Li­te­ra­tu­ra y ba­na­li­dad

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Die­go Zú­ñi­ga]

La his­to­ria es más o me­nos así: a ini­cios de los 90, en Ita­lia, una es­cri­to­ra des­co­no­ci­da pu­bli­ca­ba El amor mo­les­to, una no­ve­la que iba a atraer la aten­ción de crí­ti­cos y lec­to­res. De he­cho, se tra­du­ci­ría a un par de idio­mas, lo que ha­ría que el nom­bre de su au­to­ra, Ele­na Fe­rran­te, co­men­za­ra a cir­cu­lar den­tro y fue­ra de su país: una es­cri­to­ra ita­lia­na que usa­ba pseu­dó­ni­mo y cu­ya iden­ti­dad era real­men­te un enig­ma. Pe­ro na­die le dio de­ma­sia­das vuel­tas al asun­to. Era una his­to­ria con­ta­da en voz ba­ja, pa­ra ser pre­ci­sos, pues la ex­plo­sión ven­dría real­men­te dos dé­ca­das des­pués, cuan­do Fe­rran­te pu­bli­có en 2011 La ami­ga es­tu­pen­da, el pri­mer li­bro de su te­tra­lo­gía Dos ami­gas, que en un par de años la con­vir­tie­ron en un fe­nó­meno edi­to­rial. Es­ta­mos ha­blan­do de mi­llo­nes de li­bros ven­di­dos: Fe­rran­te con­ver­ti­da en una best se­llers en Ita­lia, Es­ta­dos Uni­dos, In­gla­te­rra, Es­pa­ña, Fran­cia, y un sin­fín de paí­ses don­de los lec­to­res en­con­tra­ron en sus his­to­rias na­po­li­ta­nas un lu­gar don­de que­dar­se a vi­vir. Mien­tras ven­día mi­llo- nes de ejem­pla­res, la crí­ti­ca no de­ja­ba de ala­bar su es­cri­tu­ra y su pro­yec­to de con­tar la vi­da de Li­la y Le­nù —es­tas dos ami­gas que van cre­cien­do li­bro tras li­bro, que du­dan, que se pier­den y que se trans­for­man, fi­nal­men­te, en dos per­so­na­jes inol­vi­da­bles—, y el pe­rio­dis­mo cul­tu­ral, por su par­te, no de­ja­ba de pre­gun­tar­se: ¿Quién es Ele­na Fe­rran­te? ¿Quién se es­con­de tras su pseu­dó­ni­mo? ¿Por qué? Las pre­gun­tas, de­cían los pe­rio­dis­tas, eran vá­li­das por­que se las ha­cían los mi­llo­nes de lec­to­res de Fe­rran­te, quie­nes que­rían y me­re­cían co­no­cer su iden­ti­dad, pe­ro la ver­dad es que se ter­mi­nó con­vir­tien­do, más bien, en una ob­se­sión ba­nal, un enig­ma que al pa­re­cer aca­ba de que­dar re­suel­to tras un reportaje in­só­li­to del pe­rio­dis­ta ita­liano Clau­dio Gat­ti —pu­bli­ca­do en pres­ti­gio­sos me­dios de Ita­lia, Ale­ma­nia, Fran­cia y Es­ta­dos Uni­dos—, quien in­ves­ti­gó una se­rie de mo­vi­mien­tos fi­nan­cie­ros por par­te de la edi­to­rial ita­lia­na que pu­bli­ca a Fe­rran­te. Así, lle­gó a la con­clu­sión de que la mu­jer que se es­con­de tras su pseu- dó­ni­mo es la tra­duc­to­ra Ani­ta Ra­ja, quien en es­tos úl­ti­mos años ha re­ci­bi­do una su­ma de di­ne­ro im­por­tan­te de la edi­to­rial, lo que coin­ci­de con el éxi­to mun­dial que han te­ni­do los li­bros de Fe­rran­te. Más allá de la in­va­sión a la pri­va­ci­dad de la que aca­ba de ser víc­ti­ma Ani­ta Ra­ja —cu­yos da­tos bio­grá­fi­cos si­guen sien­do exi­guos—, la pre­gun­ta que sur­ge es có­mo es­te nue­vo da­to va a mo­di­fi­car nues­tra lec­tu­ra de la obra de Fe­rran­te. ¿Real­men­te va a cam­biar en al­go sa­ber que la au­to­ra de Dos ami­gas, por ejem­plo, es hi­ja de una mu­jer que so­bre­vi­vió al Ho­lo­caus­to? Se pue­de en­ten­der la ne­ce­si­dad que tie­nen cier­tos lec­to­res de po­ner­les ca­ra a los au­to­res de sus li­bros fa­vo­ri­tos, se pue­den en­ten­der tam­bién cier­tas lec­tu­ras que se ha­cen a par­tir de la bio­gra­fía de un es­cri­tor, pe­ro el reportaje de Gat­ti no de­ja de ser un reportaje de es­pec­tácu­lo, una mues­tra de có­mo el pe­rio­dis­mo cul­tu­ral es­tá ob­se­sio­na­do con la fi­gu­ra del au­tor por so­bre la im­por­tan­cia de la obra. Fe­rran­te, de he­cho, en las po­cas en­tre­vis­tas que ha da­do, siem­pre re­sal­tó que ha op­ta­do por es­ta au­sen­cia me­diá­ti­ca pa­ra de­jar que los li­bros ten­gan una vi­da pro­pia; un ges­to que no de­ja de ser ra­di­cal en tiem­pos en que la fi­gu­ra del au­tor es­tá por so­bre to­das las co­sas. Ya lo de­cía la mis­ma Fe­rran­te en la lú­ci­da entrevista que dio a The Pa­ris Re­view: “La pre­gun­ta más im­por­tan­te que de­be ha­cer­se un es­cri­tor es: ‘¿Cuál es la pa­la­bra in­di­ca­da, cuál es el rit­mo que de­be te­ner esa fra­se, qué tono es el que me­jor se ajus­ta a mi re­la­to?’ Por­que sin las pa­la­bras ade­cua­das, sin la prác­ti­ca de sa­ber po­ner­las jun­tas, na­da de lo que es­cri­ba­mos es­ta­rá vi­vo ni se­rá ver­da­de­ro”. De eso se tra­ta to­do es­to, cla­ro, de có­mo la li­te­ra­tu­ra cons­tru­ye su ver­dad a par­tir de las pa­la­bras. Pe­ro el pro­ble­ma es que en es­ta his­to­ria, el úl­ti­mo lu­gar lo ocu­pan los li­bros. La dis­cu­sión, en­ton­ces, se vuel­ve ba­nal, por­que la gen­te ha­bla de Fe­rran­te pe­ro sin ha­ber leí­do una so­la lí­nea de su obra. ¿Y dón­de es­tá la li­te­ra­tu­ra en to­do es­to? En cual­quier par­te, por su­pues­to.

UN REPORTAJE ACA­BA DE DE­VE­LAR EL NOM­BRE REAL DE QUIEN SE ES­CON­DÍA TRAS EL PSEU­DÓ­NI­MO DE LA ES­CRI­TO­RA ITA­LIA­NA ELE­NA FE­RRAN­TE. ¿PE­RO REAL­MEN­TE QUE­RÍA­MOS SA­BER­LO? ¿VA A CAM­BIAR NUES­TRA FOR­MA DE LEER SUS GE­NIA­LES NO­VE­LAS? ¿ERA NE­CE­SA­RIO TO­DO ES­TE ES­PEC­TÁCU­LO?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.