El le­ga­do de Pe­res

Que Pasa - - POSTEOS -

[Por Fer­nan­do Wil­son L. pro­fe­sor de His­to­ria, Fa­cul­tad de Ar­tes Li­be­ra­les UAI]

La muer­te de Shimon Pe­res im­pli­ca uno de los úl­ti­mos pel­da­ños en el pa­so a la his­to­ria de los fun­da­do­res de Is­rael. Na­ci­do en Polonia en una fa­mi­lia ju­día lai­ca, ad­he­ri­ría tem­pra­na­men­te al sio­nis­mo y al pro­yec­to de cons­truc­ción de la na­ción ju­día en Pa­les­ti­na. Par­te de los lí­de­res jó­ve­nes del Ha­ga­ná, mo­vi­mien­to in­sur­gen­te que cons­ti­tu­yó la ba­se de las ac­tua­les fuer­zas de de­fen­sa is­rae­líes, Pe­res par­ti­ci­pó en la Gue­rra de In­de­pen­den­cia, ob­te­nien­do ma­te­rial mi­li­tar pa­ra las fuer­zas is­rae­líes en com­pli­ca­das ope­ra­cio­nes de con­tra­ban­do y ad­qui­si­cio­nes en el mer­ca­do ne­gro. Pos­te­rior­men­te ini­cia­ría una ex­ten­sa ca­rre­ra po­lí­ti­ca co­mo fun­cio­na­rio den­tro del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa y se­ría par­te de los enérgicos y de­ci­di­dos jó­ve­nes que acom­pa­ña­rían a Da­vid Ben- Gu­rión en la cons­truc­ción ba­jo fue­go de los pri­me­ros días del Is­rael in­de­pen­dien­te. A cor­to an­dar pa­sa­ría a ocu­par dis­tin­tos car­gos mi­nis­te­ria­les, don­de des­ta­ca­ría por su mez­cla de prag­ma­tis­mo con afa­bi­li­dad y ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra, la

que se de­mos­tra­ría do­ce­nas de ve­ces en muy di­fí­ci­les eventos, tan­to pro­pia­men­te po­lí­ti­cos co­mo de ope­ra­cio­nes de con­trol in­terno y mi­li­ta­res. Pa­sa­ría lue­go en dos oca­sio­nes por el car­go de pri­mer mi­nis­tro y co­ro­na­ría una bri­llan­te ca­rre­ra po­lí­ti­ca co­mo pre­si­den­te. To­do lo an­te­rior pue­de leer­se co­mo un obi­tua­rio más de un po­lí­ti­co fa­lle­ci­do, pe­ro la di­fe­ren­cia de Pe­res ra­di­ca pre­ci­sa­men­te en su ca­pa­ci­dad de ana­li­zar y com­pren­der el me­dio po­lí­ti­co is­rae­lí y de Me­dio Orien­te mu­cho más allá que la ma­yo­ría de sus pa­res. Com­pren­dió des­de tem­prano la ne­ce­si­dad de una paz per­ma­nen­te con el mun­do pa­les­tino, y tu­vo el va­lor mo­ral pa­ra com­pren­der esa con­clu­sión en ac­cio­nes con­cre­tas. Su fo­to en los jar­di­nes de la Ca­sa Blan­ca con Yas­ser Ara­fat pa­só a la his­to­ria por de­re­cho pro­pio, pe­ro in­clu­so tras la com­pli­ca­ción se­ve­ra de las con­ver­sa­cio­nes de paz pa­les­tino-is­rae­líes, si­guió apo­yan­do un pro­ce­so de paz que se vol­vía ca­da vez más im­po­pu­lar an­te las ac­cio­nes vio­len­tas de los ra­di­ca­les de ca­da ban­do. Peor aún, en el con­tex­to de go­bier­nos co­mo los de Sha­ron o Ne­tan­yahu, pa­só a ser cla­ra­men­te un con­tra­dic­tor de los par­ti­da­rios de la lí­nea du­ra. Su pos­tu­ra de com­bi­nar im­pe­ca­bles an­te­ce­den­tes per­so­na­les en lo que al com­pro­mi­so con la idea del Es­ta­do de Is­rael iba, pe­ro con una ex­ten­sa y pro­fun­da vo­ca­ción de paz y el ya men­cio­na­do prag­ma­tis­mo se plas­mó en múl­ti­ples de­cla­ra­cio­nes, li­bros, ar­tícu­los y ac­cio­nes en pos de con­so­li­dar la co­exis­ten­cia en­tre dos so­cie­da­des tan que­bra­das co­mo la is­rae­lí y la pa­les­ti­na. Su le­ga­do es im­por­tan­te. Ca­da gru­po en Is­rael, Pa­les­ti­na y el mun­do se­lec­cio­na­rá mi­ra­das des­de su pe­cu­liar pers­pec­ti­va. Al­gu­nos pre­fe­ri­rán re­cor­dar su rol en el in­creí­ble res­ca­te de En­teb­be, cuan­do fuer­zas es­pe­cia­les is­rae­líes mon­ta­ron un au­daz res­ca­te de los pa­sa­je­ros se­cues­tra­dos en Ugan­da. Otros se que­da­rán con los Acuer­dos de Oslo, cuan­do fue ca­paz de plan­tear que no le ex­tra­ña­ría que los pa­les­ti­nos pu­die­ran ser sus me­jo­res ami­gos. Lo re­le­van­te es que fue la mis­ma per­so­na, que, sin tran­sar sus va­lo­res y la idea de una so­cie­dad y Es­ta­do libres pa­ra el pueblo ju­dío, pu­do a la vez com­pren­der la crí­ti­ca ne­ce­si­dad de ase­gu­rar la con­vi­ven­cia de es­ta so­cie­dad con sus ve­ci­nos. Co­mo mu­chos sol­da­dos y po­lí­ti­cos en tiem­pos di­fí­ci­les, fue ca­paz de en­ten­der lo que real­men­te sig­ni­fi­ca­ba la paz y el atroz pre­cio de no con­se­guir­la.

CON­SI­DE­RA­DO UNO DE LOS PA­DRES FUN­DA­DO­RES DEL ES­TA­DO IS­RAE­LÍ , SHIMON PE­RES DE­JA UNA MAR­CA EN SU IN­CAN­SA­BLE LU­CHA POR LA CO­EXIS­TEN­CIA DE IS­RAEL Y PA­LES­TI­NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.