Cer­ve­za sí, Red Bull no

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Die­go Zú­ñi­ga Contreras, des­de Bonn]

LAS HINCHADAS ALE­MA­NAS NO VEN CON BUE­NOS OJOS EL MO­DE­LO DE NE­GO­CIOS QUE IM­PO­NE EN EL FÚT­BOL EL RE­CIÉN AS­CEN­DI­DO RB LEIP­ZIG, UNO DON­DE LOS FA­NÁ­TI­COS NO IM­POR­TAN, LA TRA­DI­CIÓN ES UN ASUN­TO AJENO Y LO QUE MAN­DA ES EL DI­NE­RO DE UN MI­LLO­NA­RIO.

El 10 de sep­tiem­bre, RB Leip­zig de­rro­tó por 1-0 a Bo­rus­sia Dort­mund. No es un re­sul­ta­do cual­quie­ra pa­ra un tor­neo co­mo el ale­mán. Si la ló­gi­ca tie­ne al­gún gra­do de in­ci­den­cia en el fút­bol, el Dort­mund es­tá lla­ma­do a ser la pie­dra en el za­pa­to del to­do­po­de­ro­so Ba­yern Mú­nich, pe­ro esa de­rro­ta an­te un equi­po re­cién as­cen­di­do pue­de mar­car un hi­to: los ama­ri­llos per­die­ron tres pun­tos se­gu­ros y eso pue­de sig­ni­fi­car la di­fe­ren­cia en­tre ser pri­me­ro y se­gun­do al fi­nal de la tem­po­ra­da. Pe­ro, más allá de lo nu­mé­ri­co, el re­sul­ta­do es una se­ñal cla­ra de que al­gu­nas co­sas que es­tán cam­bian­do en la Bun­des­li­ga. Los hin­chas de Bo­rus­sia Dort­mund son due­ños del 51% del equi­po, que tie­ne un to­tal de 139 mil so­cios en to­da Ale­ma­nia. Ha­bla­mos de un equi­po fun­da­do en 1909, con varios cam­peo­na­tos en el cuer­po, par­ti­ci­pa­cio­nes en tor­neos eu­ro­peos y cu­na de gran­des es­tre­llas del ba­lom­pié ger­mano. La tem­po­ra­da pa­sa­da, Bo­rus­sia lle­vó 81.178 es­pec­ta­do­res por par­ti­do, en pro­me­dio, al Sig­nal Idu­na Park. Es el clá­si­co mo­de­lo de equi­po de fút­bol que apre­cian y ad­mi­ran los ale­ma­nes, don­de la tra­di­ción se con­ju­ga con la ciu­dad y sus se­gui­do­res, y el éxito es fru­to de un tra­ba­jo man­co­mu­na­do que, co­mo tal, to­dos dis­fru­tan. Por el otro la­do es­tá el RB Leip­zig. RB es por Ra­se­nBalls­port, pe­ro to­dos sa­ben que en reali­dad sig­ni­fi­ca Red Bull, lo que pasa es que en la Bun­des­li­ga los clu­bes nue­vos no pue­den te­ner nom­bres de mar­cas. Es un equi­po fun­da­do en 2009 so­bre otro que es­ta­ba que­bra­do (el ig­no­to SSV Mar­krans­tädt) e ins­ta­la­do a la fuer­za por la vo­lun­tad de un in­ver­sio­nis­ta mul­ti­mi­llo­na­rio, el due­ño de Red Bull, Die­trich Ma­tes­chitz, que desea a co­mo dé lu­gar ha­cer ne­go­cios en el mun­do del fút­bol. El club tie­ne 600 so­cios y un es­ta­dio pa­ra 43 mil es­pec­ta­do­res que ra­ra­men­te se lle­na. Es lo que na­die quie­re en la Bun­des­li­ga: un equi­po en ma­nos de un mag­na­te sin víncu­los con la ciu­dad ni tra­di­ción. El triun­fo de RB Leip­zig so­bre el Bo­rus­sia pu­so a los “to­ros ro­jos” en la se­gun­da po­si­ción del tor­neo, jus­to de­trás del Ba­yern Mú­nich. Y el dia­rio Bild, el más ven­di­do de Ale­ma­nia, se pre­gun­tó si los de­bu­tan­tes “po­drían, qui­zás, ser cam­peo­nes”. Des­ta­có la mi­llo­na­ria in­ver­sión de 50 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra con­tra­tar sie­te nue­vos ju­ga­do­res y otros tan­tos mi­llo­nes en los ca­de­tes, cam­pos de en­tre­na­mien­to y me­jo­ras en el es­ta­dio Red Bull Are­na. Que el pro­yec­to es a me­diano pla­zo y res­pon­de a una cui­da­da pla­ni­fi­ca­ción lo di­ce la nó­mi­na de ti­tu­la­res, 10 de los cua­les tie­nen me­nos de 23 años. Uno de ellos es el es­co­cés Oli­ver Bur­ke (19 años), quien lle­gó al RB Leip­zig a cam­bio de 15 mi­llo­nes de eu­ros y re­cha­zan­do los avan­ces del mis­mí­si­mo Ba­yern Mú­nich. Co­mo to­do el mun­do ha­bla de la re­ti­cen­cia y re­pul­sa que pro­vo­ca en­tre los hin­chas de los otros equi­pos de la Bun­des­li­ga la apa­ri­ción de es­te mo­de­lo de ne­go­cios ex­tra­ño a las cos­tum­bres ale­ma­nas, Bild am Sonn­tag le pre­gun­tó a Bur­ke so­bre sus sen­sa­cio­nes al res­pec­to. “Yo no lo en­tien­do. En In­gla­te­rra es nor­mal que se in­vier­ta di­ne­ro en el fút­bol pa­ra al­can­zar nue­vos ob­je­ti­vos”, res­pon­dió el de­por­tis­ta. Cla­ro, lo nor­mal en In­gla­te­rra pue­de pro­vo­car re­cha­zo en Ale­ma­nia. Eso, sin em­bar­go, tie­ne sin cui­da­do a Die­trich Ma­tes­chitz. Su for­tu­na de ca­si 13 mil mi­llo­nes de eu­ros le da la tran­qui­li­dad su­fi­cien­te pa­ra sol­ven­tar es­tos gus­ti­tos, y qui­zás una prue­ba de que no an­da tan per­di­do es que, has­ta la quin­ta fe­cha, RB Leip­zig si­gue in­vic­to y es­tá en zo­na de cla­si­fi­ca­ción a la Li­ga Europea y a es­ca­sos dos pun­tos de es­tar en el gru­po que lle­ga a la Cham­pions Lea­gue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.