TO­DAS LAS FIES­TAS

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Ál­va­ro Bi­sa­ma ]

The ba­llad of se­xual de­pen­dency se lla­ma la mues­tra de la fo­tó­gra­fa Nan Gol­din (1953) que se es­tá ex­hi­bien­do ac­tual­men­te en el MoMA, en Nue­va York. Com­pues­ta por una se­rie de fo­tos icó­ni­cas de Gol­din (co­mo el ya clá­si­co au­to­rre­tra­to don­de la au­to­ra apa­re­ce con la ca­ra gol­pea­da) y un vi­deo de 700 imá­ge­nes que la au­to­ra ex­hi­bió co­mo una presentación a mi­tad de los 80 en di­ver­sos mu­seos y sa­las, es­te vi­deo es el cen­tro de The ba­llad...: Gol­din com­pi­la sus fo­to­gra­fías co­mo frag­men­tos de la vi­da en la ciu­dad a fi­nes de los 70 y prin­ci­pios de los 80, y con eso na­rra la vi­da de ella y sus ami­gos. Es­ta se­cuen­cia, mu­si­ca­li­za­da por can­cio­nes de Screa­min’ Jay Haw­kins y The Vel­vet Un­der­ground, en­tre otros, fun­cio­na co­mo un dia­rio de vi­da don­de ca­da ima­gen es el fo­to­gra­ma per­di­do de una cin­ta do­cu­men­tal so­bre un mun­do don­de el se­xo, las dro­gas y la mú­si­ca apa­re­cen en pri­mer plano de mo­do tan ín­ti­mo co­mo nítido. Por­que es aquí don­de des­can­sa la be­lle­za del tra­ba­jo de Gol­din, en el ar­te de con­ver­tir la in­ti­mi­dad pro­pia y aje­na en una no­ve­la sin pa­la­bras don­de el pú­bli­co se en­fren­ta a los ros­tros in­som­nes de una ge­ne­ra­ción per­di­da en­tre ba­res, sa­las de es­tar, ca­mas, ba­ños, ca­lle­jo­nes de una ciu­dad dis­pues­ta a de­vo­rar­los no sin an­tes dar­les el bri­llo de al­go que se in­cen­dia de mo­do fe­roz an­tes de per­der­se pa­ra siem­pre. Acá la au­sen­cia de pu­dor es si­nó­ni­mo de ver­dad y la por­no­gra­fía una for­ma de la ter­nu­ra. Atra­pa­da en el abis­mo pri­va­do de un mun­do de hu­mo y es­pe­jos, de sá­ba­nas su­cias y ca­ras de­pre­da­das por el de­seo y el an­sia, Gol­din con­sig­na las ru­ti­nas de una ge­ne­ra­ción ma­sa­cra­da por el sida y las dro­gas, por la vio­len­cia se­xual, por to­das las for­mas de la so­le­dad po­si­bles. En los 80, cuan­do The ba­llad of se­xual de­pen­dency se ex­hi­bió por pri­me­ra vez, aque­llo po­día leer­se co­mo la cró­ni­ca de un pre­sen­te que se es­ta­ba des­va­ne­cien­do. Aho­ra, a trein­ta años de aque­llo, hay al­go fan­tas­mal en ella, en las vi­das de los pro­ta­go­nis­tas de una fiesta se­cre­ta cu­yos res­tos son só­lo fan­tas­mas, ros­tros fe­li­ces o de­mo­li­dos que so­bre­vi­ven en las fo­tos, her­mo­sos y mal­di­tos, per­di­dos en la no­che, in­mor­ta­les e in­som­nes.

Nan Gol­din en el MoMA de Nue­va York. Has­ta el 12 de fe­bre­ro de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.