EL CAM­BIO no es­pe­ra­do

Que Pasa - - EDITORIAL -

Pe­se a los ver­gon­zo­sos desa­cier­tos pro­ta­go­ni­za­dos por el go­bierno en vís­pe­ras de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de es­te domingo, el cam­bio de ga­bi­ne­te del miér­co­les fue, pa­ra to­dos, una sor­pre­sa. La co­me­dia de equi­vo­ca­cio­nes vi­vi­da con el pa­drón elec­to­ral y la mo­di­fi­ca­ción de do­mi­ci­lio de 500 mil vo­tan­tes, los es­fuer­zos por cul­par­se en­tre el Ser­vel, el Re­gis­tro Ci­vil y di­ver­sas au­to­ri­da­des, y las so­lu­cio­nes par­ches plan­tea­das — que no lo­gra­ron to­mar vue­lo— de­ja­ron en una po­si­ción in­có­mo­da a Mi­che­lle Ba­che­let, quien ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do las se­ma­nas pre­vias un len­to, pe­ro sos­te­ni­do au­men­to en su apro­ba­ción. La tran­qui­li­dad du­ró po­co y la pre­si­den­ta de­bió en­fren­tar una cri­sis que no vio ve­nir; una que dio cuen­ta de des­pro­li­ji­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas en los or­ga­nis­mos del Es­ta­do y que evi­den­ció el dis­tan­cia­mien­to en­tre el go­bierno y la Nue­va Ma­yo­ría que, en ri­gor, no es­tu­vo dis­pues­ta a ex­po­ner a sus par­la­men­ta­rios pa­ra ofre­cer una so­lu­ción. Tras es­ta ca­de­na de des­en­cuen­tros, la ima­gen del “co­mi­té po­lí­ti­co en la cuer­da flo­ja” se ins­ta­ló. Por ello, to­dos apos­ta­ban por una pro­fun­da trans­for­ma­ción des­pués de las mu­ni­ci­pa­les, por una re­es­truc­tu­ra­ción del equi­po po­lí­ti­co y del “úl­ti­mo ai­re” de la ad­mi­nis­tra­ción, el que po­día es­tar mar­ca­do por una lí­nea más pro­po­si­ti­va y abier­ta a en­men­dar el rum­bo en cier­tas re­for­mas. Na­da de eso ocu­rrió. Los cam­bios anun­cia­dos el miér­co­les es­tu­vie­ron mar­ca­dos por la sa­li­da del ministro me­jor eva­lua­do por el mun­do pri­va­do, Má­xi­mo Pa­che­co, pa­ra su­mar­se a la apues­ta pre­si­den­cial de Ri­car­do La­gos. El ajus­te en Bie­nes Na­cio­na­les, can­di­da­to re­cu­rren­te a una sus­ti­tu­ción mi­nis­te­rial, y la sa­li­da de uno de los úl­ti­mos bas­tio­nes del “ba­che­le­tis­mo du­ro”, la aho­ra ex mi­nis­tra Ja­vie­ra Blan­co. El mun­do po­lí­ti­co que­da con un sa­bor amar­go. Se ve co­mo una opor­tu­ni­dad per­di­da pa­ra una re­es­truc­tu­ra­ción pro­fun­da que per­mi­tie­ra re­no­var a La Mo­ne­da. El cam­bio en el equi­po po­lí­ti­co si­gue la­ten­te.

Jo­nás Pre­ller Rol­dán Director jo­nas.pre­ller@que­pa­sa.cl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.