Una nue­va ce­re­mo­nia

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Da­niel Gó­mez Yia­na­tos]

En el de­but de New Or­der en Chi­le, en 2011, en­tre el pú­bli­co que lle­gó al Mo­vis­tar Are­na se pu­do dis­tin­guir uno que otro fa­ná­ti­co con la ca­mi­se­ta de Unk­nown Plea­su­res, el pri­mer dis­co de Joy Di­vi­sion, la ban­da que se re­con­vir­tió en New Or­der tras la trá­gi­ca muer­te del vo­ca­lis­ta Ian Cur­tis en 1980. Par­te de ese pú­bli­co, no tan en­tu­sias­ma­do con el dan­ce ni la elec­tró­ni­ca, ex­plo­tó de emo­ción cuan­do los in­gle­ses ce­rra­ron su pre­sen­ta­ción con “Lo­ve will tear us apart”, la úni­ca can­ción que to­ca­ron de los vie­jos tiem­pos y que el gui­ta­rris­ta Ber­nard Sum­ner de­fi­nió en el im­per­di­ble New Or­der, Joy Di­vi­sion y yo, re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do en cas­te­llano, co­mo “un cor­te en car­ne vi­va de una vi­da real, atra­pa­da en el tiem­po”. Ese himno, que con­den­sa la se­ve­ra de­pre­sión de Cur­tis y la cul­pa que sen­tía por fa­llar a su esposa Debbie, re­pi­tió el efec­to en la ac­tua­ción del Lo­lla­pa­loo­za 2014 en el Par­que O´Hig­gins, aun­que en esa oca­sión agre­ga­ron “At­mosp­he­re”, lo más pa­re­ci­do a un ré­quiem den­tro del post punk, con­di­ción que tam­bién le de­be mu­cho al vi­deo en blan­co y ne­gro del ho­lan­dés An­ton Cor­bijn, el mis­mo que di­ri­gió la pre­mia­da pe­lí­cu­la Con­trol con la vi­da de Cur­tis. El lu­to por Cur­tis es im­bo­rra­ble. Por más que los so­bre­vi­vien­tes en­ten­die­ran con au­da­cia que ha­bían lle­va­do la os­cu­ri­dad a un lí­mi­te y que los sintetizadores tam­bién po­dían ser­vir para man­te­ner la in­tri­ga de una for­ma más ale­gre, pa­re­ce per­sis­tir un va­cío en sus re­ci­ta­les, al me­nos en Chi­le. An­tes que Pe­lle­gri­ni, Bra­vo o la vi­ña Con­cha y To­ro nos hi­cie­ran pen­sar Mán­ches­ter en cla­ve lo­cal, el es­pí­ri­tu de es­ta ru­da ciu­dad, co­mo al me­nos lo era ha­ce 30 años, sin­to­ni­zó con el áni­mo que exis­tía en es­ta par­te del mun­do. En Chi­le, Joy Di­vi­sion fue una ban­da to­tal­men­te de cul­to y no tu­vo pro­mo­to­res en­tu­sias­tas, co­mo ocu­rrió en Ar­gen­ti­na con Lu­ca Pro­dan, quien, sin com­ple­jos, co­mo siem­pre, bau­ti­zó un dis­co de Su­mo co­mo Di­vi­di­dos por la Fe­li­ci­dad. ¿ Cuán­to se pa­re­cía el San­tia­go en la pro­be­ta de los Chica­go Boys con el Mán­ches­ter in­dus­trial que avi­zo­ra­ba el shock de te­ner a Mar­ga­ret That­cher en Dow­ning Street? Aquí era im­po­si­ble que se desata­ra la lo­cu­ra de la ma­ne­ra en que re­ven­tó en Mán­ches­ter. Los Pri­sio­ne­ros nun­ca hu­bie­sen or­ga­ni­za­do la ex­hi­bi­ción de una pe­lí­cu­la por­no­grá­fi­ca para los mi­ne­ros de Co­del­co en al­gún gal­pón per­di­do en San Mi­guel, co­mo lo hi­cie­ron los vein­tea­ñe­ros Joy Di­vi­sion, se­gún cuen­ta Sum­ner en su li­bro. Pe­ro sí sur­gió una can­ción co­mo “Mue­van las In­dus­trias”. New Or­der se pre­sen­ta­rá el 4 de di­ciem­bre en el Tea­tro Cau­po­li­cán. Po­de­mos aven­tu­rar que el setlist in­clui­rá “Ce­re­mony”, tal co­mo en sus re­ci­ta­les an­te­rio­res. Es el puen­te en­tre Joy Di­vi­sion y New Or­der. Se hi­zo con el fin de in­fun­dir áni­mo a Cur­tis, pe­ro no al­can­za­ron a gra­bar­la. Que­dó en el lim­bo con una le­tra que el sui­ci­dio del vo­ca­lis­ta hi­zo aun más des­ga­rra­do­ra: “Oh, los de­rri­ba­ré a to­dos/ sin mos­trar pie­dad/ el cie­lo sa­be que tie­ne que ser es­ta vez”. “Ce­re­mony” fue un par­to en el es­tu­dio de gra­ba­ción. Ne­ce­si­ta­ban des­pren­der­se del pa­sa­do y em­pren­der un nue­vo so­ni­do. Pro­ba­ron va­rias fór­mu­las, in­clu­so con Sum­ner imi­tan­do a Cur­tis, pe­ro lue­go aflo­ró la im­pron­ta mu­si­cal que pron­to lle­va­ría a es­tos mu­cha­chos de Mán­ches­ter, a quie­nes tam­bién sus pro­fe­so­res les di­je­ron que per­dían el tiem­po es­tu­dian­do por­que su des­tino era ser mano de obra ba­ra­ta, ha­cia el es­tre­lla­to mun­dial. Pres­tar aten­ción a “Ce­re­mony” en el Cau­po­li­cán puede ayu­dar a en­ten­der el va­cío y por qué en al­gún mo­men­to la vi­bra­ción de la fría y aus­te­ra Mán­ches­ter de ha­ce al­gu­nas dé­ca­das re­bo­tó con fuer­za en un lu­gar tan re­mo­to co­mo Chi­le.

NEW OR­DER, LA BAN­DA QUE SUR­GIÓ DE LAS CE­NI­ZAS DE JOY DI­VI­SION, VUEL­VE A CHI­LE. EL LU­TO POR IAN CUR­TIS SI­GUE SIEN­DO IM­BO­RRA­BLE. POR MÁS QUE LOS SO­BRE­VI­VIEN­TES EN­TEN­DIE­RAN CON AU­DA­CIA QUE HA­BÍAN LLE­VA­DO LA OS­CU­RI­DAD A UN LÍ­MI­TE Y QUE LOS SINTETIZADORES TAM­BIÉN PO­DÍAN SER­VIR PARA MAN­TE­NER LA IN­TRI­GA DE UNA FOR­MA MÁS ALE­GRE, PA­RE­CE PER­SIS­TIR UN VA­CÍO EN SUS RE­CI­TA­LES, AL ME­NOS EN CHI­LE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.