A TOR­SO

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Ma­ri­sol Gar­cía ]

No es una re­li­quia quien es­te lu­nes ocu­pa­rá el ma­yor es­ce­na­rio te­cha­do al in­te­rior del Par­que O’Hig­gins, ni tam­po­co el em­ba­ja­dor de una ins­ti­tu­ción his­tó­ri­ca ( lla­mé­mos­la ga­ra­ge- punk) que ven­ga a jac­tar­se de su le­ga­do in­de­le­ble. Po­dría ser­lo, pe­ro es más jus­to apre­ciar a Iggy Pop en su ra­bio­sa vi­gen­cia, a prue­ba es­te año al me­nos por un dis­co de es­tu­dio, otro en vi­vo, un DVD de con­cier­to, un cu­po ac­to­ral en el cine, un li­bro par­cial­men­te bio­grá­fi­co y un do­cu­men­tal en su ho­me­na­je. Ah, y ca­si se nos ol­vi­dan el li­bro y la ex­hi­bi­ción que un ar­tis­ta bri­tá­ni­co hi­zo con bo­ce­tos de sus ( vo­lun­ta­rias) po­ses de des­nu­do —“el cuer­po de Iggy Pop es cen­tral en la his­to­ria del rock”, ar­gu­men­ta el au­tor— y ade­más su mi­ni­dis­co de tri­bu­to a Walt Whit­man. Así, en diez me­ses el due­ño del tor­so más fa­mo­so de la mú­si­ca es­ta­dou­ni­den­se acu­mu­la rea­li­za­cio­nes y en­car­gos que ex­ce­den la nor­ma de una fi­gu­ra de 69 años de edad, aun­que la mar­ca de ex­cep­ción eta­ria es abu­rri­da en su ca­so. El vi­gor eléc­tri­co de Post Pop De­pres­sion, su dis­co 2016, es el de un can­tan­te no só­lo ca­pa­ci­ta­do pa­ra ejer­cer de tal, sino tam­bién dis­pues­to a desafiar­se en pau­tas so­no­ras no­ve­do­sas ( el ál­bum no tie­ne na­da que ver con su pu­bli­ca­ción pre­via, Après, lleno de co­vers ¡ en fran­cés!), y que por sí so­las de­bie­sen sos­te­ner bue­na par­te de su con­cier­to de de­but en Chi­le, pla­nea­do jun­to a un cuar­te­to de apo­yo. Es tam­bién in­ne­ga­ble que el hom­bre de “Lust for li­fe” car­ga en su iden­ti­dad es­cé­ni­ca la de to­da una an­ti­gua re­vuel­ta, que es lo que de he­cho sos­tie­ne el li­bro bio­grá­fi­co por apa­re­cer ( To­tal chaos) y tam­bién el nue­vo y aplau­di­do do­cu­men­tal de Jim Jar­musch — aun­que él lo lla­ma “un en­sa­yo”—, Gim­me Dan­ger. Lo que Iggy Pop hi­zo jun­to al gru­po The Stoo­ges des­de 1967 fue una sa­cu­di­da tan bru­tal a las ba­ses de la can­ción roc­ke­ra que has­ta hoy mo­ti­va una re­vi­sión asom­bra­da de su ener­gía, in­so­len­cia y so­li­dez. ¿ De dón­de sa­lían esas con­tor­sio­nes? ¿ Sen­tía te­mor al lan­zar­se cuer­po a cuer­po a la au­dien- cia? ¿ Le dio pu­dor gra­bar una can­ción ti­tu­la­da “Quie­ro ser tu pe­rro”? Cuer­po, con­tac­to, sub­ver­sión. El hom­bre que aho­ra lle­ga a Chi­le con­tie­ne en sí la fuer­za de co­no­cer y ha­ber so­bre­vi­vi­do en­tre fron­te­ras de pe­li­gro. “¿ Pien­sas que has si­do in­flu­yen­te pa­ra al­guien?”, le pre­gun­ta una pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión en un vie­jo ar­chi­vo que res­ca­ta el nue­vo do­cu­men­tal de Jar­musch. La res­pues­ta del can­tan­te es bre­ve y en se­rio: “Pien­so que ayu­dé a en­jua­gar los 60”. La gra­cia es­tá des­de Iggy Pop ha­cia ade­lan­te.

Iggy Pop en el Mo­vis­tar Are­na. Lu­nes 10 de oc­tu­bre. En­tra­das dis­po­ni­bles en pun­totic­ket.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.