El tea­tro de Sha­kes­pea­re

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Brau­lio Fer­nán­dez Biggs, Uni­ver­si­dad de los An­des]

“APRO­XI­MA­CIO­NES A SHA­KES­PEA­RE” (EDI­TO­RIAL UNI­VER­SI­TA­RIA) ES EL NUE­VO LI­BRO DEL ACA­DÉ­MI­CO BRAU­LIO FER­NÁN­DEZ BIGGS. UN EN­SA­YO EN EL QUE SE ABOR­DA EL UNI­VER­SO DEL DRA­MA­TUR­GO IN­GLÉS Y SU ÉPO­CA. A CON­TI­NUA­CIÓN, UN EX­TRAC­TO DEL LI­BRO.

“El tea­tro isa­be­lino” es el pe­río­do que va des­de 1576 a 1642, don­de flo­re­ció el gé­ne­ro dra­má­ti­co en In­gla­te­rra y par­ti­cu­lar­men­te la obra de Wi­lliam Sha­kes­pea­re. Sin em­bar­go, y co­mo ocu­rre con to­da pe­rio­di­fi­ca­ción his­tó­ri­ca, se tra­ta de una con­ven­ción: las fe­chas no coin­ci­den exac­ta ni en­te­ra­men­te con el rei­na­do de Isa­bel I Tu­dor ( na­ci­da en 1533; rei­nó en­tre 1558 y 1603, año de su muer­te) y ex­ce­den con mu­cho la vi­da de Sha­kes­pea­re ( 1564-1616). 1576 es el año de la cons­truc­ción del pri­mer tea­tro pú­bli­co pro­pia­men­te tal en Lon­dres des­de los an­fi­tea­tros ro­ma­nos: el Thea­tre (“Tea­tro”); 1642 es el año en el que el Par­la­men­to in­glés, de ma­yo­ría pu­ri­ta­na, clau­su­ró to­dos los tea­tros del país (se vol­ve­rían a abrir vein­te años des­pués, tras la res­tau­ra­ción de la mo­nar­quía, en 1660, con Car­los II). Aun­que es­ta con­ven­ción no es acep­ta­da por to­dos, tie­ne el mé­ri­to de in­di­car dos even­tos muy elo­cuen­tes y sim­bó­li­cos. His­tó­ri­ca­men­te, el rei­na­do de Isa­bel ( hi­ja de En­ri­que VIII y Ana Bo­le­na) está sig­na­do por cues­tio­nes que in­flu­ye­ron tam­bién en la ac­ti­vi­dad tea­tral de su tiem­po y en la obra de Sha­kes­pea­re: fue el rei­na­do más lar­go de la his­to­ria de la mo­nar­quía in­gle­sa has­ta ese mo­men­to; li­de­ra­do por una so­be­ra­na que no tu­vo su­ce­sión, des­pués de to­do lo que es­to im­pli­có para su pa­dre tras el tér­mino de la Gue­rra de las Dos Ro­sas, Isa­bel tu­vo un pa­pel pri­mor­dial en la con­so­li­da­ción de la re­for­ma pro­tes­tan­te en el país; en­fren­tó per­ma­nen­tes con­flic­tos con Ir­lan­da y Es­co­cia; y, so­bre to­do, la gue­rra contra Es­pa­ña y el fran­co ho­rror que sin­tie­ron los in­gle­ses ante el po­ten­cial bé­li­co his­pano y su frus­tra­da in­va­sión. El tea­tro isa­be­lino es uno de los tres gran­des mo­men­tos en la his­to­ria del tea­tro oc­ci­den­tal, jun­to al grie­go del si­glo V a. C. y el es­pa­ñol de los si­glos XVI y XVII. Es­to tie­ne va­rias cau­sas y ex­pli­ca­cio­nes, pe­ro las más re­le­van­tes pa­re­cen ser de ín­do­le so­cio- cul­tu­ral: dé­ca­das de in­gen­te y fe­bril ac­ti­vi­dad tea­tral que “pro­du­je­ron” dra­ma­tur­gos, obras dra­má­ti­cas y ac­to­res que so­bre- sa­lie­ron para siem­pre. Asis­tir al tea­tro fue una im­por­tan­te ac­ti­vi­dad pú­bli­ca y so­cial en la épo­ca. Al­gu­nos da­tos para ilus­trar­lo. Ha­cia 1600, se­gún Je­remy Boul­ton, la po­bla­ción de Lon­dres no su­pe­ra­ba los 200 mil ha­bi­tan­tes y la to­tal del país era de al­re­de­dor de 3 mi­llo­nes. La ta­sa de al­fa­be­ti­za­ción bor­dea­ba el 15%, por lo que el flu­jo de in­for­ma­ción era bá­si­ca­men­te oral: con­ver­sa­cio­nes, la pla­za pú­bli­ca, pro­cla­mas, edic­tos, ser­mo­nes y… el tea­tro, que jun­to al Bear-bai­ting (“apa­leo de osos”) y al Bull­bai­ting (“apa­leo de to­ros”) fue la prin­ci­pal en­tre­ten­ción de los lon­di­nen­ses co­mu­nes y co­rrien­tes. De es­te pe­río­do con­ser­va­mos 620 obras de tea­tro. Es­pe­cia­lis­tas co­mo Brian Vic­kers cal­cu­lan la pro­duc­ción to­tal en 3.000. Es­tas ci­fras son sor­pren­den­tes: unos 45 es­tre­nos anua­les en pro­me­dio, sin con­tar las fun­cio­nes si­guien­tes. Es­to ex­pli­ca en bue­na par­te por qué la ac­ti­vi­dad tea­tral fue tan in­ten­sa. Ha­bía que res­pon­der a las de­man­das de un mer­ca­do muy exi­gen­te, ac­ti­vo y vi­go­ro­so: do­tar a las com­pa­ñías y a los pro­duc­to­res de tex­tos, mu­chos tex­tos, ba­jo pre­sión y di­ne­ro de por me­dio, cla­ro. Para ello, se die­ron to­das las for­mas ima­gi­na­bles de co­la­bo­ra­ción y asis­ten­cia. Si la po­bla­ción lon­di­nen­se bor­dea­ba los 200 mil ha­bi­tan­tes, y me­nos del 20% era asis­ten­te ha­bi­tual, An­drew Gurr di­ce que “la ma­yo­ría asis­tió al tea­tro al me­nos vein­te ve­ces al año”. De he­cho, agre­ga Char­les Pur­dom, “si el pro­me­dio to­tal de asis­ten­cia dia­ria a los tea­tros de Lon­dres en 1595 es de 2.500 per­so­nas ( lo que da un pro­me­dio se­ma­nal de 15.000 [ex­clu­yen­do los do­min­gos]), en 1601 no es me­nos de 3.000 y en 1605 no me­nos de 3.500. Es de­cir […] al­go así co­mo dos de ca­da quin­ce per­so­nas de la po­bla­ción to­tal de Lon­dres asis­tían a los tea­tros ca­da se­ma­na” du­ran­te es­te pe­río­do. Ha­bla­mos de un pro­me­dio de un mi­llón de vi­si­tas al año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.