EN UN LAR­GO TOUR

Que Pasa - - NEGOCIOS -

En México se cons­ta­ta el te­mor de los in­ver­sio­nis­tas an­te la po­si­bi­li­dad de que Trump sal­ga ele­gi­do pre­si­den­te. En Co­lom­bia exis­te un pe­si­mis­mo ex­tre­mo an­te el re­cha­zo al re­fe­rén­dum so­bre el plan de Paz. En Bra­sil el áni­mo em­pie­za a me­jo­rar, mien­tras en Ar­gen­ti­na los in­ver­sio­nis­tas si­guen aten­tos. Chi­le se mi­ra con apa­tía.

[ Por Axel Ch­ris­ten­sen, di­rec­tor de Es­tra­te­gia de In­ver­sión pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na e Iberia de Blac­kRock]

En los se­ten­ta, un dúo del Can­to Nue­vo chi­leno nos con­mi­na­ba a sa­lir a ca­mi­nar, en un lar­go tour, a ver la vi­da tal co­mo es. En mi rol de estratega de in­ver­sio­nes pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na me to­ca pa­sar mu­cho tiem­po via­jan­do por la re­gión. En es­tos via­jes con­ver­so con di­ver­sos in­ver­sio­nis­tas lo­ca­les —fon­dos de pensiones, ad­mi­nis­tra­do­res de fon­dos, ban­cas pri­va­das, fa­mily of­fi­ces— que ven a sus mer­ca­dos des­de una óp­ti­ca dis­tin­ta a lo que se ven des­de Chi­le, Nue­va York o Lon­dres. Co­men­ce­mos de nor­te a sur. En México fue im­pre­sio­nan­te cons­ta­tar con to­dos los in­ver­sio­nis­tas con los cua­les me reuní, sin ex­cep­ción, la preo­cu­pa­ción exis­ten­te an­te un es­ce­na­rio en que Do­nald Trump se con­vier­ta en pre­si­den­te de los EE.UU. No ha­ce fal­ta en­trar en de­ta­lles, pe­ro son en­ten­di-

bles los te­mo­res por al­guien que ha pro­me­ti­do cons­truir una mu­ra­lla a lo lar­go de la fron­te­ra en­tre am­bos paí­ses, y pa­sar­les la cuen­ta a los mis­mos afec­ta­dos. La eco­no­mía me­xi­ca­na es­tá sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te in­te­gra­da a la de su ve­cino del nor­te, es­pe­cial­men­te en la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra. La ame­na­za de un ma­yor pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial que afec­te esa in­te­gra­ción ten­dría un crí­ti­co im­pac­to so­bre la eco­no­mía az­te­ca, tan­to en cuan­to al co­mer­cio bi­la­te­ral, co­mo a la in­ver­sión de em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas. Ello ya se ha re­fle­ja­do en la de­pre­cia­ción del pe­so me­xi­cano de más de 10% es­te año, que ha lle­va­do al Ban­co Cen­tral de México a ele­var las ta­sas de in­te­rés des­de 3% a co­mien­zos de año a 4,75%. Pe­ro las preo­cu­pa­cio­nes en México res-

pec­to a Trump no só­lo se re­fie­ren a lo que pa­se (o de­je de pa­sar) en­tre am­bos paí­ses. Tam­bién se ori­gi­nan en la reac­ción que po­dría ge­ne­rar­se en la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na, lle­van­do al au­men­to de po­pu­la­ri­dad de mo­vi­mien­tos na­cio­na­lis­tas de corte po­pu­lis­ta, por don­de se ha mo­vi­do An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor, el eterno can­di­da­to de iz­quier­da. Al mis­mo tiem­po, la po­pu­la­ri­dad del ac­tual man­da­ta­rio, En­ri­que Pe­ña Nie­to, lle­ga a sus ni­ve­les mí­ni­mos de­bi­do a la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca, la co­rrup­ción y la ima­gen de que ha fa­lla­do la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co. Si­guien­do el tour, lle­ga­mos a Co­lom­bia. Qui­zás no hay país en la re­gión que ha­ya pa­sa­do en tan po­co tiem­po des­de una vi­sión op­ti­mis­ta por par­te del in­ver­sio­nis­ta lo­cal a una de pe­si­mis­mo ex­tre­mo. El re-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.