Vo­to en el ex­tran­je­ro: teo­ría y prác­ti­ca

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Die­go Zú­ñi­ga Con­tre­ras, des­de Bonn ]

SE DI­JO QUE, DE SER NE­CE­SA­RIO, SE ABRI­RÍAN LO­CA­LES DE VO­TA­CIÓN EN LU­GA­RES CON MU­CHOS CHI­LE­NOS Y SIN CON­SU­LA­DOS. ¿SE PUE­DE CON­FIAR EN ESA PRO­ME­SA SI EL GO­BIERNO ES IN­CA­PAZ DE CO­RRE­GIR EL ERROR DEL CAM­BIO DE DO­MI­CI­LIO DE LOS VO­TAN­TES EN CHI­LE?

Por esas ex­tra­ñas iro­nías de la vi­da, en Chi­le hay gen­te que vi­ve a dos cua­dras de su lo­cal de vo­ta­ción y no pien­sa ni pre­ten­de ejer­cer ese de­re­cho bá­si­co por el que lu­cha­ron y mu­rie­ron tan­tos chi­le­nos ha­ce unas dé­ca­das, mien­tras otros es­pe­rá­ba­mos an­sio­sos el día en que se pro­mul­ga­ra la ley que per­mi­ti­rí a, a quie­nes vi­vi­mos fue­ra del país, ir a vo­tar no a dos cua­dras, sino a ve­ces a cien­tos de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, só­lo por el gus­to de sen­tir­se in­te­gra­do y de for­mar par­te del des­tino del país que nos vio na­cer y al que mu­chos so­ña­mos vol­ver en al­gún mo­men­to de nues­tras vi­das. Cuan­do la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let pro­mul­gó la ley, el 7 de oc­tu­bre pa­sa­do, no só­lo es­ta­ba “hon­ran­do la de­mo­cra­cia”, co­mo di­jo en su dis­cur­so, sino que es­ta­ba ha­cien­do un ac­to de mí­ni­ma jus­ti­cia pa­ra quie­nes no por sa­lir del te­rri­to­rio chi­leno per­de­mos la ciu­da­da­nía. Sin em­bar­go, y acá es im­por­tan­te ha­cer un ac­to de re­fle­xión mí­ni­ma, es re­le­van­te cen­trar las ex­pec­ta­ti­vas con res­pec­to a la po­si­ble par­ti­ci­pa­ción de quie­nes po­dría­mos su­fra­gar des­de el ex­tran­je­ro en las pró­xi­mas pre­si­den­cia­les. Se ha ha­bla­do de 450 mil per­so­nas que po­drían vo­tar, pe­ro na­die ha di­cho con­cre­ta­men­te con qué por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción las au­to­ri­da­des ma­ni­fes­ta­rán un cier­to gra­do de sa­tis­fac­ción. Hay que ser cla­ro: una co­sa es la fiesta y la ale­gría por el de­re­cho re­pues­to y otra, bien dis­tin­ta, es po­ner en prác­ti­ca lo que di­ce la ley. Pa­ra de­cir­lo en fá­cil: una co­sa es que el día de las elec­cio­nes el con­su­la­do abra sus puer­tas y otra, bien dis­tin­ta, es que quie­nes vi­ven a va­rias ho­ras de ese edi­fi­cio va­yan a ha­cer el es­fuer­zo de vo­tar. Ca­so con­cre­to, y sin afán de fi­gu­ra­ción: el con­su­la­do más cer­cano a mi ca­sa que­da a dos ho­ras y me­dia en tren. El pa­sa­je pa­ra rea­li­zar ese via­je cues­ta, en el me­jor de los ca­sos, $ 15 mil (ida) y $ 15 mil (vuel­ta). Es de­cir, pa­ra vo­tar, me to­ca­rá in­ver­tir cin­co ho­ras y $ 30 mil. No es por vic­ti­mi­zar­se, so­lo de­seo po­ner las co­sas en con­tex­to. De so­lo pen­sar que se pe­día trans­por­te gra­tui­to en San­tia­go el día de las elec­cio­nes, se me ato­ra una car­ca­ja­da. Es­toy com­ple­ta­men­te se­gu­ro de que mu­chos chi­le­nos ha­re­mos uso del de­re­cho, pon­dre­mos di­ne­ro y tiem­po y via­ja­re­mos muy le­jos a vo­tar. Pe­ro hay reali­da­des di­sí­mi­les en la co­mu­ni­dad na­cio­nal que vi­ve en el ex­tran­je­ro y mu­chos sim­ple­men­te no pue­den dar­se ese lu­jo. Si no es­tás en la mis­ma ciu­dad que tu con­su­la­do (en Ale­ma­nia, Ham­bur­go, Ber­lín, Mú­nich y Frank­furt), en­ton­ces la de­mo­cra­cia se te an­to­ja un ejer­ci­cio bas­tan­te más com­pli­ca­do que lo que di­cen las fra­ses pa­ra el bron­ce. Se di­jo des­de un co­mien­zo que, en ca­so de ser ne­ce­sa­rio, se abri­rían otros lo­ca­les de vo­ta­ción en lu­ga­res con mu­chos chi­le­nos y sin con­su­la­dos. Pe­ro, sea­mos fran­cos, ¿se pue­de con­fiar en la fac­ti­bi­li­dad de esa pro­me­sa cuan­do el go­bierno es in­ca­paz de co­rre­gir el ab­sur­do error del cam­bio de do­mi­ci­lio de los vo­tan­tes en Chi­le? Lo im­por­tan­te acá es que, más allá de los que vo­te­mos el 19 de no­viem­bre de 2017 en las pre­si­den­cia­les, sea­mos 100, 1.500 o 450.000, se ha­brá da­do un pa­so im­por­tan­te no só­lo a fa­vor de la de­mo­cra­cia, sino de la in­clu­sión de quie­nes te­ne­mos la des­di­cha de vi­vir con nos­tal­gia de la cor­di­lle­ra y la ma­rra­que­ta. Y ya que es­ta­mos avan­zan­do, y ya que que­re­mos se­guir pro­gre­san­do, no ven­dría mal ins­tau­rar el vo­to pos­tal, co­mo ha­cen tan­tos paí­ses del mun­do, o el vo­to por in­ter­net, co­mo se ins­tau­ró en Es­to­nia, y don­de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na ha au­men­ta­do gra­cias a es­te cam­bio, ra­di­cal y re­vo­lu­cio­na­rio, pe­ro muy ne­ce­sa­rio a la luz de los tiem­pos que co­rren. Yo, al me­nos, pre­fie­ro pa­gar una es­tam­pi­lla pa­ra vo­tar que unos pa­sa­jes en tren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.