LAS PRE­GUN­TAS DE MA­RI­NA

Que Pasa - - ACTUALIDAD - [Por Ja­vier Ro­drí­guez // Foto: Jo­sé Mi­guel Mén­dez]

Una ni­ña de once años de un co­le­gio par­ti­cu­lar sub­ven­cio­na­do del cen­tro de San­tia­go se con­vir­tió, sin sa­ber­lo, en la pri­me­ra mu­jer en pos­tu­lar al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal. A tra­vés de una car­ta a la pre­si­den­ta, a la al­cal­de­sa de San­tia­go y al rec­tor del li­ceo, Ma­ri­na As­cen­cio cues­tio­nó una tra­di­ción bi­cen­te­na­ria. Por pri­me­ra vez, cuen­ta su his­to­ria.

Las du­das co­men­za­ron cuan­do re­cién ha­bía cum­pli­do ocho. Des­pués de un año y me­dio en el ta­ller de aje­drez de su co­le­gio, el Gui­ller­mo Matta, en ave­ni­da San­ta Ro­sa, Ma­ri­na As­cen­cio de­ci­día de­jar de asis­tir. Le ha­bía en­se­ña­do a jugar su pa­dre, Car­los, quien se de­mo­ró en ha­cer­le en­ten­der que cuan­do el ri­val cap­tu­ra­ba sus ca­ba­llos, ella no po­día re­em­pla­zar­los en el ta­ble­ro por sus ju­gue­tes de My little pony. Sa­bía per­fec­to la fun­ción de ca­da fi­gu­ra. Por eso se in­dig­nó cuan­do en ju­nio de 2013, el pro­fe­sor, sin ex­pli­ca­ción, de­ci­dió que las ni­ñas te­nían que for­mar pa­re­jas si les to­ca­ba jugar contra un ni­ño. Dos contra uno. Ma­ri­na no di­jo na­da. Ar­dió de rabia y re­cor­dó cuan­do un par de años an­tes la hi­cie­ron jugar fút­bol mix­to en Edu­ca­ción Fí­si­ca y sus com­pa­ñe­ros no le pa­sa­ban la pe­lo­ta. Ese día lle­gó a su ca­sa y les pidió a sus pa­pás que la re­ti­ra­ran del ta­ller. Hoy con once años, Ma­ri­na re­cuer­da es­ta es­ce­na en su

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.