Y por qué si­gue exis­tien­do la vio­len­cia

Que Pasa - - POSTEOS -

EL BID ES­TI­MA QUE 135.000 PER­SO­NAS FUE­RON ASE­SI­NA­DAS EN 2015 EN AMÉ­RI­CA LA­TI­NA Y EL CA­RI­BE. SE­GÚN EL INS­TI­TU­TO PA­RA LA ECO­NO­MÍA Y LA PAZ, EL COS­TO MUN­DIAL DE LA VIO­LEN­CIA EN 2015 EQUIVALIÓ AL 13% DEL PIB MUN­DIAL.

[ Por Andrea Sla­chevsky, neu­ró­lo­ga, vpd­ta. Co­prad, Clí­ni­ca Ale­ma­na y Ge­ro - U. Chi­le ]

En su no­ve­la fu­tu­ris­ta Car­ga de Al­ma, el es­cri­tor Ro­main Gary ima­gi­na una nue­va ar­ma re­sul­tan­te de un com­bus­ti­ble avan­za­do pro­ve­nien­te de la ener­gía de las al­mas que ex­ha­lan los cuer­pos al mo­rir. Al en­te­rar­se, un se­na­dor ex­cla­ma: “Al dia­blo con la ver­bo­rrea cien­tí­fi­ca, pro­fe­sor, lo que us­ted nos di­ce es que el al­ma hu­ma­na es un ar­ma de­vas­ta­do­ra de una po­ten­cia de des­truc­ción ili­mi­ta­da”. Apa­ren­te­men­te, el ator­men­ta­do se­na­dor tie­ne ra­zón. La vio­len­cia irrum­pe in­ce­san­te­men­te en la his­to­ria hu­ma­na: el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo es­ti­ma que 135.000 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das en 2015 en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. Se­gún el Ins­ti­tu­to pa­ra laE­co­no­mía y la Paz (IEP), el cos­to mun­dial de la vio­len­cia en 2015 equivalió na­da me­nos que al 13% del pro­duc­to in­terno bru­to mun­dial. El es­tu­dio cien­tí­fi­co de la vio­len­cia es esen­cial pa­ra en­ten­der el im­pac­to de fac­to­res so­cia­les, am­bien­ta­les, ge­né­ti­cos y neu­ro­bio­ló­gi­cos en su ex­pre­sión. Pa­ra em-

pe­zar, ¿qué es la vio­len­cia? Se­gún Alan Pa­ge Fis­ke y Ta­ge Shak­ti Rai, en el li­bro Vir­tuous Vio­len­ce, un ac­to es vio­len­to cuan­do “su au­tor con­si­de­ra in­fli­gir do­lor, su­fri­mien­to, mie­do, an­gus­tia, le­sio­nes, mu­ti­la­cio­nes, des­fi­gu­ra­ción o la muer­te co­mo el me­dio in­trín­se­co, ne­ce­sa­rio o desea­ble pa­ra con­se­guir sus fi­nes”. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas so­bre­sa­lien­tes de la vio­len­cia es la fluc­tua­ción de su ocu­rren­cia. Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res Rolf Loe­ber y Dus­tin Par­di­ni de la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh, exis­te a ni­vel del in­di­vi­duo una cur­va del cri­men en fun­ción de la edad, que in­clu­ye de­li­tos con­tra la pro­pie­dad y agre­sión a ter­ce­ros, cu­yo má­xi­mo ocu­rre en la ado­les­cen­cia. A ni­vel de la so­cie­dad exis­te una va­ria­bi­li­dad tan­to geo­grá­fi­ca co­mo tem­po­ral de la vio­len­cia, con cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos de la ta­sa de vio­len­cia en lap­sos de po­cos años. Las cur­vas de la vio­len­cia mues­tran que los fac­to­res ge­né­ti­cos y neu­ro­bio­ló­gi­cos no son in­mu­ta­bles y son mo­du­la­dos por fac­to- res am­bien­ta­les, en es­pe­cial la in­ter­ac­ción hu­ma­na. Las neu­ro­cien­cias di­fe­ren­cian dos for­mas de vio­len­cia. La agre­sión reac­ti­va, que se ma­ni­fies­ta en re­pues­ta a una frus­tra­ción o ame­na­za, es un me­ca­nis­mo de de­fen­sa pre­sen­te en to­do el reino ani­mal. La agre­sión ins­tru­men­tal, en cam­bio, usa la vio­len­cia pa­ra lo­grar un ob­je­ti­vo de­ter­mi­na­do. La agre­sión ins­tru­men­tal no es ex­clu­si­va de in­di­vi­duos con ras­gos psi­co­pá­ti­cos: los au­to­res, en Vir­tuous Vio­len­ce, su­gie­ren que a me­nu­do el agre­sor la jus­ti­fi­ca mo­ral­men­te, pien­sa obrar bien, mo­ti­va­do por una emo­ción mo­ral co­mo la leal­tad o la in­dig­na­ción. ¿Có­mo es po­si­ble creer obrar bien y a la vez in­frin­gir una re­gla mo­ral fun­da­men­tal: no ma­tar a un ser hu­mano? Co­mo su­gie­re Da­vid L. Smith en Less than hu­man, no bas­ta pa­re­cer hu­mano pa­ra ser con­si­de­ra­do un ser hu­mano y ser tra­ta­do co­mo tal. Los humanos se­ría­mos pro­pen­sos a des­hu­ma­ni­zar al ex­tra­ño, a ser crue­les por­que el otro es me­nos que un hu­mano. ¿Es­ta­mos en­ton­ces con­de­na­dos a la eter­na vio­len­cia? Quizás la ma­yor es­pe­ran­za pro­vie­ne de la mis­ma gue­rra: du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, dos ter­cios de los sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos re­co­no­cie­ron no ha­ber po­di­do dis­pa­rar con­tra el enemi­go. De he­cho, pa­ra que­brar esa in­hi­bi­ción mo­ral, el ejér­ci­to cam­bió las téc­ni­cas de en­tre­na­mien­to y em­pe­zó a usar blan­cos con for­ma hu­ma­na. Ade­más, el es­trés post trau­má­ti­co de los ve­te­ra­nos de gue­rra se de­be­ría más al da­ño mo­ral cau­sa­do por ma­tar que al mie­do de mo­rir. Es­tos dos ejem­plos su­gie­ren que la en­se­ñan­za mo­ral pue­de in­hi­bir la vio­len­cia. Pe­ro la vio­len­cia se­gui­rá ahí. Co­mo cons­ta­ta uno de los pro­ta­go­nis­tas de Car­ga de Al­ma, “de acuer­do, so­mos to­dos unos des­pre­cia­bles de mier­da en no­so­tros sin ter­mi­nar con el res­to. Us­ted ter­mi­na con la mier­da, pe­ro tam­bién eli­mi­na la be­lle­za... No más íco­nos. No más au­reo­las do­ra­das. No más amor”. Quizás, en­ten­der las cau­sas de la vio­len­cia pue­da ayu­dar­nos a en­tre­nar­nos con blan­cos que, a di­fe­ren­cia de los del ejér­ci­to, re­fuer­cen nues­tra in­hi­bi­ción mo­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.