EL EQUI­PA­JE DEL AMOR

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Yenny Cá­ce­res ]

El amor por Chi­na lo he­re­dó de su abue­lo, que mu­rió exac­ta­men­te un año an­tes de que Mar­ga­ri­ta Ditt­born ( 1981) na­cie­ra, en el mis­mo hos­pi­tal. Ese abue­lo, Eu­ge­nio Ditt­born, di­rec­tor del Tea­tro de En­sa­yo de la UC, es una le­yen­da del tea­tro chi­leno, del mis­mo mo­do que su pa­dre, Eu­ge­nio Ditt­born, es Pre­mio Na­cio­nal de Ar­te y un re­fe­ren­te pa­ra el mun­do de las ar­tes vi­sua­les. Fo­tó­gra­fa y ar­tis­ta au­to­di­dac­ta, Mar­ga­ri­ta Ditt­born ce­le­bra sus 10 años de ca­rre­ra con la ex­po­si­ción El li­bro del amor en Ga­le­ría Mad­haus ( Vas­co de Ga­ma 4639, Las Con­des), en que el via­je de su abue­lo a Chi­na, en 1951, se cue­la con la mis­ma nos­tal­gia que re­co­rre to­das las obras de es­ta mues­tra. La ar­tis­ta, que se ha he­cho co­no­ci­da por sus fo­to­mon­ta­jes ba­rro­cos, he­re­dó de ese via­je de su abue­lo un li­bri­to de pa­pel de arroz, que le sir­vió de ins­pi­ra­ción pa­ra es­ta mues­tra. Ha­ber si­do se­lec­cio­na­da en 2009 den­tro de los me­jo­res 500 ar­tis­tas me­no­res de 33 años de to­do el mun­do en el li­bro Youn­ger than Je­sus: Ar­tist di­rec­tory —edi­ta­do por el New Mu­seum de Nue­va York y la pres­ti­gio­sa editorial Phai­don— le abrió las puer­tas del mer­ca­do asiá­ti­co, y así es co­mo Mar­ga­ri­ta, ce­rran­do un círcu­lo fa­mi­liar, en los úl­ti­mos años ha ex­pues­to en ga­le­rías de Hong Kong y Shang­hái. “Que­ría ha­cer una ex­po­si­ción que tu­vie­ra que ver con las di­ná­mi­cas del amor”, di­ce Mar­ga­ri­ta Ditt­born. La idea ini­cial de la ex­po­si­ción se le ocu­rrió cuan­do se to­pó con el vi­deo de una mu­sul­ma­na co­mien­do ta­lla­ri­nes. Esa ima­gen, de una mu­jer cu­bier­ta ca­si por com­ple­to con un ve­lo, le pa­re­ció una analogía per­fec­ta de lo que es el amor, de esa lu­cha por con­se­guir mu­chas ve­ces un im­po­si­ble. La ar­tis­ta re­crea esa ima­gen en el fo­to­mon­ta­je “Pe­que­ñas cer­te­zas 2” (en la fo­to) por­que, co­mo siem­pre en la obra de Ditt­born, las mujeres son pro­ta­go­nis­tas en pos­ta­les mu­chas ve­ces enig­má­ti­cas y su­ge­ren­tes. Pe­ro es­ta vez, el tex­to tam­bién es pro­ta­go­nis­ta. Usan­do cua­der­nos chi­nos de pa­pel de arroz, co­mo el que he­re­dó de su abue­lo, la ar­tis­ta in­clu­ye car­tas de amor, pa­sa­jes de su dia­rio de em­ba­ra­zo y has­ta una car­ta de su pa­dre, que ilus­tra con unas mi­nia­tu­ras de las pin­tu­ras ae­ro- pos­ta­les que lo han he­cho fa­mo­so. Frag­men­tos de un dis­cur­so amo­ro­so que se com­ple­men­ta con el vi­deo “Va­cíos Iri­dis­cen­tes”, en que dos mujeres orien­ta­les, per­fec­ta­men­te ma­qui­lla­das, evo­can el am­bien­te de los sa­lo­nes de té en el Shang­hái de los años 40. Una de ellas tie­ne una he­ri­da en su co­ra­zón. “Si­guen y si­guen lle­gan­do tus mails, co­mo es­tre­llas a mi pla­ne­ta”, se lee en un tex­to, mien­tras se es­cu­cha una me­lo­día me­lan­có­li­ca, co­mo una le­ta­nía. Es­te es el equi­pa­je del amor de Mar­ga­ri­ta Ditt­born. El amor co­mo un mo­men­to sus­pen­di­do, siem­pre desea­do e inal­can­za­ble.

1 de oc­tu­bre, a las 19.30 h, cie­rre de la ex­po­si­ción en Ga­le­ría Mad­haus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.