SE­NA­ME: EL NI­ÑO 211

Que Pasa - - ACTUALIDAD - [ Por Rodrigo Ver­ga­ra]

No son só­lo nú­me­ros los que en­tre­gó So­lan­ge Huer­ta en re­la­ción a los 210 fa­lle­ci­dos en el sis­te­ma re­si­den­cial de pro­tec­ción a me­no­res. Las ci­fras es­con­den un equi­li­brio pre­ca­rio que ame­na­za con, en cual­quier mo­men­to, co­brar su pró­xi­ma víc­ti­ma. En la mi­ra es­tán los Cread de Pu­dahuel, en el que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co lle­va una re­ser­va­da in­ves­ti­ga­ción, y el de Pla­ya An­cha, gol­pea­do por una movilización que su­peró los 70 días.

No tie­ne nom­bre… to­da­vía, pe­ro po­dría lla­mar­se Jai­me, Yeimy, Mai­col, Da­nie­la, Lis­set­te, Ni­co­lás o Se­bas­tián. Da igual. Tie­ne en­tre 14 y 17 años y en pro­me­dio ha es­ta­do un po­co más de cin­co años en los cen­tros y ca­sas de aco­gi­da del Es­ta­do o fi­nan­cia­das por él. Es pro­ba­ble que ten­ga al­gún ni­vel de dis­ca­pa­ci­dad fí­si­ca o men­tal. Se su­po­ne que lo pro­te­gen, pe­ro no es así. No lo sa­be, pe­ro es­tá con­de­na­do a muer­te. Mu­chas ve­ces vio­len­ta. O por en­fer­me­da­des cró­ni­cas fí­si­cas o men­ta­les mal cui­da­das. Ge­ne­ral­men­te las ra­zo­nes y cau­sas ofi­cia­les se es­con­den en­tre el os­cu­ro tec­ni­cis­mo del “in­de­ter­mi­na­do en es­tu­dio” y el co­mún “pa­ro car­dio­rres­pi­ra­to­rio”, que no es otra co­sa que la de­ten­ción de la res­pi­ra­ción y el la­ti­do del co­ra­zón, una ob­vie­dad en quien de­ja de exis­tir. Se­rá el me­nor de edad número 211 en­tre los fa­lle­ci­dos que con­ta­bi­li­za el Se­na­me que per­ma­ne­cen en cen­tros de pro­tec­ción de­pen­dien­tes del or­ga­nis­mo pú­bli­co en­car­ga­do de ve­lar por el cui­da­do de los me­no­res vul­ne­ra­bles. Un número y, a no ser que su ca­so sal­te a la pren­sa y ge­ne­re un re­vue­lo na­cio­nal, no se­rá más que una ci­fra de es­ta­dís­ti­ca. El 211 no tie­ne nom­bre por­que no exis­te aún. Pe­ro es pro- ba­ble que ten­ga un de­no­mi­na­dor co­mún con los otros 210: los mal­tra­tos al in­te­rior de los cen­tros de aco­gi­da. Y la pro­ba­bi­li­dad se ha­ce más al­ta si ha es­ta­do in­terno en un ho­gar con de­pen­den­cia di­rec­ta del or­ga­nis­mo es­ta­tal. Hay Cen­tros de Re­pa­ra­ción Es­pe­cia­li­za­da de Administración Di­rec­ta (Cread), co­mo se co­no­ce a las ca­sas de aco­gi­da con de­pen­den­cia es­ta­tal, que es­tán en la mi­ra por so­bre otros. Uno­de ellos es el de Pu­dahuel. Qué Pa­sa tu­vo ac­ce­so a una in­ves­ti­ga­ción se­cre­ta que lle­va ade­lan­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co que, jun­to a la PDI in­da­gan más de 30 su­ma­rios por mal­tra­tos rea­li­za­dos al in­te­rior del es­ta­ble­ci­mien­to que re­ve­lan una se­rie de irre­gu­la­ri­da­des y po­ten­cia­les de­li­tos co­me­ti­dos por los fun­cio­na­rios. El otro, el Cread de Pla­ya An­cha, su­mi­do en una cri­sis que lo man­tu­vo to­ma­do por más de 60 días y en el que el des­ti­tui­do je­fe re­gio­nal del Se­na­me en Val­pa­raí­so, Es­te­ban Elór­te­gui, acu­só una se­rie de su­ma­rios por mal­tra­to de par­te de los edu­ca­do­res, lo que ha­bría si­do el ori­gen de la movilización. Elór­te­gui sos­tu­vo que el Se­na­me es una ins­ti­tu­ción “cap­tu­ra­da” por los fun­cio­na­rios. “Son los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles del ac­tual es­ta­do de cri­sis ter­mi-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.