma­ra y su pe­ga­jo­sa can­ción de pro­tes­ta so­nan­do de fon­do.

EL MA­CHIS­MO, LA HO­MO­FO­BIA, LA CRI­SIS DE LA CLA­SE PO­LÍ­TI­CA Y LA CRI­SIS DE LA IGLE­SIA SON AL­GU­NOS TE­MAS QUE FUE IN­COR­PO­RAN­DO ÁLEX ANWANDTER EN SU MÚ­SI­CA, MAR­CAN­DO DI­FE­REN­CIAS CON LA GRAN MA­YO­RÍA DE SUS COM­PA­ÑE­ROS DE GE­NE­RA­CIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.