“Pa­co” Ri­vano, pe­rio­dis­ta

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Da­niel Gó­mez Yia­na­tos]

FUE CA­RA­BI­NE­RO. FUE EL LI­BRE­RO MÁS FA­MO­SO DE LA CA­LLE SAN DIE­GO. FUE NO­VE­LIS­TA, CUEN­TIS­TA Y DRA­MA­TUR­GO. NA­RRÓ CO­MO PO­COS EL MUN­DO DEL HAM­PA Y LOS BA­JOS FON­DOS DE SANTIAGO. PE­RO, A ME­DIA­DOS DE LOS 90, EL PA­CO TAM­BIÉN QUI­SO SER PE­RIO­DIS­TA.

Con muy po­cos días de di­fe­ren­cia, nos en­te­ra­mos de dos he­chos que apa­ren­te­men­te no tie­nen re­la­ción en­tre sí: la muer­te de Luis “Pa­co” Ri­vano — el 15 de sep­tiem­bre pa­sa­do— y la des­cla­si­fi­ca­ción de un ar­chi­vo de la CIA que, a 40 años del cri­men, di­ce que Au­gus­to Pi­no­chet or­de­nó per­so­nal­men­te el ase­si­na­to de Or­lan­do Le­te­lier en Was­hing­ton. Ri­vano fue ca­ra­bi­ne­ro. Tam­bién fue el li­bre­ro más fa­mo­so de la ca­lle San Die­go. De­jó de ves­tir uni­for­me por­que a sus su­pe­rio­res no les gus­tó que un ca­bo ra­so ven­ti­la­ra la in­ti­mi­dad de una co­mi­sa­ría san­tia­gui­na en una no­ve­la ni me­nos que su au­tor la an­du­vie­ra ven­dien­do por las no­ches en­tre los pa­rro­quia­nos de Il Bos­co en la Ala­me­da. Ri­vano fue no­ve­lis­ta, cuen­tis­ta y dra­ma­tur­go. Na­rró co­mo po­cos el mun­do del ham­pa y los ba­jos fon­dos de Santiago. Pe­ro, a me­dia­dos de los 90, el Pa­co tam­bién qui­so ser pe­rio­dis­ta. A su mo­do: pu­ro ins­tin­to, ga­rra y so­ber­bia. Le­yen­do cuan­to en­con­tró so­bre el ca­so Le­te­lier, Ri­vano lle­gó a la con­vic­ción que Manuel Con­tre­ras y Pe­dro Es­pi­no­za no fue­ron los res­pon­sa­bles del aten­ta­do con­tra el can­ci­ller de la Uni­dad Po­pu­lar, sino que to­do fue un mon­ta­je de la CIA pa­ra des­equi­li­brar a Pi­no­chet. Pre­pa­ró sen­das car­tas a los di­rec­to­res de El Mer­cu­rio y La Ter­ce­ra. Co­mo Ser­gio Mi­ran­da Ca­rring­ton, abo­ga­do de Con­tre­ras, era un an­ti­guo clien­te su­yo en la li­bre­ría, se le ocu­rrió com­par­tir­le el con­te­ni­do, vía fax, por si en­con­tra­ba al­gu­na fa­lla legal en su ar­gu­men­ta­ción. “Aque­lla mis­ma tar­de, des­de la redacción del dia­rio, me lla­mó un pe­rio­dis­ta pi­dien­do que le con­fir­ma­ra mi iden­ti­fi­ca­ción y au­to­ría de la car­ta. Cu­rio­sa­men­te, in­sis­tió mu­cho en sa­ber si yo ha­bía en­tre­ga­do esa car­ta a otros me­dios. Le men­tí, por­que en reali­dad la ha­bía man­da­do tam­bién a La Ter­ce­ra; pe­ro, co­mo a esa ho­ra yo es­ta­ba in­for­ma­do que no se iba a pu­bli­car en ese dia­rio, le di­je que no la ha­bía en­via­do a otra par­te”, con­fie­sa Ri­vano en La CIA ma­tó a Le­te­lier. Co­mo la car­ta no sa­lió en nin­gu­na par­te, Ri­vano se to­mó des­qui­te ar­man­do es­te tex­to, un ex­tra­ño hí­bri­do don­de, jun­to con des­ti­lar ma­la le­che, se per­ci­be la per­so­na­li­dad del li­bre­ro con ma­yor ni­ti­dez que en sus obras de fic­ción. Quien ha­ya ne­go­cia­do al­gún pre­cio con el Pa­co, sa­be que al au­tor de El ru­cio de los cu­chi­llos no le preo­cu­pa­ba ser agra­da­ble. El Pa­co creía que La his­to­ria ocul­ta del Ré­gi­men Mi­li­tar “ado­le­cía de to­das las fa­len­cias de un tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co”. De ma­ne­ra ta­jan­te, ca­li­fi­ca de “ton­tos” y “cre­ti­nos” a quie­nes, a di­fe­ren­cia su­ya, no son ca­pa­ces de re­co­no­cer la ver­dad del ca­so Le­te­lier. “Esa gen­te nun­ca pro­fun­di­za. Es co­mo si les gus­ta­ra ser ma­ni­pu­la­dos. Na­da les in­tere­sa sa­ber y só­lo se afe­rran a las ver­da­des ofi­cia­les, por co­bar­día mo­ral o por de­sidia, ya que el es­fuer­zo in­te­lec­tual que ne­ce­si­ta­rían desa­rro­llar pa­ra pen­sar por sí mis­mos es de­ma­sia­do pa­ra ellos. Son im­bé­ci­les por na­tu­ra­le­za”, dis­pa­ra el Pa­co. Ri­vano no al­can­zó a en­te­rar­se del úl­ti­mo ar­chi­vo des­cla­si­fi­ca­do por la administración Oba­ma. Qui­zás no le hu­bie­ra da­do nin­gún va­lor al pro­ve­nir de la mis­ma CIA. Y del cri­men de Le­te­lier no vol­vió a ha­blar. Tam­po­co se su­po más del li­bro que pre­pa­ra­ba con una pro­pues­ta al­ter­na­ti­va al ca­so de­go­lla­dos y que nun­ca pu­bli­có. De to­dos los ofi­cios de Luis Ri­vano, el pe­rio­dis­mo fue el más bre­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.