Otro chi­co ma­lo del tenis

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Fe­li­pe Hur­ta­do H. ]

Mi­chael Cham­mas, pe­rio­dis­ta del Syd­ney Mor­ning He­rald, de­fi­nió a Nick Kyr­gios co­mo un te­nis­ta con men­ta­li­dad de fut­bo­lis­ta. El ca­li­fi­ca­ti­vo pue­de re­sul­tar ex­ce­si­vo, y has­ta ofen­si­vo pa­ra es­tos úl­ti­mos, pe­ro tie­ne al­go de ra­zón. La jo­ven pro­me­sa tie­ne ac­ti­tu­des y lan­za pa­cho­ta­das pro­pias de los có­di­gos del de­por­te rey, don­de se aguan­ta y se ca­lla el bull­ying mien­tras no sal­ga de la can­cha, pe­ro que en un court se con­si­de­ra con­duc­ta re­pro­cha­ble. El aus­tra­liano de pa­dre grie­go y ma­dre ma­la­sia col­mó la pa­cien­cia de la ATP la se­ma­na pa­sa­da, du­ran­te el Mas­ters 1000 de Shang­hái, al pun­to que lo mul­tó con US$ 16.500 por “fal­ta de es­fuer­zo”, “abu­so ver­bal con­tra un es­pec­ta­dor” y “con­duc­ta an­ti­de­por­ti­va”, eu­fe­mis­mos pa­ra su ver­gon­zo­sa ac­tua­ción en el par­ti­do con­tra el ale­mán Mis­cha Zve­rev, en el que —bá­si­ca­men­te— se de­jó ga­nar. Es­te lu­nes, la or­ga­ni­za­ción re­con­si­de­ró la san­ción y le apli­có un cas­ti­go ex­tra de US$ 25 mil y una sus­pen­sión de ocho se­ma­nas, la que po­día re­ba­jar a tres si acep­ta­ba vi­si­tar a un si­có­lo­go de­por­ti­vo. El te­nis­ta de 21 años, nú­me­ro 14 del mun­do, di­jo que uti­li­za­ría es­te tiem­po pa­ra re­sol­ver sus pro­ble­mas. Un cam­bio ma­yúscu­lo res­pec­to a la ac­ti­tud que mos­tró en la con­fe­ren­cia pos­te­rior al po­lé­mi­co en­cuen­tro. “No le de­bo na­da a na­die. Es mi op­ción. Si no te gus­ta, no te pe­dí que vi­nie­ras… To­dos sa­ben que soy im­pre­de­ci­ble”, di­jo sin arre­pen­ti­mien­to. Si­tua­cio­nes co­mo es­tas ge­ne­ran que Kyr­gios ga­ne lu­ga­res den­tro de la in­fa­me lis­ta de chi­cos ma­los del tenis, que en­ca­be­za John McEn­roe y que en­tre sus po­si­cio­nes más des­ta­ca­das cuen­ta con ti­pos co­mo los es­ta­dou­ni­den­ses Jeff Ta­ran­go y Pan­cho Gon­za­les, ade­más del ser­bio Go­ran Iva­ni­se­vic y el ru­mano Ilie Nas­ta­se. “Big Mac”, en to­do ca­so, se son­ro­ja con el na­ci­do en Can­be­rra: “No me gus­tan los que ti­ran la toa­lla”. La ig­no­mi­nio­sa en­tra­da a es­ce­na del aus­tra­liano se pro­du­jo el año pa­sa­do, cuan­do, en pleno due­lo del Mas­ters 1000 de Mon­treal, le di­jo a Stan Waw­rin­ka que su no­via Don­na Ve­kic se ha­bía acos­ta­do con Tha­na­si Kok­ki­na­kis. El sui­zo no lo es­cu­chó, pe­ro el res­to del mun­do sí; y la ATP lo mul­tó. An­tes y des­pués de eso fue dis­pli­cen­te en un cho­que fren­te al fran­cés Ri­chard Gas­quet, se pe­leó con su com­pa­trio­ta Ber­nard To­mic y con el Co­mi­té Olím­pi­co de su país, ha ro­to tres raquetas en 10 se­gun­dos, ha in­sul­ta­do a pe­rio­dis­tas, jue­ces de si­lla, pú­bli­co y has­ta can­chas. Sus ma­las pul­gas, in­clu­so, lle­va­ron a Ra­fael Na­dal a ne­gar­se a ser su pa­re­ja en do­bles de un even­to be­né­fi­co. El des­ma­dre an­te Zve­rev lle­ga du­ran­te su me­jor tem­po­ra­da, en la que con­si­guió sus pri­me­ros tres tí­tu­los ATP (Mar­se­lla, Atlan­ta y Ja­pón) y se afian­zó den­tro de los top 20. No son po­cos los que le pro­nos­ti­can un fu­tu­ro bri­llan­te, gra­cias a su gran ser­vi­cio y es­ta­do atlé­ti­co, y no des­car­tan que sea un con­ten­dien­te pa­ra la co­ro­na de fu­tu­ros Grand Slam. Sin ir más le­jos, es­te año ve­nía pe­lean­do la op­ción de in­gre­sar al Mas­ters de Lon­dres, que reúne a los me­jo­res ocho de la tem­po­ra­da. Quizás uno de sus pro­ble­mas sea que se sien­te en el lu­gar equi­vo­ca­do. “No amo el tenis. A los 14 es­ta­ba lo­co por el bás­quet­bol, pe­ro me de­di­qué al tenis em­pu­ja­do por mis pa­dres”, ha di­cho Kyr­gios, quien pla­nea re­ti­rar­se a los 27. Tam­bién pue­de ser que se de­jó con­tro­lar por el per­so­na­je fic­ti­cio que ha ayu­da­do a cons­truir, por­que él ju­ra que en pri­va­do no es co­mo se le ve en la can­cha. En una en­tre­vis­ta en sep­tiem­bre re­fle­xio­na­ba: “Me gus­ta que se ha­yan crea­do una ima­gen de mí. Me gus­ta que só­lo la gen­te cer­ca­na se­pa quién soy en ver­dad. No soy un chi­co ma­lo. Só­lo ha­go las co­sas co­mo quie­ro”. El in­co­rre­gi­ble per­so­na­je de Kyr­gios ha lle­ga­do muy le­jos. Quizás sea el mo­men­to que se ex­hi­ba al mun­do co­mo real­men­te es, an­tes de que agre­gue su nom­bre a la lis­ta de los ta­len­tos des­per­di­cia­dos.

NI SU ME­JOR TEM­PO­RA­DA PU­DO CON EL GE­NIO IN­CO­RRE­GI­BLE DE NICK KYR­GIOS. SU PA­PE­LÓN EN SHANG­HÁI, DON­DE FUE MUL­TA­DO POR DE­JAR­SE GA­NAR, LLE­VÓ A LA ATP A RECOMENDARLE TE­RA­PIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.