Co­mo si te fue­ran a ma­tar ma­ña­na

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Ale­jan­dra Cos­ta­mag­na]

Juan Radrigán ha­bía des­cu­bier­to un mé­to­do: es­cri­bir co­mo si lo fue­ran a ma­tar ma­ña­na. De ahí emer­gía to­do. Eso ocu­rrió en 1979, cuan­do el hom­bre, que en­ton­ces te­nía cua­ren­ta y dos años y se ha­bía ga­na­do la vi­da co­mo me­cá­ni­co de te­la­res, des­abo­lla­dor, car­pin­te­ro, guar­dia de una sa­li­tre­ra, car­ga­dor de La Vega o li­bre­ro, en­tre otros ofi­cios, to­mó un lá­piz y anotó so­bre un pa­pel blan­co: “No séai por­fiá po, Sa­bi­na, sa­ca la cuen­ta”. Era el ini­cio de al­go: de una obra tea­tral que lue­go se lla­ma­ría Tes­ti­mo­nios de las muer­tes de Sa­bi­na y de un uni­ver­so dra­ma­túr­gi­co pro­pio, que lo man­ten­dría es­cri­bien­do sin pa­rar. Lle­va­ba de­ma­sia­dos años guar­dan­do esas pa­la­bras y esas his­to­rias, que de gol­pe emer­gían a la su­per­fi­cie. Ha­bía pro­ba­do con un pu­ña­do de cuen­tos y una no­ve­la, pe­ro no se ha­lla­ba del to­do en la na­rra­ti­va. “Pa­ra mí fue fá­cil”, ad­mi­ti­ría más ade­lan­te so­bre su abrup­ta in­cur­sión en la dra­ma­tur­gia. “A pe­sar de es­cri­bir dra­ma, no tu­ve nin­gún dra­ma”. En­ton­ces pu­so en prác­ti­ca el mé­to­do y es­cri­bió y es­cri­bió co­mo si lo fue­ran a ma­tar al día si­guien­te, con adre­na­li­na, bus­can­do las vías de sal­va­ción en ca­da pa­la­bra. Has­ta el domingo 16 de oc­tu­bre de 2016, cuan­do el dra­ma­tur­go, Pre­mio Na­cio­nal de Ar­tes de la Re­pre­sen­ta­ción 2011, de­jó de res­pi­rar. Pe­ro su mé­to­do no era só­lo la ur­gen­cia, sino tam­bién la bús­que­da de un len­gua­je pro­pio, de gran re­so­nan­cia poé­ti­ca, que iba de la mano con su vi­sión del mun­do. Sus pro­ta­go­nis­tas eran los des­en­ca­ja­dos, los ex­clui­dos, los que man­te­nían el de­co­ro y se en­fren­ta­ban a los he­chos con­su­ma­dos de la his­to­ria con el in­que­bran­ta­ble pe­so de su dig­ni­dad. El sen­ti­do de lo mar­gi­nal en sus per­so­na­jes ope­ra­ba así en va­rios ni­ve­les, más allá de las con­di­cio­nes ma­te­ria­les, y su­po­nía im­por­tan­tes fi­su­ras in­te­rio­res, hu­ma­nas. “Pu­cha, los echó de toas par­tes, pri­me­ro jue de la pe­ga, des­pués de la ca­sa en­ca­chá que te­nía­mos cuan­do yo era des­abo­llaor, de la ro­pa que usáa­mos, de la ca­lle, de la co­mía”, di­ce Pe­dro en El in­vi­ta­do. Y su mujer acla­ra: “Lo pior jue que tam­bién los echó de no­so­tros mis­mos”. Una idea si­mi­lar ex­pre­sa la pro­ta­go­nis­ta de Isa­bel des­te­rra­da en Isa­bel: “Te vai pe­gan­do por los laos, te vai sa­can­do pea­zos caa vez más gran­des: esa es la vía pa­ra no­so­tros, caer y pe­gar­se por aen­tro y por ajue­ra; pe­ro so­bre to­do por aen­tro”. Y no es muy dis­tin­to el desa­so­sie­go del pro­ta­go­nis­ta de Sin mo­ti­vo apa­ren­te: “Me bus­qué aen­tro, pe­ro no te­nía ni una pa­la­bra: ta­ba co­mo si me hu­bie­ran ba­rri­do”. Pe­ro aca­so se­rá en He­chos con­su­ma­dos don­de re­ve­le con más ni­ti­dez es­ta tri­za­du­ra in­ter­na de los per­so­na­jes, mar­ca­da por su ex­clu­sión so­cial: “So­mos he­chos con­su­ma­dos, no tu­vi­mos ar­te ni par­te en no­so­tros mis­mos; nos hi­cie­ron y nos di­je­ron: ‘aquí es­tán, va­yan pa allá’ , pe­ro no nos di­je­ron por qué nos ha­bían he­cho ni a qué te­nía­mos que ir a ese lao que no co­no­cía­mos… A ese lao aon­de lo úni­co se­gu­ro que ha­bía era que te­nía­mos que mo­rir”. La mar­gi­na­li­dad en Radrigán aban­do­na el cor­sé de la re­pre­sen­ta­ción rea­lis­ta en el tea­tro so­cial y va delineando un te­rri­to­rio pro­pio, pla­ga­do de fan­tas­mas, de se­res que es­tán en la fron­te­ra en­tre la vi­da y la muer­te, de des­arrai­ga­dos en un mun­do y en un cuer­po, ex­tra­ños que no sa­ben ha­cia dón­de en­ca­mi­nar­se. Es­te des­pla­za­mien­to, su­ma­do al tra­ba­jo de pul­cri­tud con el ha­bla po­pu­lar, a la crea­ción de una at­mós­fe­ra de ase­dio exis­ten­cial y al nu­tri­do diá­lo­go (aun­que nun­ca ex­plí­ci­to) con au­to­res co­mo De Rok­ha, Emar, Va­lle­jo, Rul­fo o Bec­kett, da co­mo re­sul­ta­do una es­cri­tu­ra que nos de­vuel­ve el asom­bro por la pa­la­bra y nos ma­ra­vi­lla por su po­ten­cia ex­pre­si­va. Un re­gis­tro pro­pio, que mar­ca es­cue­la y que ya es ad­je­ti­vo: ra­dri­ga­niano. Des­de hoy lee­mos a Juan Radrigán con su mis­mo mé­to­do, con ur­gen­cia, co­mo si nos fue­ran a ma­tar ma­ña­na.

LA MAR­GI­NA­LI­DAD EN RADRIGÁN ABAN­DO­NA EL COR­SÉ DE LA RE­PRE­SEN­TA­CIÓN REA­LIS­TA EN EL TEA­TRO SO­CIAL Y VA DELINEANDO UN TE­RRI­TO­RIO PRO­PIO, PLA­GA­DO DE FAN­TAS­MAS, DE SE­RES QUE ES­TÁN EN LA FRON­TE­RA EN­TRE LA VI­DA Y LA MUER­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.