DEL AMOR AL ODIO

Que Pasa - - NEGOCIOS - [ Por Ma­ría Jo­sé Ta­pia // Ilus­tra­ción: Her­nán Kirs­ten ]

Ha­ce un año, la ma­la aten­ción y los co­bros abu­si­vos eran co­sas im­pen­sa­das al ha­blar de Uber. El ser­vi­cio go­za­ba de una de­fen­sa ce­rra­da por par­te de los usua­rios, que só­lo real­za­ban lo bueno del sis­te­ma. Ha­ce un mes esa reali­dad cam­bió brus­ca­men­te. La ta­ri­fa di­ná­mi­ca y la ba­ja en la ca­li­dad de cho­fe­res y vehícu­los de­te­rio­ra­ron una re­la­ción en la que hoy abun­dan las crí­ti­cas.

Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas, Ma­tías Dé­lano (in­ge­nie­ro agró­no­mo, 42 años) co­men­zó a usar Ca­bify. Des­de 2014 que era un usua­rio cau­ti­vo de Uber. Su de­but en es­ta fir­ma ha­bía si­do un éxito: bue­na aten­ción, bue­na ca­li­dad y bue­nos pre­cios. To­do lo que es­pe­ra­ba de un ser­vi­cio de trans­por­te de pa­sa­je­ros. El pa­no­ra­ma, sin em­bar­go, cam­bió unos me­ses atrás. Lo que era un ser­vi­cio de ex­ce­len­cia em­peo­ró y las ta­ri­fas se dis­pa­ra­ron, co­men­ta Dé­lano. Hoy, es­tá pro­ban­do Ca­bify. La his­to­ria des­cri­ta es só­lo un ejem­plo de una sen­sa­ción ge­ne­ra­li­za­da. Si el año pa­sa­do la de­fen­sa a Uber era ce­rra­da y só­lo exis­tían ha­la­gos pa­ra re­fe­rir­se a una com­pa­ñía que se vis­lum­bra­ba co­mo una bue­na op­ción a los tra­di­cio­na­les ta­xis, hoy las re­des so­cia­les es­tán ates­ta­das de fra­ses co­mo: “se aca­bó la ma­gia de Uber Chi­le”; “ma­la aten­ción, ma­la ca­li­dad y co­bros abu­si­vos”; “de­cep­cio­na­da con Uber Chi­le”. Hoy, varios usua­rios se han cam­bia­do a la com­pe­ten­cia, si­tua­ción que an­tes era im­pen­sa­da. 2015 fue el año de Uber. Su lle­ga­da a Chi­le mar­có un dis- tan­cia­mien­to ab­so­lu­to con los ta­xis ama­ri­llos, su­ma­men­te cues­tio­na­dos por los pa­sa­je­ros de­bi­do a los co­bros ex­ce­si­vos y una aten­ción de­fi­cien­te. Se­gún re­cuer­da Luis Spiess, vo­ce­ro de cho­fe­res Uber, la com­pa­ñía en sus ini­cios ofre­cía un ser­vi­cio “de lu­jo”, que par­tía por las exi­gen­cias a los con­duc­to­res: to­dos de­bían usar terno y te­ner au­tos de al­ta ga­ma, cu­yo año de fa­bri­ca­ción no fue­ra an­te­rior a 2007, con ai­re acon­di­cio­na­do, agua y dul­ces. “Las exi­gen­cias eran al­tas. De­bía­mos ha­cer test si­co­ló­gi­cos, ca­pa­ci­ta­cio­nes, con­tra­tar un se­gu­ro pa­ra el co­pi­lo­to (el usua­rio) y los pre­cios eran jus­tos”, se­ña­la. En esa opor­tu­ni­dad, los pa­sa­je­ros ase­gu­ra­ban que si nor­mal­men­te un re­co­rri­do cos­ta­ba $5.000, en Uber va­lía $3.000. Eran só­lo ha­la­gos. El nú­me­ro de usua­rios se dis­pa­ró, más que du­pli­cán­do­se, y los ta­xis­tas mon­ta­ron en có­le­ra, acu­san­do la ile­ga­li­dad de un trans­por­te de pa­sa­je­ros sin pa­ten­te ama­ri­lla ca­ren­te de re­gu­la­ción. Varios au­tos Che­vro­let Or­lan­do (ca­rac­te­rís­ti­cos de cho­fe­res Uber) fue­ron agre­di­dos. La po­bla­ción sa­lió en su de­fen­sa pre­sio­nan­do una re­gu­la­ción que las au-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.