EL VIA­JE DE PA­TRI­CIO GUZ­MÁN

Que Pasa - - CULTURA - [ Por Yenny Cá­ce­res ]

Es una le­yen­da del cine chi­leno. Dos de sus tra­ba­jos han si­do ele­gi­dos den­tro de los 20 me­jo­res do­cu­men­ta­les de la his­to­ria, y el pró­xi­mo Fes­ti­val de Cine de Val­di­via le rin­de ho­me­na­je ex­hi­bien­do al­gu­nas de sus cin­tas me­nos co­no­ci­das. Mien­tras, el di­rec­tor pre­pa­ra una pe­lí­cu­la so­bre la cor­di­lle­ra de los An­des.

Via­jó co­mo un tu­ris­ta cual­quie­ra. Era la pri­me­ra vez que Pa­tri­cio Guz­mán (1941) vol­vía a Chi­le des­pués del gol­pe mi­li­tar, a me­dia­dos de los 80. Guz­mán, el ci­neas­ta que se ha­bía da­do a co­no­cer al mun­do por La Batalla de Chi­le, una mo­nu­men­tal tri­lo­gía so­bre los días de la UP y del go­bierno de Allen­de, hi­zo el via­je Madrid- Santiago co­mo un tu­ris­ta más. En su pa­sa­por­te nun­ca tu­vo es­tam­pa­da esa te­mi­da “L” con que se iden­ti­fi­ca­ba a los exi­lia­dos chi­le­nos. Cuan­do ate­rri­zó en Santiago, hi­zo to­dos los trá­mi­tes de ri­gor con esa mis­ma cal­ma y ese tono pau­sa­do de la voz en off de sus do­cu­men­ta­les. Dos hom­bres lo vi­gi­la­ban to­do el tiem­po. Lo mi­ra­ron pa­sar por la adua­na, sin per­der­lo de vis­ta ni por un mo­men­to. Eran los úni­cos den­tro del ae­ro­puer­to que sa­bían que Guz­mán no era un tu­ris­ta cual­quie­ra. Al ter­mi­nar los trá­mi­tes, los hom­bres se le acer­ca­ron. Eran dos abo­ga­dos de la Vi­ca­ría de la So­li­da­ri­dad, dis­pues­tos a ac­tuar en ca­so de que pa­sa­ra al­go. Pe­ro no pa­só na­da. Guz­mán en­tró a Chi­le sin des­per­tar sos­pe­cha de las au­to­ri­da­des mi­li­ta­res y se en­ce­rró en un de­par­ta­men­to en Pe­dro de Val­di­via Nor­te. No hi­zo vi­da so­cial ni se jun­tó con ami­gos. Guz­mán se de­di­có a lo que me­jor sa­bía ha­cer: fil­mar en las ca­lles. Fue un ro­da­je lar­go, du­ro, es­par­tano, que du­ró tres me­ses. So­la­men­te sa­lía de ese de­par­ta­men­to pa­ra fil­mar. Y lo que fil­mó fue un país en llamas: —Ha­bía mo­vi­li­za­cio­nes en la universidad, en la ca­lle, en el cen­tro y, en par­ti­cu­lar, en los cam­pa­men­tos ha­bía alla­na­mien­tos por la no­che. Era un am­bien­te po­li­cial, es­ta­ba lleno de ca­ra­bi­ne­ros por to­das par­tes, y ha­bía una re­gión ro­ja, que eran to­das las po­bla­cio­nes que hay por la Gran Ave­ni­da. Re­cuer­do un sec­tor enor­me de Santiago don­de ha­bía pro­tes­tas a ca­da ra­to, con ba­rri­ca­das, con fo­ga­tas, era un am­bien­te ten­so. Era un es­ta­do de si­tio. El ro­da­je ter­mi­nó de ma­ne­ra ines­pe­ra­da. Un día, el in­ge­nie­ro de so­ni­do del equi­po de Guz­mán, Pablo Ba­sul­to, y el asis­ten­te de di­rec­ción, Her­nán Castro, fue­ron de­te­ni­dos mien­tras fil­ma­ban una pro­tes­ta, en ple­na ca­lle Pro­vi­den-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.