EL IN­TEN­TO DE BA­CHE­LET POR MOS­TRAR AU­TO­RI­DAD EN LA SE­MA­NA MÁS TEN­SA DEL OFI­CIA­LIS­MO

Que Pasa - - OJOS DE LA LLAVE -

El lu­nes pa­sa­do el si­len­cio do­mi­na­ba en La Mo­ne­da. Tras­cen­di­dos ha­bla­ban de una re­nun­cia ma­si­va del equi­po po­lí­ti­co. Des­de los mi­nis­te­rios se in­for­ma­ba que el go­bierno es­ta­ba en es­ta­do de re­fle­xión, con­cep­to que no agra­dó a la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, quien pre­fe­ría ha­blar de tra­ba­jo y ac­ción. La úni­ca voz ofi­cial ese día fue la pro­pia man­da­ta­ria: ca­li­fi­có de su­per­fi­cial cul­par a tres per­so­nas de la de­rro­ta y di­jo que to­ma­ría de­ci­sio­nes. Y así lo co­men­zó a ha­cer. Des­de La Mo­ne­da con­fir­man que, tras las mu­ni­ci­pa­les, te­nía con­tem­pla­do ejec­tuar un ajus­te en es­ca­la­da, des­de je­fes de ser­vi­cios has­ta lle­gar a mi­nis­tros. Su idea es lim­piar los equi­pos y sa­car a los mal eva­lua­dos, co­men­tan en la ca­sa de go­bierno. En­tre ellos, las es­pe­cu­la­cio­nes ha­bla­ban de un nue­vo ajus­te com­ple­to del co­mi­té po­lí­ti­co, con en­ro­ques y re­fuer­zos co­mo el del ac­tual em­ba­ja­dor en Ar­gen­ti­na, José An­to­nio Vie­ra- Ga­llo. Pe­ro más allá de los cam­bios —que ya co­men­za­ron es­te miér­co­les— ,en el go­bierno sí re­co­no­cen, en pri­va­do, al­gu­nos erro­res co­mo la fal­ta de ges­tión en al­gu­nos ser­vi­cios. En tan­to que otra de las grie­tas que de­jó abier­ta la elec­ción es la re­la­ción de La Mo­ne­da con la NM. Y allí el asun­to no se ve de sim­ple arre­glo. En el go­bierno exis­te la con­vic­ción de que el con­glo­me­ra­do, al no ha­cer pri­ma­rias en al­gu­nas co­mu­nas co­mo La Rei­na o Pun­ta Are­nas, co­la­bo­ró a la de­rro­ta. En La Mo­ne­da aguar­da­rán sin pre­mu­ra las de­ci­sio­nes que to­me ca­da par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.