Pa­la­bras que matan

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Da­ni­lo Díaz]

ERA UNA NO­CHE PARA EL RE­EN­CUEN­TRO Y LA ILU­SIÓN, DES­PUÉS DEL AGÓ­NI­CO 2-1 SO­BRE PE­RÚ, CON UNA AC­TUA­CIÓN INOL­VI­DA­BLE DE AR­TU­RO VIDAL. PE­RO JUAN AN­TO­NIO PIZ­ZI Y LOS MÁ­XI­MOS DI­RI­GEN­TES DE LA ANFP, AR­TU­RO SA­LAH Y AN­DRÉS FAZIO, GE­NE­RA­RON UNA TEM­PES­TAD AL RE­VE­LAR QUE EL EN­TRE­NA­DOR PU­SO SU CAR­GO A DIS­PO­SI­CIÓN.

No que­da­ba otra. Chi­le de­bía ga­nar a Pe­rú lue­go de la go­lea­da su­fri­da en Qui­to ante Ecua­dor. El Mun­dial de Ru­sia 2018 se ale­ja­ba de ma­ne­ra inexo­ra­ble. Pe­ro el cua­dro de Juan An­to­nio Piz­zi su­po re­cu­pe­rar la memoria y ofre­ció un pri­mer tiem­po no­ta­ble. En el lap­so ini­cial el equi­po tu­vo las ideas que lo dis­tin­guie­ron en la úl­ti­ma dé­ca­da co­mo una es­cua­dra ma­ci­za, que agran­da la can­cha, ge­ne­ra jue­go por los cos­ta­dos para lle­gar de ma­ne­ra ma­si­va has­ta la por­te­ría ri­val. Sin em­bar­go, man­tie­ne un pro­ble­ma que a es­tas al­tu­ras se apre­cia endémico: la ca­ren­cia de gol de los ata­can­tes. En es­te año, Chi­le anotó ocho ve­ces por las eli­mi­na­to­rias. Dos de ellos los con­vir­tió Mau­ri­cio Pi­ni­lla (ante Ve­ne­zue­la). Fe­li­pe Gu­tié­rrez mar­có la aper­tu­ra con Ar­gen­ti­na y los cin­co res­tan­tes fue­ron obra de Ar­tu­ro Vidal. De he­cho, las úl­ti­mas cin­co con­quis­tas co­rres­pon­den al me­dio­cam­pis­ta del Ba­yern Mu­nich. Un da­to re­le­van­te, por­que si los ata­can­tes no la em­bo­can el ca­mino se ha­ce de­ma­sia­do em­pi­na­do. Un equi­po ca­ren­te de fi­ni­qui­to, más allá del fun­cio­na­mien­to, del trá­mi­te o de la po­se­sión, es im­po­si­ble que as­pi­re a con­se­guir gran­des ob­je­ti­vos. El ri­val siem­pre ten­drá un mo­men­to para reac­cio­nar. Por eso, cuan­do se con­tro­la y ejer­ce su­pe­rio­ri­dad es ne­ce­sa­rio ru­bri­car­lo en el mar­ca­dor. Eso no su­ce­dió en el Es­ta­dio Na­cio­nal. Pe­rú, a par­tir de la ho­ra de jue­go, tu­vo tres si­tua­cio­nes y ca­pi­ta­li­zó una, a tra­vés de un zur­da­zo no­ta­ble de Edi­son Flo­res. Los fan­tas­mas de las eli­mi­na­cio­nes de 2002 y 2006 se ins­ta­la­ron en Ñu­ñoa. Ri- car­do Ga­re­ca, en­tre­na­dor de la se­lec­ción pe­rua­na, en­ten­dió que en el cuar­to de ho­ra fi­nal po­día dar el gol­pe. Pu­so más gen­te en ata­que y el co­te­jo se abrió. La Ro­ja, con me­nos pier­nas y flui­dez, ape­la­ba a su fun­cio­na­mien­to. Lue­go del la­ti­ga­zo de Flo­res el equi­po sin­tió que la no­che lle­ga­ba. Y fue ha­cia el ar­co sur con la re­ser­va del es­tan­que de com­bus­ti­ble. A cin­co minutos del epí­lo­go, una me­dia vuel­ta de Vidal, que sa­ca una zur­da ba­ja, al pa­lo iz­quier­do de Pe­dro Ga­lle­se, y la ex­plo­sión. Chi­le ven­cía 2-1 a Pe­rú, su­ma 14 pun­tos en la ta­bla de po­si­cio­nes, en una eli­mi­na­to­ria ce­rra­da co­mo po­cas ve­ces por las dos de­rro­tas de Ar­gen­ti­na en con­di­ción de lo­cal (con Ecua­dor y Pa­ra­guay). An­tes de la do­ble fe­cha de no­viem­bre, fren­te a Co­lom­bia en Barranquilla y Uru­guay en San­tia­go, la FIFA de­be­rá re­sol­ver el re­cla­mo de Chi­le y Pe­rú por la in­clu­sión en Bo­li­via del pa­ra­gua­yo na­cio­na­li­za­do bo­li­viano Nel­son Ca­bre­ra. Una op­ción re­mo­ta, que de dar­se de­ja­ría a la Ro­ja con 16 uni­da­des. La ru­ta a los mun­dia­les nun­ca fue fá­cil. Por su ex­ten­sión, re­sul­ta­dos cam­bian­tes y el dra­ma que im­pli­ca que­dar fue­ra, los áni­mos sue­len es­tar de­ma­sia­do sen­si­bles. Juan An­to­nio Piz­zi dio una prue­ba evi­den­te el mar­tes, al con­cluir su rue­da de pren­sa ofi­cial. El san­ta­fe­cino re­ve­ló que ha­bló con Ar­tu­ro Sa­lah, pre­si­den­te de la ANFP, para po­ner su car­go a dis­po­si­ción, de­jan­do en cla­ro que no exis­tía nin­gu­na ata­du­ra eco­nó­mi­ca si el di­rec­to­rio po­nía fin a su ci­clo. En la zo­na mix­ta, Sa­lah y su pri­mer vi­ce­pre­si­den­te, An­drés Fazio, res­pal­da­ron al en­tre­na­dor. Am­bos cues­tio­na­ron el am- bien­te pre­vio al par­ti­do e in­clu­so Fazio ar­gu­men­tó que el 80 por cien­to de las pre­gun­tas de la con­fe­ren­cia de pren­sa tu­vie­ron ca­rác­ter ne­ga­ti­vo. Una bom­ba de ra­ci­mo en me­dio de un cli­ma que pa­re­cía ate­nuar­se tras la vic­to­ria y la inol­vi­da­ble ac­tua­ción de Ar­tu­ro Vidal. ¿Mo­ti­vo de la de­cla­ra­ción de Piz­zi? Los cues­tio­na­mien­tos a su ges­tión, a tra­vés de al­gu­nos me­dios es­cri­tos, po­nien­do en du­da su li­de­raz­go, ca­pa­ci­dad (más allá de si di­ri­ge bien o mal al equi­po) y pro­fe­sio­na­lis­mo en el ma­ne­jo del gru­po. Hu­bo ru­mo­res so­bre una even­tual in­to­xi­ca­ción de tres ju­ga­do­res, pe­ro pron­to se su­po que los pro­ble­mas de sa­lud de Vidal, Mii­ko Al­bor­noz y Erick Pul­gar eran dis­tin­tos. El hé­roe de la jor­na­da, por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.